jueves, 31 de marzo de 2011

Fibromialgia: La conexión de la dieta

La fibromialgia se trata de un complejo conjunto de síntomas que incluyen dolor muscular generalizado y una fatiga abrumadora y nada de esto se va, no importa cuánto se descanse.  Afecta a un 4% de la población, en su mayoría mujeres.

Como aún no hay tratamiento reconocido que funcione para todos, muchas personas se han volcado a la dieta como una forma de aliviar algunos de los síntomas.  Pero el hecho es que hay poca evidencia científica que apoye cualquier plan de alimentación como una manera de hacer frente a la fibromialgia.

Los expertos dicen que la diversidad es otro sello distintivo de la fibromialgia. Esto se debe a que la fibromialgia no es una enfermedad específica, sino más como un complejo de síntomas, y las diferentes personas parecen tener diferentes razones para tenerlo, por lo que lo que funciona para una persona con mucha frecuencia no funciona para otra, incluyendo las medidas dietéticas.

Expertos en reumatología creen que la diversidad de enfoques dietéticos pueden tener menos que ver con el impacto sobre la fibromialgia, y más que ver con el tratamiento de una enfermedad secundaria, posiblemente sin diagnosticar. Cuando una dieta específica ayuda a los pacientes, a menudo de debe a la presencia de una condición secundaria que tiene una respuesta reconocida a esa dieta. Y cuando se presta atención a la dieta, se consigue alivio de los síntomas y se siente mejor en general.

Hay una serie de condiciones de salud coexistentes que tienen una tendencia a ocurrir en personas con fibromialgia. Muchos de estos síntomas se solapan. Estos incluyen la intolerancia al gluten, la gota (una forma de artritis), y el síndrome de piernas inquietas. Algunos médicos creen que la sensibilidad a algunos alimentos a veces podría ser responsable de algunos de los dolores y la fatiga de la fibromialgia.

Por otra parte, debido a que cada una de estas condiciones secundarias responde a un enfoque dietético diferente, no es difícil entender por qué diferentes recomendaciones dietéticas funcionan en diferentes personas y en otras, no.

Algunos reumatólogos creen que la fibromialgia a veces incluso puede ser el diagnóstico equivocado, y esa es otra razón, por la que a veces se puede ver una respuesta tan dramática e inmediata a tantas medidas dietéticas diferentes.

Alimentos que vale la pena evitar

Aunque puede que no haya un único conjunto de directrices dietéticas perfectas para todos los pacientes con fibromialgia, hay ciertos alimentos o grupos de alimentos, que parecen hacer la diferencia para un número significativo de personas. Pero recuerde, evitar estos alimentos no es una garantía de que sus síntomas van a cambiar. También, tenga en cuenta que evitar un grupo puede ofrecer beneficios, mientras que evitar otro grupo puede no hacer ninguna diferencia en absoluto.  Procure informarse sobre los ingredientes de los productos alimenticios leyendo las etiquetas. 

image Aspartame. Existe un consenso general de que para la gran mayoría de personas con fibromialgia, los alimentos endulzados con aspartame podrían exacerbar sus síntomas.  Hay un receptor de dolor en el sistema nervioso conocido como NMDA. Cuando el dolor se convierte de agudo a crónico, se abre el receptor NMDA al dolor; el aspartame, que se clasifica como una excitotoxina, ayuda a estimular este evento. También se dice que las personas con fibromialgia parecen tener los receptores NMDA al dolor demasiado activos, haciéndolos más susceptibles a la estimulación.

El aspartame puede jugar un papel en la estimulación de las vías nerviosas, por eso para algunas personas, eliminarlo de su dieta puede tener un impacto dramático sobre el dolor.

Otros edulcorantes artificiales como Splenda, y Stevia no parecen tener el mismo efecto que el aspartame.

image Aditivos alimentarios incluidos MSG (glutamato monosódico) y nitratos. El MSG es un aditivo o potenciador de sabor que se encuentra en muchos alimentos procesados ​​y congelados y en algunos alimentos de las cocinas asiáticas. Los expertos dicen que puede intensificar los síntomas de dolor en muchos individuos. Al igual que el aspartame, el glutamato monosódico está clasificado como un excitotoxina y tiene el mismo potencial para afectar los receptores NMDA.

Lo mismo sucede con los alimentos que contienen preservativos como los nitratos que se encuentran comúnmente en embutidos como el jamón, mortadela o tocino.

Muchas personas que no tienen fibromialgia no toleran los nitratos o el MSG muy bien. Pero una de las características de la fibromialgia es que amplifica las reacciones desagradables, así que un estímulo que algunas personas encuentran ligeramente desagradable, se vuelve muy desagradable para quienes tienen fibromialgia. Eliminar estos ingredientes de la dieta, por lo general ayuda.

image Azúcar, fructosa y carbohidratos simples. No hay pruebas claras de que eliminar los carbohidratos simples, como el azúcar, las tortas, o el pan blanco, tendrá un impacto sobre la fibromialgia. Lo que puede hacer, sin embargo, es reducir los síntomas de la infección crónica por levaduras (un hongo que prospera en azúcares y puede ser una condición secundaria que contribuye al dolor de la fibromialgia). Esta teoría, sin embargo, todavía está siendo debatida por los expertos.

image La reducción de las bebidas carbonatadas endulzadas con fructosa puede producir resultados mucho más notables. Esto es debido a que la carbonatación provoca una reacción metabólica, que da lugar a mayor cantidad azúcar en la sangre mucho más rápidamente.

Es este rápido aumento de azúcar en la sangre seguido por la caída posterior, que exacerba la fatiga de la fibromialgia y a su vez, crea más antojos de azúcar, seguido por mas fatiga aún - permitiendo que se desarrolle un círculo vicioso.  Eliminar el azúcar, sobre todo las sodas, puede resultar en niveles de azúcar en sangre más controlados, lo que ayuda a reducir la fatiga y por lo menos algo del dolor relacionado.

image Cafeína (café, té, bebidas de cola y chocolate). Debido a que es considerado un estimulante, muchos pacientes con fibromialgia acuden a las bebidas ricas en cafeína como una fuente de energía, pero el impulso que se obtiene es falso y puede agravar la fatiga rápidamente.

El problema con la cafeína es que el estímulo es relativamente breve y transitorio, y está seguido por un efecto sedante sustancialmente más largo y más profundo. Debido a que las personas con fibromialgia ya están cansadas​​, los efectos sedantes pueden ser mucho más potentes, conduciendo a un efecto más profundo y duradero de fatiga.

La buena noticia es que la reducción de cafeína puede hacer una diferencia en menos de una semana. La mayoría de los pacientes comienzan a ver una diferencia en su nivel de fatiga casi de inmediato.

image Levadura y gluten. Aunque son dos sustancias separadas, con frecuencia aparecen juntas, sobre todo en productos horneados como pasteles, rosquillas y pan. Por esta razón, eliminar uno, por lo general significa eliminar ambos, lo que puede producir dos beneficios separados para las personas con fibromialgia.

En el caso de la levadura, algunos médicos piensan que fomenta el crecimiento excesivo del hongo de la levadura en el cuerpo, lo que puede causar o exacerbar la mayor parte del dolor de las articulaciones y los músculos que sufren las personas con fibromialgia. Sin embargo, no hay investigaciones que confirmen este vínculo.

El gluten puede agravar una condición conocida como intolerancia al gluten, que con frecuencia da lugar a una variedad de dolencias estomacales y otros problemas digestivos. También se asocia con la fatiga en pacientes con fibromialgia.

image Lácteos. Sean bajas o altos en grasa, algunos expertos dicen que, los productos lácteos, en particular la leche, se sabe que impulsan los síntomas de la fibromialgia. Evitar estos productos puede ayudar a algunas personas a mejorar su salud.

Por otro lado, si usted siente que la leche le hace algún bien a su cuerpo, no elimine los productos lácteos de su dieta; tómese uno o dos vasos de leche descremada al día. Tiene calcio para fortalecer los huesos y proteína para los músculos, y es libre de grasa.

image Plantas Nocturnas: pimientos, tomates, chile, papas y berenjenas. Hay más de 2,000 especies de vegetales que pueden ser incluidos en la categoría de "nocturnas". Los que son comestibles comprenden un grupo que algunos dicen que puede desencadenar brotes de diversos tipos de artritis, incluyendo la fibromialgia.

Hay pacientes que les va mucho mejor cuando eliminan estos alimentos de su dieta, aunque no se sabe con seguridad por qué, pero parece que funciona en un porcentaje significativo de pacientes con fibromialgia. Por otro lado, estos vegetales se encuentran entre los más nutritivos, así que si no activan el dolor de su fibromialgia, no los deje fuera de su nevera. 

Los nutrientes y el poder de una dieta saludable

Cuando usted está comiendo una dieta saludable para el corazón (baja en grasas saturadas, carnes grasas, magras y aves de corral, pero  alta en frutas y hortalizas frescas que no causan problemas), su cuerpo va a trabajar de una manera más saludable. Y aunque esto no necesariamente significa reducción de sus síntomas de fibromialgia, puede ayudar a reducir el riesgo de otras enfermedades que sólo pueden agravar sus problemas de salud. Cuando el cuerpo es más saludable en general, puede estar en mejores condiciones para hacer frente a cualquier enfermedad, y es más capaz de responder a incluso pequeños cambios que se hagan.

Un pequeño estudio publicado en la revista de Medicina Complementaria y Alternativa en el 2001 encontró que los pacientes que consumían una dieta vegetariana que consistía en alimentos integrales sobre todo crudos, vieron una reducción en sus síntomas de fibromialgia.

También se cree que seguir una dieta saludable para el corazón puede producir algunos efectos útiles específicos. Los pacientes con fibromialgia han documentado disfunción de las mitocondrias. Esta es el área de la célula donde se produce la energía. Por lo tanto, es necesario contar con altos niveles de nutrientes para que las mitocondrias puedan trabajar y producir la energía.  Esto significa, que mientras mayor sea el nivel de nutrientes de su dieta, al menos en teoría, mejor se sentirá.

Lo que también puede ayudar, es un suplemento de vitamina de alta potencia, así como suplementos que contienen ácidos grasos Omega 3.  Los  ácidos grasos Omega 3 se encuentran en alimentos como el aceite de pescado, semillas de lino, las nueces, algunos cereales fortificados, y los huevos; se consideran las "grasas buenas" y han demostrado tener un impacto beneficioso sobre la inflamación.

Para algunos pacientes con fibromialgia, la eliminación de todos o ciertos los alimentos antes mencionados, mas la introducción de suplementos a su dieta, les ha funcionado muy bien, por lo que definitivamente vale la pena intentarlo. 

Fuentes citadas y de referencia : WebMD
Dr. Michael McNett, Director de Fibromyalgia Treatment Centers of America, en Chicago
Dr. Kent Holtorf, Director Medico de Holtorf Medical Group Center for Endocrine, Neurological and Infection Related Illness en Torrance, California
Dr. Alex Shikhman, Reumatólogo - Director y fundador de Institute for Specialized Medicine in San Diego
Dra. Samantha Heller, MS, RD - Nutricionista

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...