viernes, 11 de mayo de 2018

COMO SE SIENTE LA FIBROMIALGIA

En este mes de las enfermedades reumáticas y particularmente mañana que corresponde con el Día Mundial de la Fibromialgia, quiero compartir un poco sobre como se siente la fibromialgia, ya que es importante que todos aquellos que nos rodean empiecen a comprender de que se trata esta terrible dolencia.

La fibromialgia puede variar mucho de una persona a otra. Sin embargo, todos tenemos algunas experiencias comunes de dolor y otros síntomas que podrían servir como referencia principal cuando de fibromialgia se trata.

Algunas personas con fibromialgia describen un ardor bajo la piel, como sensación de quemazón y hormigueo (miles de agujas arrastrándose) que se desplazan a lo largo de una extremidad, que además puede haberse adormecido también. 

Otros describen dolor en todas partes como si hubieran sido golpeados por un ablandador de carne o pasados a través de una prensa. Hay quienes experimentan corrientazos eléctricos y otros que sienten la piel dolorosa como quemada por el sol.

Muchos de nosotros sentimos dolor que no parece tener sentido. Puede ser desde cosas normalmente inofensivas, como una brisa fría, una tela suave que se mueve contra la piel o la presión de un apretón de manos, o como cuando alguien quiere llamar tu atención y te toca en el brazo con la punta de sus dedos. La pretina de un par de pantalones holgados, o el cinturón en una bata de baño, puede causar dolor punzante. Los tirantes del sostén, los elásticos de los calcetines y la ropa interior y las etiquetas de una camisa pueden convertirse en fuentes significativas de irritación o dolor.

Nuestros dolores pueden variar de leves a  severos y debilitantes y cambiar con frecuencia y rápidamente a lo largo del día. Un día, podemos tener bajos niveles de dolor y funcionar de manera casi normal, mientras que otros días estamos postrados en cama. Es posible sentirse bien en un momento y de repente el dolor te llega de golpe y te hace sentir como si te hubiera atropellado un autobús.

Para mas información también puedes leer: Los dolores de la fibromialgia

Esto es más que dolor
La fibromialgia implica mucho más que dolor. Existe una larga (larguísima) lista de síntomas que nos agobian.

Otros síntomas frecuentes incluyen rigidez matutina muy dolorosa que te impide moverte al despertar y ocasiones que todo tenga que hacerse lento, por lo cual toca despertarse con bastante anticipación a la hora en que debemos estar listos. Algunas personas incluso necesitan tiempo antes de poder pararse de la cama y empezar andar.

Despertarse sin sentirse recuperado, como si no hubieras dormido en absoluto, por falta de sueño restaurador, ya que no se logra conseguir un sueño profundo, y entre otros trastornos del sueño también son comunes, el síndrome de piernas inquietas, ápnea del sueño e insomnio.

También está la disfunción cognitiva, a menudo conocida fibroneblina o neblina mental, que puede nublarnos el pensamientos, haciéndonos incapaces de pensar con claridad o recordar lo que estábamos haciendo. La pérdida de memoria a corto plazo es común, y muchos de nosotros perdemos la capacidad de realizar múltiples tareas a la vez (multitasking). Podemos tener dificultades para recordar lo que leemos, aprender material nuevo o absorber lo que la gente nos dice, especialmente si hay algo que compite por nuestra atención. Otras dificultades comunes incluyen hacer cálculos simples, desorientarse en un entorno familiar o incluso elaborar una oración simple u olvidar palabras mientras hablamos. Mucha gente dice que siente como si su cerebro estuviera lleno de algodón.

Muchos de nosotros tenemos toda una serie de síntomas extraños que son molestos pero no tan malos como los tres grandes de dolor, fatiga y disfunción cognitiva. Es común escuchar a personas con fibromialgia decir: "Pensé que yo era el único", porque las listas cortas de síntomas usualmente no los incluyen.

Uno de los conjuntos más comunes de síntomas de segundo nivel es la sensibilidad. Esta condición involucra un sistema nervioso excesivamente sensible, y eso puede hacernos reaccionar mal a todo tipo de información sensorial, especialmente si es excesiva, como ruidos fuertes o repetitivos, luces brillantes o intermitentes, olores químicos fuertes (como el pasillo de lavandería en el supermercado) que pueden desencadenar una avalancha de síntomas.

Puede parecer incongruente que un ruido te provoque dolores punzantes en el abdomen o la contractura de los músculos de la espalda, pero ese es el tipo de reacciones inusuales que podemos tener ante esas cosas.

También puedes leer: La larga lista de los síntomas de la fibromialgia


Algo importante a considerar
La fibromialgia tiene muchos síntomas en común con otras afecciones, por lo que aunque vale la pena estar informado sobre lo que podrías tener, es mejor no sacar conclusiones sobre qué está causando tus síntomas ni mucho menos autodiagnosticarte. 

Es importante mantener la mente abierta y trabajar con el médico durante lo que puede ser un largo y frustrante proceso de diagnóstico, ya que antes de diagnosticar fibromialgia, primero hay que descartar un sinnúmero de otras posibles enfermedades que pueden estar causando tus síntomas y que en muchos casos incluyen la fibromialgia secundaria como uno de los síntomas.

Recuerda que tu objetivo es obtener un diagnóstico preciso a fin de que puedas encontrar los tratamientos adecuados para ti.

domingo, 28 de enero de 2018

Oración para personas con enfermedades reumatoides

Esta es una oración para personas con fibromialgia, enfermedades de dolor crónico y enfermedades reumáticas.


Oración por los enfermos

Santo Padre Pío, ya que durante tu vida terrena mostraste un gran amor por los enfermos y afligidos, escucha nuestros ruegos e intercede ante el Padre misericordioso por los que sufren. 

Asiste desde el cielo a todos los enfermos del mundo;
sostiene a quienes han perdido toda esperanza de curación;
consuela a quienes gritan o lloran por sus tremendos dolores;
protege a quienes no pueden atenderse o medicarse por falta de recursos materiales o ignorancia;
alienta a quienes no pueden reposar porque deben trabajar;
vigila a quienes buscan en la cama una posición menos dolorosa;
acompaña a quienes pasan las noches insomnes;
visita a quienes ven que la enfermedad frustra sus proyectos;
alumbra a quienes pasan una "noche oscura" y desesperan;
toca los miembros y músculos que han perdido movilidad;
ilumina a quienes ven tambalear su fe y se sienten atacados por dudas que los atormentan;
apacigua a quienes se impacientan viendo que no mejoran;
calma a quienes se estremecen por dolores y calambres;
concede paciencia, humildad y constancia a quienes se rehabilitan;
devuelve la paz y la alegría a quienes se llenaron de angustia;
disminuye los padecimientos de los más débiles y ancianos;
vela junto al lecho de los que perdieron el conocimiento;
guía a los moribundos al gozo eterno; 
conduce a los que más lo necesitan al encuentro con Dios;
y bendice abundantemente a quienes los asisten en su dolor, los consuelan en su angustia y los protegen con caridad.

Amén.

Gracias a Nancy Figueroa por compartirnos esta hermosa oración.

domingo, 21 de enero de 2018

53 Formas de lidiar con el estrés

  • Levántate 15 minutos antes.
  • Prepárate para la mañana desde la noche anterior.
  • No confíes en tu memoria... escribe las cosas.
  • Repara las cosas que no funcionan correctamente.
  • HAZ DUPLICADO DE TUS LLAVES
  • DI "NO" MÁS A MENUDO.
  • Establece prioridades en tu vida.
  • Evita personas negativas.
  • Siempre haz copias de los documentos importantes.
  • SOLICITA AYUDA CON TRABAJOS QUE NO TE GUSTEN.
  • Divide las tareas grandes en porciones pequeñas.
  • Mira los problemas como desafíos.
  • Sonríe más.
  • Prepárate para la lluvia.
  • PROGRAMA UN TIEMPO PARA JUGAR CADA DÍA.
  • Evita ropa ajustada. Toma un baño de burbujas.
  • CREE EN TI. Visualízate ganando.
  • Desarrolla sentido del humor.
  • Deja de pensar que mañana será mejor hoy.
  • Ten metas para ti mismo.
  • DIGA HOLA A UN EXTRAÑO.
  • Mira hacia las estrellas.
  • PRACTICA RESPIRAR LENTAMENTE.
  • HAZ NUEVAS COSAS.
  • Suspende un mal hábito.
  • DISFRUTA TUS LOGROS.
  • Hazlo hoy.
  • Esfuérzate por la excelencia, NO la perfección.
  • Mira UNA OBRA DE ARTE.
  • Mantén tu peso.
  • Planta un árbol.
  • Levántate y estírate.
  • Siempre ten un plan B.
  • Dibuja garabatos.
  • Aprenda a satisfacer tus propias necesidades.
  • CONVIÉRTETE EN UN MEJOR ESCUCHA.
  • Conoce tus limitaciones y deja que los demás también las conozcan.
  • LANZA UN AVIÓN DE PAPEL.
  • Ejercítate a diario.
  • Ponte a trabajar temprano.
  • LIMPIA UN CLOSET
  • Tome una ruta diferente para ir al trabajo.
  • SAL DEL TRABAJO TEMPRANO (CON PERMISO).
  • Recuerda que siempre tienes opciones.
  • Deja de tratar de "arreglar" a otras personas.
  • DUERME LO SUFICIENTE.
  • Medita todos los días.
  • Elogia a otras personas.
  • RELÁJATE, TOMATE UN DÍA A LA VEZ ... TIENES EL RESTO DE TU PARA VIVIRLA.

La próxima vez que te sientas estresado...
  • Da un paso atrás, respira profundo y solo intenta reír.
  • Tómate un segundo para recordar exactamente quién eres y qué es lo que representas.
  • Nadie te dará nada en este mundo que puedas manejar!
  • Recuerda ser fuerte, adaptable, apreciarte a ti mismo, apreciar a los demás y seguir avanzando positivamente!

domingo, 7 de enero de 2018

Como manejar las relaciones negativas

Hay gente que tiene arraigada la capacidad de ser una profunda fuente de inspiración negativa, sin la intención de ser una mala persona. Para mi hay dos tipos de personas negativas: aquellas que se quejan constantemente de todo lo mal que les va en su vida, irradiando pesimismo y negatividad a su paso, en su búsqueda de alguien que les escuche, los entienda, los apoye y hasta posiblemente les brinde alguna forma de solución (estos son los quejumbrosos); y aquellos que van por la vida sintiéndose buena gente (y probablemente no sean malas personas), pero dedicándose a ver todo lo malo que hay en los demás, criticando sus defectos, buscando sus debilidades y asumiendo que el resto de las personas son interesadas o abusivas, por lo que siempre desconfían de sus actitudes, aunque sean buenas (estos son los venenosos).

Los primeros, los quejumbrosos pueden ser personas que siempre estuvieron expuestas a esta clase de comportamiento por parte de quienes los criaron, como un padre o familiar enfermo que se quejaba todo el tiempo, o pueden ser personas a las cuales verdaderamente les ha ido mal en la vida, ya sea como producto de malas decisiones, o por simple mala suerte. Como sea, si a esta gente no se les puede ayudar, tan siquiera a ver que existe la posibilidad de mejorar su situación, entonces es mejor alejarse de ellos, porque no contribuyen de ninguna forma a enriquecer tu vida y solo la impregnan de vibraciones negativas.

Los segundos, los venenosos... la mayoría de las personas se consideran buena gente, y lo mas probable es que así sea, mas o menos; pero en general, es muy fácil vislumbrar los defectos ajenos y evidenciarlos con rapidez, probablemente como una forma de sentirnos mejores al considerar que nosotros no somos de tal o cual forma. Cuando estamos expuestos a personas que constantemente consideran a los demás como problemáticos, abusivos y con malas intenciones, suele suceder que aunque no deseamos ser así, eventualmente empezamos a ver las cosas de la misma forma que ellos. Si tienes cerca de ti, personas que siempre están criticando aquellos en tu vida que te causan incomodidad o inconvenientes, la sensación de tener un aliado que apoye tus sentimientos de molestia se puede volver con mucha facilidad una relación de dependencia de estas personas negativas, que al final del camino solo alimentan tu espíritu con vibraciones nocivas, y cuando llegue el momento de tomar decisiones, puede costarte trabajo formarte un juicio justo de acuerdo a tus propios pensamientos, porque éstos estarán envenenados.

Para cualquiera de ambas clases de personas negativas, lo recomendable, incluso ideal es alejarse de ellas, porque aquello que no trae cosas buenas a tu vida, no vale la pena tenerlo cerca. Es mejor tener uno o dos buenos amigos, personas centradas, estables y positivas, que aporten luz y alegría a tu vida, que tener varios amigos con características negativas. 

Pero que pasa cuando cuando estas personas negativas forman parte de tu círculo íntimo o familia cercana, como una madre o un hermano, un familiar con quien vives o tu propio cónyuge? Qué hacer cuando se trata de gente que forma parte integral de tu vida, a quienes amas y simplemente no puedes alejarte de ellos? La vida es complicada... Entonces qué hacer?

Primero que todo, ten presente lo siguiente:
El que lleva, trae: aquellas personas negativas que vienen a hablarte mal de otros, probablemente hablen mal de ti con otras personas.  A esta gente hay que pararla en seco. Decirles que no quieres oir una mala palabra sobre nadie. Hay mil temas de conversación posibles, por qué tener que hablar mal de los demás?
Predica con el ejemplo: si no quieres que otros viertan su veneno en tu vida criticando o despedazando a los demás, tampoco lo hagas tú.  Muchas veces, la gente se abstiene de realizar este tipo de comentarios delante de personas que usualmente no tienen estas mismas actitudes.
Pide amablemente: si te preocupa genuinamente los sentimientos de la persona negativa cercana a ti, debes tener la confianza de pedirle amablemente que no te hable mal de los demás, que se abstenga de comentarios mal intencionados y trate de sostener una plática amena y tolerante, en donde se busquen soluciones cuando haya incomodidad debido a otra persona.
Saber cuando retirarse: la gente negativa tiene estas costumbres establecidas. Por mucho que lo intentes, no van a cambiar con facilidad. Puede disminuir un poco la frecuencia de los comentarios negativos, pero no desaparecer totalmente. Habrá momentos en los cuales en lugar de refutar un comentario o entrar en polémica, es mejor retirarse, pero con gracia y decoro, sin arrogancia ni menosprecio; de esta forma, se darán cuenta de la molestia causada.


Y segundo, la verdad es que en casi todos nosotros, existe algo de negatividad y una propensión innata a ver los errores ajenos (sobre todo, antes que los nuestros).  Pero hay que aceptar el hecho de que podemos ser mejores personas, justamente cuando dejamos de ver los defectos ajenos y empezamos a mirar hacia adentro de nosotros mismos. La capacidad de examinarte y darte cuenta de tus fallas es un arte que hay que aprender, porque rinde frutos. Te permite liberarte de esa tendencia a extrapolar tus problemas sobre los demás, asumir consecuencias y realizar enmiendas; y, cuando te examinas y decides trabajar para mejorar tus propios defectos, eres mas feliz.

En esta época tan acelerada es difícil tener la cualidad de ver solo la bondad en cada ser humano.  Somos tan complejos, tan grises; ya no hay simplemente bueno o malo, muchas acciones dependen de las situaciones, y aprendemos desde muy pequeños a ser cínicos, y a desconfiar.  Estos sentimientos y actitudes están tan arraigados que cuesta trabajo modificarlos.  Pero lo mas importante es saber identificarlos y darnos cuenta de que mas que ninguna otra cosa, necesitamos reducir lo mas posible la exposición a este tipo de personas negativas y trabajar en nosotros mismos.


Mil Bendiciones para esta semana!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...