miércoles, 23 de septiembre de 2009

Dame una buena razón para sentirme feliz...


A menudo, cuando sentimos tanto dolor y malestar permanentemente, se nos hace difícil reconocer las buenas cosas de la vida.

Siempre es mas fácil detectar los defectos de las demás personas, en lugar de apreciar sus virtudes, y de la misma forma, siempre se hace mas fácil ver todo lo malo que nos pasa, en lugar de entender y agradecer lo bueno que hay en nuestras vidas.

Tomemos un momento para meditar, y tratemos de contar todas las bendiciones que tenemos, como: la salud y belleza de nuestros hijos, un hermoso hogar, un cariñoso y amable conyugue, amigos y familia que nos aman y siempre están pendientes de nosotros, pero sobre todo, a pesar de estar enfermos de fibromialgia, seguimos siendo seres humanos completos, con nuestra inteligencia intacta, no tenemos una enfermedad terminal y sobre todo, debemos agradecer diariamente que nuestra salud en términos generales es bastante buena, o al menos lo suficiente para no estar postrados en una cama.

Yo era una de esas que solía renegar y cuestionar frecuentemente, por qué me había dado tanto dolor, que había hecho yo para merecerlo, y hasta cuando iba a durarme este castigo?  Pero la verdad es que no tenemos oportunidad de seguir adelante, hasta que no comprendamos que nuestra vida significa mucho mas que el dolor que sentimos, y entendamos que realmente podemos manejarlo; siempre va a estar allí, en mayor o menor intensidad, la clave mas importante es no darle un lugar muy alto en tu escala de valores, como para que represente una de las cosas mas importantes de tu vida.

Estamos en este mundo para dejar una huella positiva en todos los que nos rodean, amigos y familiares, pero la huella mas profunda quedará en nuestros hijos.  Somos personas de mucho valor, que nos paramos diariamente de la cama, a pesar del dolor y el cansancio, que contribuimos a la sociedad aunque nos cueste tremendamente el esfuerzo, por lo tanto nuestro mantra diario debe incluir aquellas cosas por las cuales debemos sentirnos bendecidos y agradecidos, y en este mismo contexto debemos darnos cuenta de que tenemos mas de una razón para sentirnos felices.

Dulces Bendiciones para todos y les dejo con un texto para meditar sobre la Felicidad...
La felicidad no es un camino, ni un lugar, ni un metal precioso que con dinero se pueda comprar. FELICIDAD es una flor a la orilla de un río, es una puesta de sol, es la llegada del otoño, es la caída de las hojas … es mil cosas pequeñas y hermosas. No tiene nombre, fecha, ni edad; simplemente es; porque la felicidad está puesta dentro de nosotros, y no hay que buscarla, sino descubrirla y disfrutarla. No hay más secreto que ése. Hay gente que se pasa la vida buscando la felicidad, esperando ser felices, y al final acaban su vida y se dan cuenta que desperdiciaron mil momentos para ser felices en su desesperada búsqueda. Comprende, pues, que no hay mayor secreto para ser feliz que buscar la felicidad en tu corazón, y vivirla cada minuto de tu vida. No esperes a mañana para ser feliz. Di: “Hoy seré feliz”, y ¡sé feliz!. Vive alegre, en paz contigo y con Dios, ama a los demás, sé simple y sencillo y serás feliz. Camina de la mano con la vida, no adelante, ni detrás de ella. Deja que las cosas vengan como deben venir; no las llames ni las detengas, sólo espéralas en paz y acéptalas tal como vienen. No te inquietes por las cosas que no son necesarias, ni pierdas tu paz por nadie que no lo merece, solamente envuélvete en ella y ama. Eso sí, nunca dejes de AMAR, porque entonces habrás perdido lo más valioso de tu existencia y el real sentido de tu felicidad completa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...