viernes, 3 de octubre de 2014

La Fluoxetina, sus usos y efectos secundarios

Siempre que hablo de depresión y antidepresivos, menciono la Fluoxetina, porque es lo que mejor me ha funcionado a mi en particular, aunque realmente hay un sinnúmero de antidepresivos muy buenos en el mercado, que definitivamente pueden proporcionar buenos resultados; solo falta encontrar el correcto, considerando que a cada persona le funciona algo diferente, lo que significa que no se puede decir que alguno sea mejor que otro.

La Fluoxetina (también conocida como Prozac) se usa para tratar diversos problemas, como la depresión (es decir una depresión continua que interfiere con el funcionamiento diario de la persona), el desorden obsesivo-compulsivo (una obsesión es un pensamiento que no se va, una compulsión es una acción hecha una y otra vez para aliviar la ansiedad), para algunos trastornos relacionados con los hábitos alimenticios (como la bulimia), los ataques de pánico (incluyendo el pánico asociado con la agorafobia - un temor severo a estar en multitudes o lugares públicos) y también para aliviar los síntomas del trastorno dispórico premenstrual (incluyendo los cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, hinchazón abdominal y la sensibilidad de los senos).

La Fluoxetina pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores selectivos de recaptación de serotonina. Funciona al aumentar la cantidad de serotonina, una sustancia natural en el cerebro que ayuda a mantener el equilibrio mental.  Este efecto tan beneficioso para la depresión, también se hace extensivo para la fibromialgia, ya que al incrementar los niveles de serotonina, se disminuye la percepción del dolor en el cerebro. No lo elimina por completo, ni desaparece, pero ciertamente se puede sentir mejoría en este aspecto.

Efectos Secundarios
Los efectos secundarios no pueden ser anticipados. Si hay algún desarrollo o cambio en la intensidad, se debe informar al médico tan pronto como sea posible. Solamente el doctor puede determinar si es seguro que se continúe con el tratamiento con Fluoxetina.

Los efectos secundarios más comunes pueden incluir: sueños anormales, eyaculación anormal, visión anormal, ansiedad, impulso sexual disminuido, mareos, boca seca, síntomas como los de la influenza, rubor, gases, dolores de cabeza, impotencia, insomnio, picazón, pérdida del apetito, nausea, nerviosismo, sarpullido, sinusitis, falta de sueño, dolor de garganta, sudores, temblores, estómago malo, vómitos y debilidad.

Los efectos secundarios menos comunes pueden incluir: sensación del gusto anormal, agitación, problemas de sangramiento, escalofríos, confusión, dolor de oídos, inestabilidad emocional, fiebre, orinar en forma frecuente, presión sanguínea alta, apetito aumentado, pérdida de memoria, palpitaciones, un tintineo en los oídos, desórdenes del sueño, subir de peso.

Efectos secundarios menos comunes en niños y adolescentes pueden también incluir: agitación, sangrado menstrual excesivo, orinar en forma frecuente, hiperactividad, manía o hipomanía (sentimientos inadecuados de alegría y/o pensamientos rápidos), sangrados de nariz, cambios de personalidad y sed.

Los efectos secundarios pueden no experimentarse nunca, como pueden durar un par de semanas mientras el cuerpo se ajusta al medicamento. Sin embargo, si se mantienen por mas de un mes, es recomendable informarlo al médico.

Conclusión
Tantos y tan delicados efectos secundarios, pueden hacer que nos parezca que no vale la pena tomar este medicamento. Pero en realidad es poco común experimentarlos y si llegamos a experimentar algunos, usualmente dura algunas semanas y luego se supera. Sin embargo, al comparar los beneficios de la Fluoxetina con los posibles efectos secundarios, se concluye que estas molestias se pueden tolerar por unas cuantas semanas, a fin de obtener la mejoría y sensación de bienestar tan necesaria tanto en los casos de depresión como en los casos de fibromialgia.

No pretendo hacerle propaganda a la Fluoxetina, pero yo llevo años tomándola, y puedo atestiguar que ya no sufro de efectos secundarios, y si alguna vez siento alguna molestia, realmente no le doy importancia, porque las veces que he suspendido el medicamento, he podido presenciar el efecto negativo que tiene en mi cuerpo, y como la intensidad de los dolores, sobre todo los generalizados, regresan con fuerzas renovadas.


Todos los medicamentos que se tienen que tomar por períodos prolongados, generalmente tienen efectos secundarios hasta que el cuerpo se acostumbre a ellos. Ya sea éste u otro antidepresivo, mi recomendación es buscar uno que a ti te funcione, y usarlo a pesar de los efectos secundarios (a menos que no desaparezcan en un período prudencial), y disfrutar de los beneficios que proporcionan. 


El Prozac es caro, pero si puedes pagarlo, úsalo.  Sino, hay un sinnúmero de genéricos en el mercado; solo te recomiendo que no uses el mas barato, porque muchas veces no funciona (como dice el dicho: "lo barato sale caro"). Después de buscar y probar varios, yo encontré uno que cuesta menos de la mitad de lo que cuesta Prozac y me ha funcionado muy bien. El asunto es buscar ayuda para sobrellevar los síntomas de la fibromialgia.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...