viernes, 15 de julio de 2011

Diana Luna nos cuenta su historia

Diana ha compartido su historia con nosotros, llena de dolor, pero también de valor.  Aquí se las dejo. Dios te bendiga Diana.
☼ •.¸¸.• ☼ •.¸¸.• ☼ •.¸¸.• ☼ •.¸¸.• ☼ •.¸¸.• ☼

Mi nombre es Diana Luna, tengo 41 años y Mexicana de nacimiento.
Mi historia comienza desde que tenía yo unos 11 años de edad. Un día de la nada me di cuenta de que mi dedo índice de la mano derecha estaba hinchando como un globo, con dolor, pero mas comezón y ardor. Lo platiqué con mamá y no le dio importancia. Después de algunos días, lavando el patio de la casa, me di cuenta de que las rodillas las tenía hinchadas y rojas como púrpura. Fui de inmediato con mamá y cuando me miró dijo: Que ha pasado contigo? Que tienes? te duele? etc.
Entonces tomó cartas en el asunto, fuimos con un Médico Reumatólogo y me mandó a hacer algunos estudios, algunos de ellos para detectar reumatismo y otros de garganta para ver si había algún estreptococo y en efecto salió uno; el betemolítico. Después de tener los resultados fuimos a la consulta y cuándo miró los estudios le dijo a mamá: Su hija tiene Fiebre Reumática. Hay que darle tratamiento y muchos cuidados, de lo contrario tu hija a los 20 años estará en una silla de ruedas... Lo recuerdo como si hubiera sido ayer, recuerdo como un sueño las lágrimas de mamá después de la noticia.
Mamá con la lucha por mi salud, me llevó a ver a un Médico Homeopático y el me trató de manera eficaz o por lo menos eso creímos.
Años después ya casada, comenzó una vez mas el martirio. Lo primero que se presentó, fue la falta de sueño y de muy mala calidad, siempre con muchas pesadillas, amanecía muy cansada, siempre de mal humor, cuando tenía algunas actividades, me agotaba a diferencia de los demás. Tuve algunos eventos de ausencias, olvidos mediáticos, cambios demasiado bruscos de humor, pérdida de memoria, etc. Estando yo en el trabajo (Promeco laboratorio) tuve una crisis convulsiva, entonces comencé a hacerme una serie de estudios, fui al Hospital ABC para mayor acierto de los resultados y el diagnóstico fue: Epilepsia en grado II. Irritabilidad generalizada en ambos hemisferios. Visité de inmediato al Doc. Ignacio Madrazo, quién confirma el diagnostico y me medica con un antidepresivo y un anti convulsivo. Pero la verdad es que me sentí peor con los medicamentos, parecía que empeoraba en lugar de mejorar. Pero en fin, después de varios meses incluso podría decir años, fui a ver a otro Neurólogo el Doc. Fernando Franco Rueda, un eminente Neurólogo, quien comenzó a tratarme y una vez mas a sentirme de la patada y tomé la decisión de dejar los medicamentos.  
Pasaron muchos años y a los casi 37 años comencé una vez mas y de peor manera, con los síntomas. Cansancio, malestar, falta se sueño y cuando lo lograba, soñaba muchas pesadillas, mismas que me hacían despertar sudando y muy exaltada. No quiero dejar de mencionar que mis embarazos fueron muy malos, con una fatiga que no podía ni si quiera despertar en las mañanas, con mucha depresión, pero además viviendo violencia intrafamiliar. En el trabajo comencé a rendir menos, a terminar las jornadas a rastras y a perder mucho peso. Entonces fui a ver a un Médico Internista y el me mandó a hacer muchos estudios sin decirme nada en claro. Después de los resultados me mandó con una Reumatóloga y ella es quién me diagnostica la Fibromialgia. Ella con mucha honestidad me dice que ella no cuenta con el expertice para tratar la enfermedad, que me recomendaba ver al único Médico reconocido en el Mundo el Doc. Manuel Martínez Lavín, quien fue el que me confirma no solo el diagnóstico, sino que me asegura que yo desde niña padezco esta pu... enfermedad. 
Aún con el diagnóstico seguí en la búsqueda de que era lo que me sucedía, por que lo que él me había dicho no se parecía en nada a lo que estaba yo padeciendo. Vi un sin fin de médicos, todos reconocidos, entre ellos a una bellísima Doctora Algóloga (especialista en el dolor), ella es quién en realidad me hace saber que era la FB. Lloré como desde niña no lo hacía, quería matarme, arrancarme la vida y decidí no seguir con la vida. Pero afortunadamente con el apoyo de mi mamá y de toda mi amorosa familia, seguí adelante y comencé a luchar como una verdadera guerrera. 
Mandé un mail a la Directora del Instituto Mexicano de Psiquiatría (Juan Ramón de la fuente), solicitándole con toda mi humildad que me recibiera, que me estaba muriendo en vida.
Claro que yo ya había estudiado todo sobre la afección, incluso contacté a un Médico Cubano y me dijo que no fuera a Cuba (tenía pensado viajar) por que aquí contábamos con la credibilidad de la afección, cuando en otros países aun está considerado como Síndrome. Entonces una Doctora se puso en contacto conmigo para recibirme en el Instituto... Y ahí voy. Me recibió la Sub Directora de consulta Externa y de manera inmediata comienza con mi Historia Clínica y comienza mi tratamiento. Comenzó con algunos medicamentos que no recuerdo pero hoy día tomo Tivanyl (antidepresivos) gabapentina (anticonvulsivos) y Tradol para el dolor.
Gracias a Dios hoy día no saben como he mejorado, regresé a trabajar mis jornadas de mas de 6 horas. Claro y no puedo negarlo, los dolores están ahí, los controlo con medicamento y con distracción laboral, me separé de mi esposo (violento y maltratador) y hoy las cosas me van bien y con todas las ganas de seguir adelante.
Gracias por darme la oportunidad de contarles mi historia...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...