viernes, 11 de mayo de 2018

COMO SE SIENTE LA FIBROMIALGIA

En este mes de las enfermedades reumáticas y particularmente mañana que corresponde con el Día Mundial de la Fibromialgia, quiero compartir un poco sobre como se siente la fibromialgia, ya que es importante que todos aquellos que nos rodean empiecen a comprender de que se trata esta terrible dolencia.

La fibromialgia puede variar mucho de una persona a otra. Sin embargo, todos tenemos algunas experiencias comunes de dolor y otros síntomas que podrían servir como referencia principal cuando de fibromialgia se trata.

Algunas personas con fibromialgia describen un ardor bajo la piel, como sensación de quemazón y hormigueo (miles de agujas arrastrándose) que se desplazan a lo largo de una extremidad, que además puede haberse adormecido también. 

Otros describen dolor en todas partes como si hubieran sido golpeados por un ablandador de carne o pasados a través de una prensa. Hay quienes experimentan corrientazos eléctricos y otros que sienten la piel dolorosa como quemada por el sol.

Muchos de nosotros sentimos dolor que no parece tener sentido. Puede ser desde cosas normalmente inofensivas, como una brisa fría, una tela suave que se mueve contra la piel o la presión de un apretón de manos, o como cuando alguien quiere llamar tu atención y te toca en el brazo con la punta de sus dedos. La pretina de un par de pantalones holgados, o el cinturón en una bata de baño, puede causar dolor punzante. Los tirantes del sostén, los elásticos de los calcetines y la ropa interior y las etiquetas de una camisa pueden convertirse en fuentes significativas de irritación o dolor.

Nuestros dolores pueden variar de leves a  severos y debilitantes y cambiar con frecuencia y rápidamente a lo largo del día. Un día, podemos tener bajos niveles de dolor y funcionar de manera casi normal, mientras que otros días estamos postrados en cama. Es posible sentirse bien en un momento y de repente el dolor te llega de golpe y te hace sentir como si te hubiera atropellado un autobús.

Para mas información también puedes leer: Los dolores de la fibromialgia

Esto es más que dolor
La fibromialgia implica mucho más que dolor. Existe una larga (larguísima) lista de síntomas que nos agobian.

Otros síntomas frecuentes incluyen rigidez matutina muy dolorosa que te impide moverte al despertar y ocasiones que todo tenga que hacerse lento, por lo cual toca despertarse con bastante anticipación a la hora en que debemos estar listos. Algunas personas incluso necesitan tiempo antes de poder pararse de la cama y empezar andar.

Despertarse sin sentirse recuperado, como si no hubieras dormido en absoluto, por falta de sueño restaurador, ya que no se logra conseguir un sueño profundo, y entre otros trastornos del sueño también son comunes, el síndrome de piernas inquietas, ápnea del sueño e insomnio.

También está la disfunción cognitiva, a menudo conocida fibroneblina o neblina mental, que puede nublarnos el pensamientos, haciéndonos incapaces de pensar con claridad o recordar lo que estábamos haciendo. La pérdida de memoria a corto plazo es común, y muchos de nosotros perdemos la capacidad de realizar múltiples tareas a la vez (multitasking). Podemos tener dificultades para recordar lo que leemos, aprender material nuevo o absorber lo que la gente nos dice, especialmente si hay algo que compite por nuestra atención. Otras dificultades comunes incluyen hacer cálculos simples, desorientarse en un entorno familiar o incluso elaborar una oración simple u olvidar palabras mientras hablamos. Mucha gente dice que siente como si su cerebro estuviera lleno de algodón.

Muchos de nosotros tenemos toda una serie de síntomas extraños que son molestos pero no tan malos como los tres grandes de dolor, fatiga y disfunción cognitiva. Es común escuchar a personas con fibromialgia decir: "Pensé que yo era el único", porque las listas cortas de síntomas usualmente no los incluyen.

Uno de los conjuntos más comunes de síntomas de segundo nivel es la sensibilidad. Esta condición involucra un sistema nervioso excesivamente sensible, y eso puede hacernos reaccionar mal a todo tipo de información sensorial, especialmente si es excesiva, como ruidos fuertes o repetitivos, luces brillantes o intermitentes, olores químicos fuertes (como el pasillo de lavandería en el supermercado) que pueden desencadenar una avalancha de síntomas.

Puede parecer incongruente que un ruido te provoque dolores punzantes en el abdomen o la contractura de los músculos de la espalda, pero ese es el tipo de reacciones inusuales que podemos tener ante esas cosas.

También puedes leer: La larga lista de los síntomas de la fibromialgia


Algo importante a considerar
La fibromialgia tiene muchos síntomas en común con otras afecciones, por lo que aunque vale la pena estar informado sobre lo que podrías tener, es mejor no sacar conclusiones sobre qué está causando tus síntomas ni mucho menos autodiagnosticarte. 

Es importante mantener la mente abierta y trabajar con el médico durante lo que puede ser un largo y frustrante proceso de diagnóstico, ya que antes de diagnosticar fibromialgia, primero hay que descartar un sinnúmero de otras posibles enfermedades que pueden estar causando tus síntomas y que en muchos casos incluyen la fibromialgia secundaria como uno de los síntomas.

Recuerda que tu objetivo es obtener un diagnóstico preciso a fin de que puedas encontrar los tratamientos adecuados para ti.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...