domingo, 29 de mayo de 2011

Como se afecta el impulso sexual cuando se tiene dolor crónico

1000000168 Cuando tienes FM o SFC, u otras enfermedades que producen dolor crónico, te sientes muy cansado, te duele todo y los grandes esfuerzos físicos que realizas a diario, terminan drenando las pocas energías que te quedan.  No es de extrañar que tu vida sexual no sea lo máximo.

Hay tantas cosas en nuestras vidas que pueden disminuir nuestra libido; para empezar, muchos de nosotros tomamos uno o varios medicamentos (entre ellos, antidepresivos, por ejemplo) que disminuyen el impulso sexual, también nos puede afectar, una autoimagen negativa, el estrés, la depresión, los altibajos y otros problemas emocionales debidos a nuestra enfermedad.

El solo hecho de tener estas condiciones que producen dolor crónico, impone una carga emocional que puede crear tensión en la pareja, deteriorando su relación y causando conflictos. Y esto se ve acentuado sobre todo al principio de la enfermedad, cuando hemos sido recién diagnosticados, y prácticamente no queremos que nadie nos toque, mucho menos pensar en tener relaciones sexuales.

El sexo se trata de una maniobra bastante física, que usualmente involucra movimiento y apretones, y cualquier clase de contacto, hasta una suave caricia, puede producirnos malestar o desencadenar una crisis.  Así que nuestro mecanismo de defensa inconsciente reduce nuestro impulso sexual, a fin de evitar aquello que puede causarnos dolor. 

Es decir, que esta situación a veces se convierte en temor a sentir dolor o quedar lastimados o en crisis (luego del acto sexual), de tal forma que lo evitamos y eventualmente vamos perdiendo interés en el sexo.  O también pasa que la pareja tiene miedo de lastimarte y no se atreve a tomar la iniciativa, porque… como solía decir mi esposo “yo nunca se que tan mal te sientes”, asumiendo por supuesto, que yo me sentía mal todo el tiempo.

Eliminar el sexo de nuestras vidas no es lo mas recomendable.  Se sabe que durante el orgasmo, se liberan en nuestro organismo, grandes cantidades de endorfinas, que producen una sensación de relajamiento y hasta de adormecimiento.  Y esto es algo positivo, que definitivamente nos haría mucho bien.

Creo que el secreto consiste en encontrar el método adecuado.  Quizás tus relaciones sexuales con tu pareja no vuelvan a ser “salvajes noches de amor desenfrenado” (o quizás una que otra vez, si), pero con una buena comunicación, podrían llegar a ser “tiernas noches de amor”.  Se necesita tiempo y paciencia para encontrar la fórmula perfecta en la cual te puedas sentir cómoda tu y tu pareja.  Aún cuando no sintamos deseo sexual, no podemos esperar que nuestra pareja adopte una vida de celibato debido a nuestra enfermedad.

El hecho de vivir con una discapacidad, enfermedad crónica, o dolor crónico no te hace sexualmente diferente al resto de la gente.  Como yo lo veo, si puedo caminar, trabajar y realizar varias tareas (para las cuales por supuesto, me he impuesto mi propio ritmo y rutinas), también debería ser capaz de tener sexo.  Entonces, pareciera ser cuestión de intentarlo poco a poco, hasta recuperar el impulso sexual.

Algunas cosas que puedes hacer para sentir deseo sexual otra vez, son:

  • Ten una comunicación clara con tu pareja, para que conozca tus síntomas y sepa exactamente que cosas podrían lastimarte.
  • Si hay algo que actualmente te cause malestar o dolor durante la relación sexual, explícaselo puntualmente a tu pareja, para evitarlo en el futuro.
  • Trata de encontrar una posición o posiciones en las cuales te sientas mas cómoda o que no sean dolorosas.  En este caso, toca experimentar (casi como aprender a tener sexo de nuevo… pero no vayas a usar el Kama Sutra).
  • Toma las cosas con calma y no te desesperes.  Recuperar la libido puede ser un proceso lento que requiere de paciencia… de parte de ambos.
  • Busquen hacer compromisos, realizando pruebas y acordando suspender si realmente no lo soportas.
  • No vamos a sentir deseos todo el tiempo, y hay que aceptar el hecho de que quizás la frecuencia no vuelva a ser igual a lo que solía ser.  Pero conforme pase el tiempo, verás que mejora.
  • Trata de disfrutar genuinamente.  Ten presente que la experiencia también debe ser algo maravilloso para ti, que aporte algo mejor a tu vida.
  • Cuando hay amor de por medio, todo se logra; se puede practicar la paciencia, y esperar que los resultados vayan mejorando.

No le digas adiós al sexo, porque esta parte de nuestras vidas es importante; y si nunca tuviste problemas con el sexo antes de enfermarte, significa que tu habilidad y deseos están intactos, dormidos en algún lugar, esperando a ser despertados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...