miércoles, 27 de abril de 2011

Cuando se tienen otras condiciones además de la Fibromialgia

grito Cuando se tiene la fibromialgia o síndrome de fatiga crónica, a veces nos puede parecer que cuando vencemos o controlamos un síntoma, nos surge otro (o dos, o tres, o cuatro). Y cuando se tienen varias condiciones médicas al mismo, como pasa con la mayoría de nosotros, puede resultar un gran trabajo sólo pasar el día.

Cuando surge un nuevo síntoma o conjunto de síntomas, a menudo se pierde en la multitud de síntomas que tenemos, y algunos hemos adquirido la costumbre, de manera inconsciente, de relacionarlos automáticamente con la FM. Entonces podemos tener dolor de espalda, dolor abdominal, molestias estomacales, intestino irritable, letargo o confusión mental, y simplemente atribuírselo todo a la FM, porque de hecho son síntomas conocidos como parte del cuadro general, cuando en realidad también son síntomas de muchas otras condiciones.

Si actualmente tenemos otras condiciones adicionales y ya estamos familiarizados con sus síntomas, no deberíamos tener problemas a la hora de sentirlos, identificarlos y tratarlos.  Pero si empiezas a tener problemas digestivos recurrentes, dolores abdominales, dolores de cabeza regulares, etc., cuando no los has tenido en mucho tiempo, hay que prestar atención, pues puede tratarse de otra cosa y no simplemente de la FM.

Una conocida mía empezó a tener problemas gástricos, y el médico le diagnosticó una sensibilidad a ciertos alimentos que a continuación eliminó de su dieta; pero aunque parecía sentirse mejor, seguía teniendo náuseas frecuentes y dolor abdominal, y luego resultó que tenía un problema con la vesícula biliar, y tuvieron que hacerle cirugía.

Yo personalmente tengo una espondilo-artropatía seronegativa, y cuando tengo mucho dolor y necesito tomar medicamentos, a veces tengo que prestar mucha atención para identificar si mi dolor viene de los huesos o de los músculos (y no soy nueva en esto).  O por ejemplo, también tengo problemas con divertículos y a veces siento dolor abdominal; pero estoy realmente segura de que se trata de los divertículos? Pudiera ser algo de la vejiga urinaria o algún problema en el útero, como me ocurrió recientemente. 

Para quienes tenemos fibromialgia, es fácil confundirse con tanto dolor; llega un momento en que a veces ni prestamos atención al punto focal del dolor, sino que simplemente se mezcla con el resto del malestar.

Siempre he pensado que después de un tiempo nos volvemos como los faquires hindúes que aguantan toda clase de dolor, ya que identificamos el dolor como algo que está presente en el cuerpo todo el tiempo, y de alguna forma parece volverse casi parte natural de nuestras vidas.  Y esto puede resultar peligroso.

Hay que prestar atención cuando experimentamos síntomas nuevos, o grupos de síntomas o síntomas que hace tiempo no teníamos, porque de esta forma podemos evitar que otras enfermedades se puedan complicar debido a la falta de identificación o al retraso en la debida atención o medicación.

¿Y tu has tenido nuevas condiciones médica casi indetectables porque no reconociste los síntomas como algo nuevo? ¿Que fue lo que finalmente te alertó? ¿El problema fue peor porque tomó más tiempo identificarlo?

Déjanos tus comentarios y compártenos tus experiencias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...