martes, 24 de julio de 2012

Mi poética relación con el dolor

Oh, dolor ... dolor!
Amargo compañero!
Que con tus garras te aferras a mi sin piedad.
Hemos estado juntos tanto tiempo,
que ya nos conocemos demasiado bien,
casi como marido y mujer...

Pero nuestra sociedad es una relación dolorosa e imperativa,
porque aunque tu me escogiste a mi... yo no te escogí a ti.
Dame espacio, dame tiempo, dame un respiro!


Necesito una tregua de nuestra relación.  
Necesito tiempo lejos de ti para recordar como era yo.
Necesito espacio a solas para recordar como se sentía mi cuerpo antes de conocerte.
Necesito poder contemplarte desde lejos, aunque solo sea por algunos momentos, 

para poder seguir consciente de que la vida es bella y maravillosa.

Quisiera salirme de mi cuerpo y dejártelo solo para ti,
pero tenemos que compartirlo y no hay mas nada que decir.
Aunque unos días son malos y otros son mejores,
y a veces logramos ignorarnos el uno al otro,
la mayor parte del tiempo nos hacemos mutua compañía.

Nuestra alianza ha sido sellada con tinta de sangre,
definitivamente somos como marido y mujer,
y estaremos juntos hasta que la muerte nos separe.



Por ©Mylene Wolf Fibromialgico.blogspot.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...