domingo, 1 de mayo de 2011

La Depresión del Fibromiálgico y lo que la Música puede hacer por nosotros

image Quienes tenemos fibromialgia, tenemos una marcada tendencia a deprimirnos con mucha facilidad (si es que no lo estamos la mayor parte del tiempo), aun cuando estemos tomando antidepresivos, ya que al tener dolor constante es muy fácil deprimirse, y esto no lo entienden los demás.  Es como el dicho que dice “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista” … exactamente, no hay cuerpo ni mente que lo resista por mucho tiempo, y a veces podemos sentir que nos volvemos locos de dolor.

Esto no significa que seamos personas pesimistas o que todo el tiempo estemos decaídos.  De hecho, somos como cualquier otra persona con diferentes tipos de temperamentos.  Yo, por ejemplo, siempre he sido muy alegre y optimista, siempre veo el lado positivo de las cosas y de hecho, toda la vida estuve del lado de quienes daban ánimo a otros.  Pero ni siquiera mi personalidad y actitud no han impedido que me sienta amargada o deprimida muchas veces.

Hay días que nuestro estado anímico ni siquiera es malo, pero pasa una sola cosita que nos hace sentir mal y nos deprimimos terriblemente, casi como si tuviéramos la susceptibilidad a flor de piel.  Sin embargo, otros días amanecemos deprimidos o molestos, o como digo yo, “con las hormonas revueltas”, y nos cuesta mucho tolerar cualquier cosa ese día, incluso lidiar con lo cotidiano… todo y todos nos molesta.  Es increíble que el ser humano pueda ser tan complejo.  No importa lo mucho que uno pueda racionalizar que este comportamiento no es productivo ni positivo, y definitivamente nada sano para nosotros, es muy poco lo que podemos hacer para evitarlo o superarlo.  Probablemente, si tuviéramos la oportunidad, escogeríamos echarnos en una cama a sentir pena por nosotros mismos. Es un poco como cuando los adolescentes dicen “estoy molesto, déjame en paz”.  Pero ciertamente, ésta tampoco es la actitud mas conveniente.

Lo más cómico es que muchas veces, cuando pasa el momento, nos damos cuenta que aquello que nos deprimió, realmente no era tan importante ni tan grande, y que en circunstancias normales probablemente ni siquiera nos hubiera afectado.  ¿Entonces por qué revolcarnos en este malestar emocional, cuando tendríamos mejores cosas que hacer? 

Hoy por ejemplo, me ocurrió algo así.  Pero luego de languidecer por menos de media hora en la cama, decidí darme un baño con música, e increíblemente fue como si me hubieran puesto una inyección de endorfinas.  Tanto así que cuando salí del baño, me puse mis audífonos y anduve por toda la casa, cada vez mas animada.

image

Se que antes he hablado de depresión y música, pero no puedo evitarlo.  Para mi, la música es una de las cosas mas maravillosas que existen; la música me sube el ánimo y siempre me ayuda a funcionar mejor. Es tan extraordinaria, que puedo sentir como penetra en mi alma y sube hasta mi mente. 

Se han realizado tantos estudios sobre el efecto de la música en pacientes con fibromialgia, demostrando el bienestar que nos brinda la música, que realmente quien aún no lo ha intentado, debe hacerlo.  La musicoterapia ha conseguido aliviar los síntomas, disminuye la percepción del dolor y los niveles de ansiedad, y definitivamente mejora el estado de ánimo.

Se que cuando nos sentimos mal, no queremos hacer nada, pero se requiere un esfuerzo muy pequeño y puede traernos grandes recompensas.  Pon tu música favorita, ya sea suave, movida, latina o rock, lo que funcione para ti, y verás como cambia tu estado de ánimo, y puedes hacerle frente a las cosas mas difíciles.

Un gran abrazo en este Día del Trabajo y Mil Bendiciones para todos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...