jueves, 31 de enero de 2013

Lágrimas de impotencia

Yo siempre fui muy autosuficiente en todos los sentidos, y a pesar de ser mujer, solía realizar muchos trabajos masculinos.  Yo pintaba la casa, movía muebles, me trepaba en la escalera para pasar cables sobre el cielo razo, taladraba huecos en las paredes para instalar cosas como cuadros, repisas, o guindar algo, en fin, había muy pocas cosas para las cuales pedía ayuda.  Pero ya no recuerdo cuando fue la última que pude hacer algo por mi misma sin que fuera un auténtico sufrimiento.  

Hoy, por ejemplo, decidí reacomodar todos los muebles de mi cuarto, lo que también implicada armar y desarmar algunas cosas y reubicar algunos cables sobre el cielo razo.  A la mitad de mi hazaña, ya me sentía muy cansada y adolorida, pero como estaba sola, quería terminar lo que había empezado sin importar las consecuencias, y de pronto me di cuenta que había algo que literalmente no podía hacer porque no tenía la fuerza muscular suficiente.  Como una niña pequeña, empecé a llorar, intentándolo una y otra vez, sin lograr nada, y seguía llorando sin entender totalmente la razón, hasta que me dí cuenta que lloraba de impotencia, de sentir que no podía hacer algo por mi misma.  

Es una sensación terrible, estar en una circunstancia en la que definitivamente dependes de otras personas, quizás no para todo, pero definitivamente para algunas cosas, y te sientes y te ves a ti mismo como si hubieras perdido un miembro o estuvieras en una silla de ruedas... con la única diferencia, que nuestra discapacidad no es evidente a nivel físico.

Antes de empezar este post busqué los sinónimos de impotencia y estos son algunos de los que encontré: incapacidad, insuficiencia, deficiencia, falta, carencia, defecto, agotamiento, debilidad y minusvalía, y asombrosamente, cada uno de estos sustantivos describía exactamente como me sentía.

Quizás no había realizado mi impotencia, porque al tener 4 varones en casa, con frecuencia, evito realizar ciertas tareas y se las pido a ellos, ya que al ser hombres grandes, les resultan mucho más fácil que a mi.  También creo que en este día estaba un poco susceptible, por lo que me dejé sucumbir al llanto, sin embargo, en determinado momento dejé de llorar y me dije a mi misma "yo puedo hacer esto", y gracias a Dios, lo hice. 

Aunque me costó lágrimas, sudor y sangre, terminé todo.  Y a pesar de que no había ni un solo espacio de mi cuerpo que no doliera, me dí un baño, me tomé un relajante muscular y me acosté.  Me causa satisfacción que todo haya quedado como yo quería, sin embargo, la factura que tendré que pagar por esto será bastante cara; solo espero superarlo pronto.
 

jueves, 24 de enero de 2013

La fibromialgia tiene un impacto negativo en el universo del paciente

Un estudio determina que la afectación social, económica, familiar y laboral es muy alta en términos de sufrimiento y limitaciones funcionales,  reduciendo los ingresos familiares en un alto porcentaje de los hogares de pacientes con fibromialgia imposibilitados para trabajar.

El Estudio Epiffacc se realizó en España en 35 centros de salud de 14 comunidades autónomas, con el objetivo de conocer el impacto de los pacientes con fibromialgia en los ámbitos familiar, socio-laboral, personal y económico.  En la investigación participaron 325 pacientes entre 16 y 64 años (96% mujeres), principales afectadas de fibromialgia, con una edad media de 52 años. 

Entre las conclusiones de este Estudio Epiffacc se ha observado que en España el retraso en la detección y diagnóstico de pacientes con fibromialgia es mayor cuanto más joven sea el paciente, y a pesar de que los síntomas inician alrededor de los 37 años, el diagnóstico puede demorar en promedio, unos 6 años.  

El retraso en el diagnóstico se produce porque muchas veces el paciente no presta atención a los síntomas que tiene, ya que estamos hablando de cosas como lumbalgias, historia de migrañas crónica, dolores menstruales, épocas de cansancio inexplicable, síndrome de intestino irritable o bruxismo, y que luego de algún tiempo se pueden detectar el conjunto y diagnosticar como fibromialgia.

Definitivamente este estudio demuestra que el impacto de la fibromialgia es importante, ya que el 84% de los pacientes presentan comorbilidades, sobre todo musculo-esqueléticas, según Jordi Carbonell, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar.

Este es un tema conocido por todos los que sufrimos de fibromialgia, y es interesante el hecho de que un estudio lo demuestre de forma cuantitativa y cualitativa, ya que el impacto negativo en la vida de los pacientes con fibromialgia es real en todos los niveles.

Entre las conclusiones de los impactos negativos del estudio, figuran:
  • Se produce una mala relación familiar
  • Una cuarta parte de los pacientes se sienten insatisfechos
  • Cerca del 50% dependen de otro miembro de la familia
  • Un tercio de los pacientes han tenido que modificar su actividad laboral
  • En el 65% de los hogares se ha producido una reducción de los ingresos mensuales de unos 708 euros de media debido a la pérdida de empleo
  • En el 81% de los pacientes, los gastos asociados a la enfermedad se han incrementado unos 230 euros.
  • Sólo el 34% de los afectados trabajan, mientras que el 23% tienen invalidez permanente (en muchas ocasiones tras un litigio legal)
  • En el último año el 50% se ha ausentado del trabajo, y el 70% ha tenido dificultades para rendir.
  • Con relación a la atención sanitaria recibida, el grado de satisfacción se cifra en 4.9 sobre 10, aunque no hay diferencias significativas entre la asistencia pública y privada.

A pesar de que aparentemente se realizan iniciativas para la formación del personal sanitario con respecto a este tema, tratando de hacerles conscientes de las situaciones en las que se puede sospechar de la existencia de la fibromialgia, según Carbonell, "los pacientes reclaman mayores inversiones en investigación para la fibromialgia”. 
 
Pero la conclusión mas importante de este estudio, es que se hace evidente la necesidad de que el gobierno conozca y entienda las necesidades sociales, económicas y sanitarias de estos pacientes, haciendo énfasis en que hay tratamientos que no se encuentran cubiertos por el Estado, tan relevantes como los fármacos, la fisioterapia o la psicoterapia, que por razones económicas resultan de difícil acceso para los pacientes, sobre todo si han tenido que dejar de trabajar.
 
Aunque este estudio se realizó en España, la temática y conclusiones realmente aplican a todos los países en donde la fibromialgia aún no se encuentra totalmente reconocida ni atendida adecuadamente, como sucede en Latinoamérica.  Por ejemplo, en mi país, Panamá, cuando un paciente es diagnosticado con fibromialgia a nivel de la seguridad social, lo cual generalmente hace un reumatólogo, el mismo es remitido a atención primaria, es decir al Médico General, el cual muchas veces no tiene los conocimientos ni los elementos necesarios para recomendar los tratamientos mas adecuados, y como decimos acá, “te manda para la casa para que te cures los dolores con Tylenol”, o en el peor de los casos, como me tocó verlo por mi misma, muchos Médicos Generales “ni siquiera creen que la fibromialgia exista”.
 
Personalmente, opino que si en cada país, el Estado otorgara las prestaciones médicas necesarias a los pacientes con fibromialgia, dispensando los medicamentos y tratamientos necesarios, tanto a nivel de la seguridad social como a través de  las coberturas de seguros médicos privados, los pacientes con fibromialgia tendrían mayores oportunidades de sobrellevar la enfermedad, de una manera digna y controlada, y seguir siendo individuos productivos para la sociedad, disminuyendo los problemas sociales, laborales y económicos a los cuales actualmente se ven expuestos, y por ende disminuyendo la tasa de desempleo asociada, al igual que las pensiones por invalidez ocasionadas por esta patología, que definitivamente afectan al gobierno recargando su economía, lo que revertiría en un beneficio indirecto hacia el Estado.  Como siempre digo, nadie quiere estar enfermo, nadie quiere ser una carga para el gobierno, todos deseamos tener éxito social, laboral y económicamente.
 
Entonces, aunque suene como un trabalenguas, si existiera mayor concientización de parte del gobierno hacia los pacientes con fibromialgia, todas las partes se verían beneficiadas; se trata de un proceso de ganar-ganar.
  • el Estado invierte para atender adecuadamente al paciente con fibromialgia
    • el paciente con fibromialgia sigue funcionando dentro del ámbito laboral y aportando a la economía del país
      • disminuyen las tasas de desempleos y las pensiones por invalidez, evitando esta carga al Estado.

Y ustedes que opinan?



 
Recuento y Opiniones basados en el artículo La fibromialgia altera el universo del paciente de DiarioMedico.com

jueves, 17 de enero de 2013

Qué hacer cuando tus amigos no entienden tu enfermedad?

Si vives con una enfermedad invisible, es posible que las emociones que experimentas al hacer frente a las dudas que tiene la gente que te rodea, acerca de tu enfermedad, pudiera llegar a ser más difícil de manejar que la misma enfermedad en sí.  Cuando los amigos no entienden por lo que pasamos cada día, ¿por dónde empezar a hacer frente a esas emociones que tienes?

La mayoría de quienes batallamos con una enfermedad crónica, pero eventualmente aceptamos nuestra condición. Sin embargo, no  siempre tenemos la capacidad de hacer que otros la acepten, o siquiera, la entiendan.

Es devastador, cuando nuestros seres queridos son escépticos sobre la existencia o la gravedad de nuestra enfermedad; afecta nuestra autoestima y puede causar problemas en nuestras relaciones con los demás, a veces de forma indefinida.

Entonces, ¿qué hacer cuando un ser querido no reconoce la importancia y severidad de tu enfermedad o incluso, ni siquiera la enfermedad en lo absoluto?

He aquí cuatro recomendaciones:

Acéptalo
Aunque la severidad de tu enfermedad es significativa para ti, tristemente no es tan importante para los demás, y no existe una conversación mágica que puedas tener con la persona, que le haga cambiar de opinión. La mejor manera de que tu amigo acepte que tu enfermedad es real, es observándote, ya que muchas veces, tu enfermedad invisible muestra algunos efectos secundarios visibles, como por ejemplo, lo mucho que cuesta levantarse de una silla, o cuando te mareas y te pones pálida al estar mucho tiempo de pie, o cuando falsean las rodillas mientras caminamos, o lo difícil que se vuelve subir y bajar escaleras.  En esos momento no debemos hacer ningún comentario, sólo dejamos que la persona asimile la situación y se de cuenta por si misma. Sin embargo, si estos efectos secundarios visibles nunca ocurren frente a los amigos, debes recordar que no puedes obligar a alguien que cambie su opinión.

Usa esta experiencia como una oportunidad de crecimiento
Si esto te está pasando con algún amigo, usa esto como un tiempo para reflexionar sobre tus propias percepciones de las demás personas. Por ejemplo, cuando estás haciendo fila en una tienda y te irritas porque "seguramente nadie aquí sabe lo difícil que es para mí estar de pie!", piénsalo dos veces. Existe un alto porcentaje de personas con enfermedades crónicas y la mayoría de ellas son invisibles, por lo que, lo más probable es que, alguien mas en esa línea también esté experimentando, al igual que tú, el mismo dolor crónico y fatiga.  Siempre trato de recordar que “yo no soy la única persona enferma en el mundo; siempre habrá otros como yo, y otros peor que yo”.

Por otro lado, ¿alguna vez piensas en las situaciones por las que pueden estar pasando  tus amigos y que a lo mejor tu no percibes o no entiendes? Como un hijo con discapacidad, el engaño de un cónyuge, la pérdida del trabajo, problemas económicos, etc.; todo esto altera la vida y lo más probable es que tus amigos pudieran utilizar tu empatía y apoyo durante este tiempo.  Si lo piensas bien, tal vez tu y tus amigos no se comprendan mucho el uno al otro.  Así que usa esta oportunidad para crecer y aprender a empatizar con los demás.

Supéralo
No te obsesiones con el hecho de que nadie sabe como es tu vida diaria.  Siempre pensamos que nos gustaría que las personas que están más cerca de nosotros pudieran ser capaces de deslizarse bajo nuestra piel hasta el interior y experimentar lo que vivimos, tan sólo por veinticuatro horas, pero la verdad es que esa clase de comprensión nunca sucederá (a menos que lleguen a sufrir de alguna condición similar), porque es difícil para el ser humano empatizar a ese nivel. A pesar de lo personal que esto se siente, no te lo tomes como algo personal y no permitas que tu resentimiento dañe tus relaciones.

No es tu trabajo modificar los pensamientos de los demás.  Sólo tienes control sobre tu propio comportamiento, así que asegúrate de que puedas estar orgulloso de la forma como manejas las conversaciones y las situaciones con los amigos y familia. Querer gritarle a los demás: "me gustaría poder darte esta enfermedad para que por fin entendieras lo mucho que duele!" puede ser una respuesta natural en esta circunstancia, pero una conversación sin ira puede ser mas beneficiosa para tu relación, posteriormente. Evita atacar a los demás sólo porque no entienden. Es posible que luego te arrepientas.

Sigue adelante
La vida es corta y los buenos amigos y la familia son invaluables. El grado de intimidad en tu relación no será tan profunda como podría ser si tu ser querido reconoce tu enfermedad invisible, pero la relación aún puede existir si así lo deseas y por lo demás, puede ser una relación sana y no destructiva.  Además, lo más probable es que tu amigo se encuentre con algún revés de salud en algún momento de su vida (son pocas las personas que pasan por la vida sin una complicación de salud en algún momento). En ese momento, tu amigo tendrá una idea de lo que has estado experimentando y puede ser que incluso te busque para pedirte consejo.  En vez de decirle: "Bueno, eso no es tan malo como lo que yo sufro todos los días!", es mejor ser generoso, darle ánimos y apoyo, en lugar de decir: "Te lo dije".  No hay porque actuar igual que los demás; es mejor tener la gracia de ser amable.

Acéptalo - Oportunidad para Crecer - Supéralo - Sigue adelante

Cuando se tiene una enfermedad crónica invisible, como la fibromialgia, no es fácil aprender a balancear los diferentes roles que nos da la vida, como madre, esposa, profesional, amiga, abuela, consejera, etc., sobre todo porque en nuestra condición, generalmente sentimos que necesitamos mas el apoyo de los demás, de lo que los demás puedan necesitar de nosotros, y esto es un error, porque a pesar del dolor y la fatiga, seguimos siendo seres humanos productivos, con derecho a disfrutar de la vida y la obligación de aportar nuestro granito de arena cuando sea necesario y tengamos la oportunidad de hacerlo.  No debemos permitir que la fibromialgia defina nuestra personalidad.

Para este post tomé como inspiración el artículo When Friends Don’t Understand Your Invisible Illness: 4 Things to Do.  No es fiel copia del original, algunas traducciones son iguales, pero está complementado con mis propios comentarios.  Espero que les sea de utilidad.


lunes, 14 de enero de 2013

Como llevar un Diario de Malestar

Llevar un diario de nuestros malestares nos ayuda a detectar que cosas pueden estar disparando crisis, ya sea temperatura, comidas, esfuerzo, posiciones prolongadas, etc.

Para quienes son tecnológicos, existen aplicaciones para teléfonos celulares o smartphones (como Manage My Pain), que sirven para llevar este tipo de control, que incluso, te proporcionan reportes que puedes llevar a tus citas médicas, y hasta te generan estadísticas.

Pero si prefieres el papel y realizar tus anotaciones de forma manual, aquí te comparto esta plantilla, que puedes imprimir, en la que puedes anotar las particularidades de cada dolor y malestar que experimentas (para descargarla, solo tienes que hacer click sobre la imagen).
 
A continuación, detallo la información que debes llenar en este Diario de Malestar.  No necesariamente tienes que estar en crisis para usarlo; es preferible hacerlo cada vez que tengas dolores, aunque sean aislados, para de esta forma, percatarse de los factores que pueden desencadenarlos, y aprender a evitarlos.
 
LOCALIZACION: marca los lugares del cuerpo en donde tengas dolor.
OTROS SINTOMAS ASOCIADOS: marca otros malestares o síntomas que estés experimentando simultáneamente con los dolores.
CLASE DE DOLOR: marca la clase o clases de dolor que estás experimentando.
TIPO DE DOLOR: marca el tipo de dolor
FACTORES AGRAVANTES: marca aquellos factores que piensas que pueden haber sido causas de los malestares o que pueden estar agravando la intensidad o ubicación de los dolores.
FACTORES ALIVIANTES: marca aquellas cosas que sientes que te alivian los malestares o disminuyen la intensidad de los dolores.
AMBIENTE: marca donde te encontrabas cuando se inicio el dolor, o cual fue el ambiente que crees que te produjo el dolor o malestar.
SEVERIDAD: marca el número que corresponde con la intensidad y severidad del dolor y malestar.
FECHA DE INICIO: anota la fecha en que inició el dolor.
HORA DE INICIO: anota la hora en que inició el dolor.
TIEMPO DE DURACION: anota cuanto tiempo te duró el dolor y malestar; es decir, cuando desaparecen algunos síntomas o se reducen algunos dolores.
NOTAS: aquí puedes anotar todo aquello que te parezca relacionado con el episodio, por ejemplo, que estabas haciendo cuando inició el dolor, o que estuviste haciendo el día anterior, que podría haberte causado el malestar.

Espero que este diario te sea de utilidad, te ayude a mantener un registro organizado de los síntomas y te permita llevar un historial que puedas compartir con tus médicos o fisioterapeutas en tus citas.


miércoles, 9 de enero de 2013

El peso y el perfil lipídico impactan en la severidad de los síntomas clínicos de la fibromialgia

Según un estudio publicado en Rheumatology International, el 3 de enero de 2013, llamado "Los síntomas clínicos en la fibromialgia están asociados al sobrepeso y perfil lipídico", es posible contrarrestar algunos síntomas de la fibromialgia o disminuir su intensidad, procurando disminuir el peso y los niveles de colesterol y triglicéridos.

Según este estudio, que buscaba analizar la asociación entre el índice de masa corporal (IMC), el perfil lipídico y los síntomas clínicos en pacientes con fibromialgia, se midieron los niveles de IMC, perfil lipídico y los síntomas clínicos en 183 pacientes con fibromialgia.

En términos de los síntomas clínicos, los pacientes fueron evaluados utilizando los puntos sensibles y escalas analógicas visuales de dolor; y se realizó el análisis del perfil lipídico (colesterol total, triglicéridos, HDL, LDL y VLDL), midiendo los parámetros bioquímicos relacionados.

Algunas observaciones de este estudio, fueron las siguientes:
  • La distribución del IMC de los grupos de pacientes no obesos, con sobrepeso y obesos fueron relativamente uniformes.
  • Sin embargo, en los pacientes con mayor IMC, había una correlación significativamente positiva con el número de puntos sensibles.
  • Un total de 57.9% de los pacientes mostraron niveles más elevados de colesterol total, 63.4% mostraron aumento de los niveles de colesterol LDL y 19.9% tenían niveles altos de triglicéridos.
  • Por lo tanto, el IMC, colesterol total y triglicéridos mostraron una alta asociación con algunos parámetros clínicos de los síntomas de la fibromialgia.


De acuerdo a la conclusión de este estudio, se demuestra que el sobrepeso y el perfil lipídico podrían estar asociados con algunos síntomas de la fibromialgia, y una aconsejable estrategia de tratamiento para los pacientes, podría ser un programa de pérdida de peso, control de la dieta e incremento de la actividad física.

Es un tema cierto, que quienes sufrimos de fibromialgia tenemos una marcada tendencia a aumentar de peso, en vista de que nuestra actividad física disminuye debido al dolor, malestar y fatiga constante.  Si tienes que trabajar todo el día y cuando llegas a tu casa estás exhausto, como tener fuerzas para hacer ejercicios?  Esto es un problema real, y lamentablemente también es un círculo vicioso, ya que tenemos mas cansancio, mas dolor, menos fuerzas para realizar ejercicios, ganamos mas peso, y nuestra condición física va empeorando cada vez mas.  Y si eres como yo, que me encanta comer de todo (aunque no deba), probablemente también tengas niveles altos de colesterol y triglicéridos.

Entonces qué hacer y cómo hacerlo? 
  • Lo primero y mas difícil de lograr, es establecer una actitud de cambio con total consciencia del objetivo que se quiere lograr.  Es decir, tomar la decisión de realizar los cambios necesarios para disminuir el peso y los niveles de colesterol y triglicéridos.  Tenemos que estar convencidos de que estamos dispuestos a los sacrificios que representan privarnos de las comidas sabrosas y de que debemos iniciar un programa de ejercicios.
  • Para modificar los hábitos alimenticios, hay que determinar que cosas que actualmente comemos pueden estar teniendo un impacto en el colesterol y triglicéridos, evaluar las posibles alternativas para reemplazar estos alimentos y planificar el cambio de nuestras comidas.  
  • Algunos posibles ejemplos serían, cambiar los productos lácteos enteros por bajos en grasa, cambiar las comidas fritas por asadas o la parrilla, disminuir o eliminar los alimentos grasosos y salados (como la piel de las carnes, tocino, embutidos, enlatados),  disminuir o eliminar los dulces (galletas, helados, chocolate, etc.), reducir la ingesta diaria de almidones (menos arroz, pastas y pan y en lo posible, comerlo tostado), comer mas vegetales y ensaladas (con aderezos bajos en grasa o preferiblemente naturales como el limón o vinagre).
  • Algo sumamente importante es evitar las comidas de la calle (a menos que se sepa exactamente como son preparadas y lo que contienen), ya que por lo general tienen altos niveles de grasas saturadas y con bastante frecuencia se trata de alimentos fritos.
  • La vida no puede ser solo sacrificio.  Para mi, la comida es algo maravilloso; degustar platos sabrosos al igual que deliciosos postres, forma parte de mis necesidades.  Entonces, puedo llegar a un compromiso conmigo misma (que hasta podría constituirse en un premio), como por ejemplo, solo comer dulce los fines de semana, o un solo día a la semana; o algún platillo grasoso o pecaminoso, una vez cada 15 días.  Quizás tu puedas encontrar algo con que comprometerte para no tener que vivir una vida de constante privación de aquello que te gusta.
  • Por último, la actividad física.  Como dije antes, es un tema muy difícil, pero hay algo muy cierto al respecto, y es que cuando se hace ejercicio se incrementan los niveles de endorfinas (que producen una sensación placentera) y se mejora la fuerza física.  Esto puede ser difícil de percibir cuando sentimos tanto dolor y fatiga, pero tenlo en mente cuando empieces a realizar ejercicios regularmente.  
  • Debido a nuestra condición especial, definitivamente no podemos empezar con ejercicio largos, difíciles o de alto impacto.  Entonces, hay que pensar, que nos gusta o nos resulta sencillo que podemos empezar a un ritmo lento?  Podría ser Yoga para principiantes, caminar (con unas buenas zapatillas o tenis) por unos 10 o 15 minutos, natación suave, bailar, o simples ejercicios para la lumbalgia (de los que se hacen acostado en la cama, como en la imagen inferior).  El asunto es empezar y hacerlo a tu propio tu ritmo.  No tiene que ser todos los días.  Al principio, podría ser una vez a la semana (quizás te convenga mas, el fin de semana), y luego podrías intentarlo dos veces por semana.  Recuerdo que cuando empecé a hacer Yoga, pude sentir como este simple ejercicio tenía un impacto real en mis niveles de energía; me sentía con mucha mas fuerza, los días siguientes al día que hacía Yoga.  Este es el tipo de resultados que debes buscar: algo que te provoque seguir haciendo...

Yo también tengo que perder peso y disminuir mis niveles de colesterol y triglicéridos, y como una de mis metas para este año, he decidido proponérmelo.  Se que no será fácil ni rápido, pero lo importante es la constancia y poder percatarse de los resultados periódicamente, sin perder de vista que, obviamente esto tendrá un impacto beneficioso para los malestares de la fibromialgia.

Posiciones de yoga para dormir mejor

Este es un artículo publicado en Vía Mujer, y que desde que lo leí, no solo me encantó sino que lo he utilizado muchas veces.  Hace tiempo quería compartirlo con ustedes, pero entre una cosa y otra, se me había olvidado.  Algunas de las posiciones podrían resultar difíciles o incómodas para quienes tienen fibromialgia, pero pueden hacerlas hasta donde el cuerpo lo permita.  Los textos son del artículo original, con mis comentarios en rojo.  Aquí se los dejo.

✿ .¸¸.•*¨*•.¸¸. ✿ .¸¸.•*¨*•.¸¸. ✿ 
 
Una buena manera de relajarse para disfrutar de un sueño tranquilo y reparador, es realizar algunas posiciones yoga en la cama antes de dormir. Estas son algunas posturas que pueden ayudarte.  (en mi caso, muchas veces las he realizado también en la mañana, luego de quedarme un rato en la cama)


Sentarse cómodamente en la cama, ya sea con las piernas dobladas o rectas delante del cuerpo, elige lo que puedas hacer con más comodidad. Sentarse y apoyarse ligeramente sobre las almohadas. Cierra los ojos y descansa las manos sobre los muslos, respira tranquilamente unos minutos. Esto no tiene por qué ser una meditación profunda, sólo siente tu respiración.


Permanece sentada en esa posición y gira el cuerpo hacia la parte de atrás. Si tienes una cabecera puedes agarrarla para ayudarte en el giro. Respira unos minutos y luego gira hacia el otro lado y repite la respiración.



Manteniendo la posición sentada curva hacia adelante las caderas y deja que las manos se extiendan delante. Esto se siente bien en las caderas y la espalda. (hasta donde puedas llegar)


Poco a poco endereza las piernas enfrente de ti. Puedes mantener las rodillas ligeramente dobladas. Llega a los pies con las rodillas flexionadas y mantén la espalda plana. Es placentero estirar los músculos isquiotibiales. (dobla las rodillas todo lo necesario para que puedas tocar las puntas de los pies)


Mantén las piernas extendidas y baja la parte superior del cuerpo suavemente sobre las piernas. (nuevamente, hasta donde puedas llegar... no te extra esfuerces)


Recuéstate con la cabeza sobre la almohada. Lleva una rodilla al pecho y respira unos minutos, luego repite con la otra pierna.


Levanta la pierna y trata de mantenerla recta y repite con la otra pierna. (hasta donde puedas sin doblar la rodilla)


Dobla la rodilla y trata de colocar la pierna al lado de la parte superior del cuerpo. Repite con la otra pierna. (este parece casi imposible, pero lleva la pierna lo mas atrás posible con la ayuda de la mano)


Girar la pierna a través del cuerpo y girar la cabeza en dirección opuesta. Presta atención a la posición de los brazos. (en esta posición es importante que el brazo contrario repose estirado sobre la cama)


Recostada sobre un lado del cuerpo, separando las piernas, levanta el brazo y mira hacia él. Repite la posición del otro lado. (este es un gran ejercicio por estiras todo el cuerpo)


Abraza ambas rodillas en el pecho y mécete suavemente sobre la espalda.


Ya casi has terminado. Estira las dos piernas y disfruta la posición savasana. Descansa unos minutos. (se siente como lo negativo abandona tu cuerpo)


Esta es la mejor posición yoga para dormir. De costado y con la cabeza alta. (en el caso de quienes tenemos fibromialgia, esa almohada no debe estar tan alta, sino mas bien lo necesario para rellenar el espacio del cuello)

Artículo original de Women'sHealth. Gracias a Via Mujer por publicarlo en español. 

 

martes, 8 de enero de 2013

Yoga para Principiantes - excelente video

A continuación, hay 5 videos de Yoga para Principiantes, condensados en uno solo.

Originalmente, estos videos eran una secuencia separada de 5 partes, que se han condensado en un solo video.  Los ejercicios son sencillos y van incrementando el grado de dificultad, poco a poco. Inicialmente, algunas rutinas pueden parecerte difíciles, pero te recomiendo que solo realices aquellas que no te causen molestias y que sientas cómodas, y vayas incorporando las mas difíciles gradualmente, verás que con el tiempo se te irá haciendo mas fácil. 

Con estos ejercicios de yoga, incrementaremos la tonicidad muscular, la fuerza, la flexibilidad, reduciremos el estrés y la tensión del día a día, nos sentiremos con más energía, y mejoraremos nuestra postura.

martes, 1 de enero de 2013

El poder de los pensamientos

La fibromialgia es un como un mal amigo que siempre te acompaña, te guste o no.  No hace nada bueno por ti, te atormenta, no te ayuda, te causa mas estrés del que ya tienes, y no hace otra cosa mas que joder y joder (molestar y molestar) casi todo el tiempo. Pero desafortunadamente, tenemos que vivir con esta compañía que ninguno de nosotros ha pedido, ni esperaba tener en la vida.  Pues aunque muchas veces logre tumbarme en una cama, me rehuso a serle fiel a este mal amigo. Lo acepto en mi vida, pero no dejaré que gane; siempre, incluso cuando esté fuera de combate, procuraré ser mejor que él.  
 
Y como en toda experiencia, también sacaré provecho de esta relación, porque siempre es mejor ver el lado positivo, incluso de las cosas negativas.  Porque la fibromialgia me ha enseñado a ser mas humilde, a sentir empatía por las demás personas, a apreciar la belleza que me rodea, a aprovechar cada momento bueno que tengo, a valorar a quienes me aman y a vivir la vida con mas alegría.

Por eso hoy digo...
Así como hablar no cuesta nada, pensar tampoco cuesta mucho y los pensamientos tienen gran poder...
Pienso que me sentiré mejor,
pienso que mi cuerpo no dominará mi alma,
pienso que tengo la fortaleza necesaria.
Uso mis pensamientos para sobreponerme a esta lucha constante, y salir adelante con dignidad.
Aunque derrame lágrimas, pensaré: "Soy una persona fuerte".
No permitiré que el dolor y la fatiga quebranten mi espíritu.
Disfrutaré de la vida, porque nunca sé cuantos buenos minutos tendré a mi disposición.
 
Porque mi vida es muy valiosa, y aún tengo mucho que ofrecer, mis pensamientos siempre estarán enfocados hacia el optimismo y la positividad, incluso en un día como hoy, que lloro de dolor y depresión, pienso que mañana será mejor, y que pronto la intensidad de mi dolor será menor.  

Cuando todo lo demás falla, lo único que nos queda para luchar, son nuestros pensamientos, nuestra actitud y la fortaleza de nuestro espíritu, que nadie nos podrá quitar jamás.

De corazón espero que este Nuevo Año 2013 sea de renovación para todos nosotros y que tengamos la oportunidad de recibir buenas noticias para mejorar nuestra condición. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...