lunes, 9 de julio de 2012

Como solventar los inconveniente

Por ©Mylene Wolf | Fibromialgico.blogspot.com

manos hinchadasVivir con dolor crónico es una experiencia terrible, sobre todo porque no es visible,  lo que lo hace imperceptible, y aunque nos veamos jóvenes y fuertes, la realidad es otra. Con frecuencia leo testimonios de mujeres jóvenes que dicen sentirse como de 80 ó 90 años, debido a las cosas que ya no pueden hacer o a aquellas que decidieron dejar de hacer… y pienso en lo que yo he perdido…

Cuando nos duelen las manos y apenas podemos usarlas, o nos duele la espalda y nos cuesta mucho movernos, o nos duelen los talones, que prácticamente nos impiden caminar, decimos “no puedo”, no porque en realidad no podamos hacerlo, sino porque es tan doloroso, que evitamos hacerlo.  Como seres humanos estamos programados para evitar aquello que nos causa dolor, es una respuesta perfectamente normal que forma parte de nuestro proceso evolutivo. 

Pero cuando me duelen los brazos y las manos, y bañarme, vestirme o lavarme los dientes, se vuelve una experiencia atrozmente dolorosa, no tengo mas remedio que aceptar mi sufrimiento, porque hay cosas que definitivamente no podemos dejar de hacer.  Quizás tuve que dejar de tocar guitarra, abrir frascos o levantar cosas con algo de peso, debido al dolor, pero hay otras cosas que no podemos dejar de hacer; algunas, porque son imprescindibles para la vida, y otras, porque simplemente no aceptamos la idea de tener que renunciar a ellas. 

He aprendido y me he acostumbrado a realizar ciertas tareas de maneras que me resulten menos dolorosas, pero estas maneras no siempre resultan muy estéticas a los ojos de los demás, por lo que a veces nos tachan de ridículos o exagerados. 

Para muchas otras tareas, necesito ayuda y lamentablemente tengo que pedirla constantemente, lo que tampoco es agradable o aceptable para los demás (a menos que fueras una enfermera pagada para atender un paciente).  El lógico estar llenos de amargura y deprimidos todo el tiempo; sentirse impotente no es fácil para nadie (sobre todo si solías ser una persona fuerte e independiente). Pero debemos tratar bien a quienes nos rodean, porque son ellos los que nos darán la mano cuando la necesitemos.

Debo decir, que hay cosas a las cuales nunca renunciaré, como por ejemplo, escribir para mis blogs; porque aunque a veces me duele escribir en la computadora, ciertamente es una de las cosas que me entretiene.  Uno puede encontrar los mecanismos necesarios para solventar los inconvenientes. Por ejemplo, en mi caso, con tanto dolor en las manos y los dedos, pensé “si tan solo pudiera dictar los artículos…”, y entonces se me ocurrió habilitar la capacidad de mi computadora para tomar dictado mediante el reconocimiento de voz, de tal forma que tuviese que teclear lo menos posible; y aunque no ha sido nada fácil y es un proceso que requiere aprendizaje y práctica, en cierta medida me ayudó a evitar que se incrementará el dolor en mis dedos.

Lo que quiero decir con esto es que habrá cosas que ya no podamos hacer, pero también siempre habrá formas de que podamos seguir haciendo lo que nos gusta; se trata de encontrar los mecanismos adecuados y no darnos por vencidos.

Este artículo que comencé escribiendo a mano en más del 50 por ciento, prácticamente lo terminé a través del dictado de voz.  Aunque fue un proceso lento, pude culminarlo de esta forma y me hizo sentir que de ahora en adelante podré dictar más artículos aunque esté atravesando crisis de dolor.  Es un asunto muy interesante y en realidad me gusta porque muchas veces tengo estas ideas en mi cabeza y las repaso en mi mente de la misma forma como cuando hablamos, es decir que no me viene nada mal dictar los artículos, porque es como si estuviera conversando con otra persona, y de esta forma las ideas fluyen con mayor facilidad. Y en lugar de maltratar mis manos, ahora tengo la posibilidad de cuidarlas.

A veces tenemos las herramientas a nuestra disposición pero no estamos al tanto de ello. Analiza cuáles son las cosas que te gusta hacer y si tienes problemas para realizarlas, se creativo y busca formas para llevar a cabo tus sueños, inventa métodos, investiga qué recursos hay disponibles para utilizar, pero no te des por vencido. Siempre hay maneras.

¿Hay algo que te gustara mucho hacer y hayas tenido que renunciar a ello? ¿O encontraste alguna forma para poder seguir realizándolo? Compártenos tu experiencia.

Por ©Mylene Wolf | Fibromialgico.blogspot.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...