lunes, 8 de agosto de 2011

Seguir trabajando o no cuando se tiene fibromialgia o síndrome de fatiga crónica

image Hay diferentes grados de severidad de la fibromialgia, y de acuerdo a esto y nuestro nivel de tolerancia al estrés, podemos desenvolvernos diariamente en el trabajo, quizás con algo de dificultad o puede llegar un momento en el que tengamos que decidir si debemos cambiar de trabajo o simplemente dejar de trabajar.

En esta misma línea de pensamiento, hay también diferentes tipos de trabajo.  Algunos exigen largas horas de labor constante con mucho o poco estrés; mientras que en otros puedes trabajar las 8 horas reglamentarias e irte para tu casa a una hora razonable, lo que te permite realizar otras actividades y descansar adecuadamente para sobrellevar el estrés.

Obviamente, la mayor parte de la gente necesita trabajar para aportar una entrada económica al hogar, y hoy en día a nadie le gusta sentirse mantenido (ni hombres ni mujeres), así que difícilmente consideramos la posibilidad de dejar de trabajar.  Sin embargo, de acuerdo a que tan mermada se vea nuestra salud en general, podría llegarnos el momento en que debamos evaluar nuestra situación y preguntarnos que hacer.  En cualquier caso, solo nosotros mismos podremos respondernos la pregunta: ¿Seguir trabajando o no?.

Hay muchas cosas cosas que pueden interferir con nuestra capacidad para desempeñar nuestras labores de forma apropiada, como:

  • Soportar el dolor o tener problemas para manejarlo
  • La extrema fatiga
  • La falta de concentración
  • La pérdida de memoria
  • La depresión
  • Otros malestares adjuntos, como intestino irritable, migrañas, Síndrome de ATM, etc.

En base a mi experiencia, algunos datos que debemos considerar para tomar medidas respecto a nuestra situación laboral, ya sea cambiar de trabajo, dejar de trabajar o solicitar pensión por invalidez, son:

  • Cuando ves que ha disminuido tu capacidad para hacer el trabajo, por ejemplo, finalizar proyectos a tiempo, leer textos largos, responder mensajes de correo electrónico, tomar media hora para redactar algo que normalmente te tomaría 5 minutos, trabajar con la gente, escuchar y entender los temas complejos que otros explican, responder a preguntas muy técnicas, etc.
  • Si a veces somos tercos y tratamos de trabajar más a fin de satisfacer las exigencias del trabajo, y esto lo que causa es un incremento en la frecuencia de los días malos, creando la necesidad de "seguir adelante a través de" y trabajar más duro en los días buenos, lo que desencadena mas días malos.
  • Cuando te das cuenta que tu trabajo recibe todo de ti y no te queda nada para ti mismo ni para tu familia.
  • Cuando tu rutina se ha convertido en un viaje sin escalas entre la cama y el trabajo, y viceversa.
  • Si te das cuenta de que probablemente estés por perder tu trabajo tarde o temprano, porque ya no pareces tan competente como antes (gracias a la neblina mental).

Cómo saber cuando llega el momento de colgar los guantes y solicitar pensión por incapacidad? Debemos seguir intentando seguir adelante hasta que fallemos o hasta que terminemos tostados?

Esta es una situación difícil para muchos de nosotros con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.  Luchamos con nosotros mismos para mantenernos eficientes y nos esforzamos mucho para que no se noten nuestras dificultades, lo que por supuesto no le hace ningún favor a nuestra salud.

Algunas cosas que podríamos considerar para seguir trabajando, son:

Solo tu puedes determinar que tan severa es tu situación, si puedes recuperarte tomando largas vacaciones o una licencia por enfermedad, o mejorarte con algunos cambios en tu jornada laboral.  Pero si optas por aplicar para la discapacidad, recuerda que puedes hacerlo mientras aún estás trabajando, lo cual es bueno, porque obtenerla podría tomar años, y no dejarías de recibir tus ingresos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...