viernes, 18 de marzo de 2016

Calambres y espasmos musculares en la Fibromialgia

Los espasmos musculares pueden ser una fuente de considerable dolor en personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica. Muchas veces no logramos que nuestros músculos se relajen, ni siquiera a pesar de varios tratamientos. 

Yo, casi siempre tengo los músculos contraídos, sobre todo en el cuello, toda la espalda (desde los hombros hasta los glúteos) y en los muslos. Sin contar que también tengo otros espasmos musculares en diferentes lugares de mi cuerpo en diferentes momentos del día. Y esta es una situación que limita mi actividad física de manera relevante y con frecuencia me impide conciliar el sueño con facilidad. 

A parte del hecho de que también, estos espasmos musculares pueden ocurrir de golpe. Al menos en mi caso, pueden llegar súbitamente, sin que haya forma de predecirlos; puedo sentirme bastante bien, estar caminando, sentada o recostada y de repente ocurren, sin yo haber hecho nada especial.

Pero, qué causa estos espasmos musculares?

Aunque los científicos aún no tienen una respuesta definitiva, algunos estudios han demostrado una relación entre los espasmos musculares y los puntos gatillo (18 puntos sensibles en el cuerpo, utilizados para diagnosticar fibromialgia).

Los puntos gatillo son unas pequeñas áreas de tejido muscular y fibrosos que están en constante espasmo, pero que a veces, pueden mejorar o empeorar. Una característica importante de los puntos gatillo es que pueden causar dolor referido; es decir, que causan dolor lejos de donde están, por lo que un punto gatillo activo en su cuello puede provocar dolor en la cara alrededor de los ojos, o dolor de cabeza. Y cuando usted le refiere a su médico, el lugar donde le duele, éste no observa nada malo. ¿Suena familiar?

En un estudio, los investigadores fueron capaces de recrear el dolor "aparentemente aleatorio" de la fibromialgia mediante la manipulación de los puntos gatillo, lo que sugiere que al menos algunos de nuestros dolores pueden ser causados por los puntos gatillo.

Otra posible causa de los espasmos musculares, es que nuestro sistema nervioso no funciona adecuadamente, y los nervios envían señales incorrectas, causando contracciones o espasmos.

Como tratar los espasmos musculares

El tratamiento más común para los espasmos musculares son los relajantes musculares como la Ciclobenzaprina. En mi experiencia personal, cuando he tenido espasmos o dolores musculares muy fuertes, tomo 10 mg de Ciclobenzaprina (Tonalgen o Flexeril), y aunque me ayuda a disminuir la intensidad del dolor, ciertamente no es una solución completa.

Se cree que algunos suplementos ayudan con los espasmos musculares, como Magnesio, Acido málico, Calcio, Zinc, Complejo B, Creatina. Algunas personas parecen obtener alivio de ellos, aunque no existen pruebas sólidas de su eficacia y hay poca o ninguna investigación sobre ellos específicamente para la fibromialgia o síndrome de fatiga crónica.

Otras personas obtienen alivio de tratamientos no tradicionales, como Acupuntura, Masajes (especialmente de liberación miofascial y drenaje linfático), inyecciones en los puntos gatillo, terapia física.

Sin embargo, hay algunas cosas que usted puede hacer en casa para ayudarse a mejorar los espasmos musculares (yo las uso todas), como:
  • Usar dispositivos de masaje en las áres afectadas
  • Aplicar calor con un pad eléctrico
  • Aplicar Hielo o pad congelado
  • Estiramientos
  • Practicar Yoga y/o Tai Chi
  • Aplicar cremas musculares o parches tópicos

Algunas consideraciones adicionales....

¿Sabía usted que se necesita más energía para relajar un músculo que para que se contraiga? De hecho, se necesita el doble. Cuando nuestra energía está baja, como suele suceder en la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, el cuerpo no puede realizar ese trabajo y el músculo permanece contraído. Por lo que parece haber una conexión entre la falta de energía a nivel celular y la incapacidad de relajar los músculos.

Según algunos estudios, los suplementos que pueden aumentar la energía celular incluyen B-12, Magnesio, Carnitina, CoQ10, D-ribosa, NADH (Dinucleótido de Nicotinamida y Adenina, más conocido como Nicotin Adenin Dinucleótido). Se puede observar que el Magnesio y la Vitamina B-12 también se enumeran como ayuda para los espasmos musculares.

Vivir con espasmos musculares

Si bien es cierto, que los espasmos musculares no se puedan eliminar por completo de nuestras vidas cuando sufrimos de fibromialgia o síndrome de fatiga crónica, también es cierto que tenemos un montón de opciones de tratamiento que pueden ayudarnos a sentirnos mejor y funcionar mejor.

Como siempre digo, no hay fórmula exacta para todos por igual, es cuestión de experimentar. Hable con su médico sobre las opciones, y pruebe algunos tratamientos que sean seguros para usted, y cuando algo le funcione, simplemente, siga haciéndolo.

Feliz y Bendecido Fin de Semana!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...