viernes, 14 de diciembre de 2012

Fibromialgia Tips: un consejo sobre la organización de los medicamentos que tomas

Tomar medicamentos es un asunto delicado; no se deben repetir y por supuesto no se debe omitir tomas. Cuando uno toma medicamentos a diferentes horas del día y esto incluye suplementos alimenticios, vitaminas, etc., hay que tener mucho cuidado de no duplicar las dosis.  Y en las ocasiones en que la neblina mental está en su apogeo, a veces podemos confundirnos hasta con la hora en que nos toca tomarnos un medicamento, si era en la mañana al mediodía o a media tarde.

Dejar de tomar los medicamentos necesarios puede tener efectos muy negativos, especialmente si son para la presión arterial, colesterol o enfermedades autoinmunes. Pero de igual manera, si se duplica una dosis de uno o varios medicamentos, se puede tener una intoxicación y hasta la muerte. Así que debemos ser super cuidadosos con esta tema. 

Si eres como yo, es probable que muchas veces te hayas tomado una medicina y luego no estés seguro si fue asi o no. Antes me ocurría que me tomaba el medicamento y luego no podía recordar si me lo había tomado, entonces lo que generalmente hacía, era no tomarlo para evitar la duplicación. 

Con esto en mente, salí a comprarme un pastillero para colocar las píldoras y pastillas que debo tomar diariamente.  Me encontré con diferentes tipos: cuadrados, redondos, con pocos o muchos espacios, en fin, hay de muchos colores y sabores.  Me decidí por este (que se aprecia en la foto); tiene 4 espacios por día: mañana, mediodía, tardecita (o con la cena) y antes de dormir, y los días se pueden desprender de tal forma, que me puedo llevar los medicamentos de ese día conmigo cuando tengo que salir de casa.  Todos los domingos por la noche, lo lleno con las medicinas que debo tomar en la semana y pongo cada pastilla en el lugar del día que corresponde según el horario.  Hasta ahora me ha funcionado muy bien y no solo porque estoy consciente de haberme tomado los medicamentos, sino que también me doy cuenta cuando he omitido alguna medicina, y tengo la oportunidad de tomármela si aún es posible.

Si sólo tienes que tomar una pastilla al día o varias juntas o seguidas, puedes conseguirte uno más pequeño o más sencillo que tenga un solo espacio por día. Lo importante es tener uno que funcione para lo que tu necesitas.

Este ha sido mi consejito para el día de hoy.  Espero que tengas un excelente Fin de Semana!!

domingo, 9 de diciembre de 2012

Cuando no podemos decir que "NO"

Ayer sábado se celebraba en Panamá, el Día de la Madre... y desde hace varios días mi mamá nos había invitado a pasar la tarde en su casa. Tan especial era el evento, que hasta nos preguntó a cada uno que queríamos comer y fue a comprar menús individuales para todos... ¡cuanta especialidad!

Sin embargo, desde el viernes en la mañana estoy con una crisis de 10 (el número máximo en mi escala de dolor ), con mucho dolor en los hombros, brazos y manos, cuello y nuca, y un dolor de cabeza intermitente. Terrible... tan terrible... que no me permitía casi ni mover los brazos, ni mucho menos levantarnos (aunque a pesar de ello, moviendo los brazos muy lento y con algo de ayuda, logré hacer comida y hasta brownies).

A pesar de la cremita caliente y el masajito de la noche del viernes, el sábado aún seguía sintiéndome igual de mal.  Pero tenía este compromiso con mi mamá, y no pretendía faltar.  En cualquier otra circunstancia, hubiera llamado para decir "lo siento, no puedo asistir porque estoy malita", pero en este caso tan especial  sentía que simplemente no podía decir que "No".  

Entonces como manejar esta situación?  Me puse a pensar que cosas serían las mas recomendables para sobrellevar esta situación de la mejor manera posible, y aquí les dejo, el resultado de mi análisis, que dicho sea de paso, funcionó bastante bien...
  • Primero que todo, está mi actitud mental. Necesito prepararme mentalmente para manejar este día. Pensar por adelantado cómo será el día y convencerme de que podré manejarlo.
  • Informarle a los demás como me estoy sintiendo para que sus expectativas de mi parte sean realistas, porque no voy a poder estar levantando ni moviendo nada, ni siquiera un plato, y deben saber a que se debe, sobre todo porque necesitaré ayuda para todo (levantarme, caminar, moverme, servirme la comida, etc.)
  • Tomarme un relajante muscular y un baño caliente antes de salir de casa. Llevarme la cremita caliente por si acaso y mi almohadita especial para el soporte del cuello.
  • Sabiendo a donde voy, planificar en donde estaré sentada o recostada, obviamente buscando la mayor comodidad para mí. Pedir almohadones extra o intentar varias posiciones hasta sentirme cómoda.
  • Procurar que alguien mas maneje el auto, para evitar el estrés y mantenerme relajada (incluso en algunos casos, opto por sentarme en los asientos de atrás, aunque se trate de mi propio auto).
  • Poner mi mejor cara, por muy mal que me sienta; no tiene sentido tener mala cara ya que eso no me ayuda sentirme mejor, pero si hace que los demás se sientan mal por mi causa.  Tratar de mantener un estado de ánimo agradable, sobre todo si usualmente es uno quien establece el tono de la reunión.
  • Si en algún momento me siento demasiado mal, retirarme unos 15 o 20 minutos para recostarme en una cama; con seguridad este tiempo podrá ayudarme para recargar mis energías.
  • Y si en realidad ya no aguanto el dolor, entonces llegó la hora de despedirme; y siendo que ya estuve un rato y todos están enterados de como me siento, no deberá ser un problema, retirarme antes de terminada la velada.

Debemos tener en mente la siguiente idea al salir de casa: el objetivo es estar presentes, disfrutar del momento, compartir con los demás y no estropearle la celebración al resto de las personas.  No podemos vivir encerrados, ni negarnos a compartir con quienes genuinamente desean pasar tiempo con nosotros.

Resumiendo mi día: salí de casa a las 5:00 pm y estuve en casa de mi madre hasta las 10:00 pm.  Uno de mis hijos manejó mi auto de ida y vuelta, y traté de estar lo más cómoda posible todo el tiempo.  La última hora y media de esta jornada me costó cada vez mas y al final ya me sentía insoportablemente mal.  Sin embargo, dentro de todo, considero que pasamos un rato agradable. 

Por supuesto, al llegar a mi casa, solo quería llorar de tanto dolor, pero mis hijos me ayudaron y me atendieron prácticamente hasta que me dormí (como se invierten los papeles cuando tenemos estos problemas de salud, verdad?).   Y creo que el sentir el cariño y atención de las personas que te aman es una clave fundamental para sobrellevar el malestar.

Hoy todavía seguí en 10 y de hecho, gran parte de este artículo tuve que dictarlo a la computadora, pero no quería dejar de compartir esta experiencia, porque a pesar de todo, no me arrepiento de haber asistido a pesar del dolor.  

Por supuesto que a nadie que sufra de fibromialgia le provoca pasar por este tipo de experiencias y cuando nos sentimos así, preferimos quedarnos tranquilos; pero siempre habrá alguna ocasión en la que forzosamente debamos decir "SI" y es bueno saber lo que podemos hacer para manejar la situación.

Espero que mi experiencia le sirva de ayuda a alguien mas y les deseo la mejor de las semanas.  Y de paso, a todas mis compatriotas panameñas, les deseo que hayan pasado un maravilloso Día de Las Madres!  Mil Bendiciones!!!

 

jueves, 6 de diciembre de 2012

El Insomnio y la hipersomnia en la fibromialgia

Algunos de los síntomas mas frecuentes de la Fibromialgia y SFC están relacionados con trastornos del sueño, ya sea insomnio, pobre calidad de sueño, despertarnos constantemente, tener pesadillas, dificultad para volver a dormirnos si nos paramos en la noche, y en algunos casos, la sensación de que se requiere dormir mas horas de las que se consideran normalmente necesarias, o hipersomnia.

Creo que todos los que sufren de fibromialgia o síndrome de fatiga crónica han experimentado algunos de estos trastornos de sueño, sino todos, y mucho se ha escrito sobre toda clase de recomendaciones para contrarrestar el insomnio o mejorar la calidad del sueño.

Pues, yo al igual que ustedes también experimenté toda mi vida, esa dificultad para quedarme dormida, y mantenerme dormida por largos periodos de tiempo; y para desempeñarme adecuadamente durante el día, requería mis 8 horas de sueño reglamentarias, aunque en la práctica, uno siempre duerme menos (aproximadamente unas 6 o 7 horas).  Sin embargo, desde hace unos meses, estoy experimentando, mas bien, una hipersomnia.  Es decir, que pasadas las 8 horas que usualmente debemos dormir, aún sigo teniendo mucho sueño (como si me hubiese tomado una pastilla para dormir o un relajante muscular), y como afortunadamente tengo la posibilidad de hacerlo (sin ánimo de sonar antipática, porque estoy pensionada y no tengo que pararme temprano para ir a trabajar), entonces me quedo en cama y resulta que estoy durmiendo alrededor de 9 a 10 horas.

Quizás no le había dado mucha importancia a esto, porque no me parecía que tenía ningún impacto negativo en mi; mas bien por el contrario, me parece que tengo un poco mas de energía y una reducción en la severidad del dolor diario. Pero aún así, estaba empezando a preocuparme, porque sentía que perdía mucho tiempo durmiendo; sin embargo, precisamente hoy he estado leyendo algunos artículos respecto al incremento en el tiempo de sueño, y su impacto en el dolor crónico.

Resulta que un pequeño estudio publicado en este mes en la revista Sleep, ha demostrado que el tiempo de sueño adicional puede desempeñar un papel en la reducción del dolor y proporcionar algo de alivio para quienes sufren de dolor crónico.  Aunque este estudio fue realizado con personas sanas, se pudo concluir que su agudeza mental mejoró durante el día y disminuyó su sensibilidad al dolor, de acuerdo a las pruebas realizadas.  Este hallazgo sugiere que la disminución de la sensibilidad al dolor es similar a tomar una dosis de 60 mg de un analgésico con codeína dos veces al día.

¿Cómo ayuda el sueño a reducir el dolor?
"Creemos que tanto la pérdida de sueño como el dolor aumentan los niveles de marcadores inflamatorios, pero dormir más puede ayudar a disminuir esta inflamación", dijo el Dr. Thomas Roth

Aunque esta evaluación no fue realizada precisamente para pacientes con fibromialgia, yo pienso, por experiencia propia, que sí puede tener algo de impacto en el grado de dolor que experimentamos diariamente.  Lamentablemente, sé que no todos pueden dormir demasiado, pero vale la pena tener conocimiento de esto, ya que en la medida de nuestras posibilidades, pudiéramos tratar de quedarnos en cama durmiendo algo de tiempo extra, cuando tengamos la oportunidad, para ver si nos proporciona algún alivio.

Bendiciones y Abrazos para todos,


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...