martes, 13 de octubre de 2009

REFLEXION SOBRE COMO SER MAS OPTIMISTA

El optimismo se mide en función de cómo se definen los acontecimientos buenos y malos.

Si puedes aprender a definir los acontecimientos positivos como algo que hiciste, un signo de más cosas buenas por venir y evidencias de que mas cosas buenas ocurren en otras áreas de tu vida, estás a mitad de camino. Si también puedes pensar en los acontecimientos negativos, no como si fueran culpa tuya, sino como incidentes aislados que no tienen relación con eventos futuros o con otras áreas de tu vida, estarías llegando al final del camino!

Cuando sucede algo positivo en tu vida, analiza tu proceso mental por un momento. ¿Te estás dando el debido crédito a ti mismo por haber logrado que sucediera? Piensa en todas las fortalezas que posees y las formas en las que contribuiste, tanto directa como indirectamente, para lograr que sucediera. Por ejemplo, si haces un examen, no sólo piensa en lo maravilloso que es que te hayas preparado, sino que también piensa en el papel que juegan tu inteligencia y dedicación.

Piensa en otras áreas de tu vida que podrían verse afectadas positivamente por este buen acontecimiento. También, piensa en cómo la fortaleza que hay dentro de ti, ocasionó que esta buena cosa sucediera y también puede causar otros acontecimientos positivos en tu vida. Por ejemplo, ¿qué otras cosas buenas pueden venir de tu inteligencia, dedicación y capacidad para prepararte eficazmente para las tareas?

Imagínate las posibilidades futuras que podrías tener guardadas. Porque tu tienes la llave para tu éxito… ¿no deberías esperar que tus pruebas futuras siempre salgan bien? ¿no sería un resultado natural, el tener una carrera exitosa?

Cuando se producen acontecimientos negativos, piensa en las circunstancias atenuantes que podrían haber contribuido a que esto ocurriera. Si te va mal en un examen, por ejemplo pregúntate, ¿estabas especialmente ocupada(o) en la semana anterior? ¿Estabas algo privado de sueño? ¿Qué otras circunstancias contribuyeron a este fracaso? No debe ser una oportunidad para buscar excusas, sino mas bien un análisis objetivo, que te permita modificar, mejorar y tomar las acciones necesarias para que no te vuelva a pasar y puedas lograrlo la siguiente vez.

Ten en cuenta que esto no es necesariamente un reflejo de debilidad de tu carácter. También recuerda que tendrás un sinfín de oportunidades para hacerlo mejor en el futuro. Piense en tus próximas posibilidades de éxito, o en otras áreas donde puedes sobresalir.

La llave para el optimismo es maximizar tus éxitos y minimizar tus fracasos.

Es beneficioso observar honestamente tus defectos para que puedas trabajar en ellos, pero el concentrarte en tus fortalezas nunca te hará daño. Nunca minimices tus virtudes.

Mantén en mente que mientras mas practiques desafiando tus patrones de pensamiento, más automático se volverá tu proceso mental hacia el optimismo. No esperes grandes cambios de inmediato en tu forma de pensar, pero si espera que estos pensamientos se volverán arraigados con el tiempo.

Siempre recuerda que virtualmente cualquier fracaso puede y debe convertirse en una experiencia de aprendizaje, y debe ser considerado como un paso importante hacia tu próximo éxito.

Practica afirmaciones positivas … realmente funcionan!

Lo que necesitas son unos minutos extra y la disposición para examinar y reexaminar constantemente tus patrones de pensamiento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...