martes, 30 de abril de 2013

Haciendo de tripas corazón...??

La fibromialgia se vuelve una parte tan impredecible de nuestras vidas, que en muchas ocasiones no podemos hacer planes concretos, y cuando los hacemos, muchas veces no podemos cumplirlos.  Y siempre tenemos esa aprensión de no poder llevar a cabo aquello que nos gusta.

Durante todo el embarazo de mi nuera y mas en los últimos meses, me preocupaba mucho el no poder ser de suficiente ayuda, llegado el momento, ya que nunca sabemos cuando vamos a estar un poco mal y cuando vamos a estar muy mal.  Y la verdad es que durante el mes de vida que tiene mi nieto, he salido adelante con honores; tanto es así, que en la cita del primer mes del bebé, cuando el pediatra me preguntó como me iba con la fibromialgia y mi el manejo de mi nieto, mi nuera contestó rápidamente... "parece que el bebé le ha hecho mucho bien".

En los últimos años he aprendido a vivir de una forma muy particular, evitando aquello que me causa malestar, descansando mucho luego de un esfuerzo excepcional, procurando canalizar el estrés lo mejor posible, tomándolo todo con calma, pero tratando de disfrutar y compartir buenos momentos con mis seres queridos.  Y sin embargo, puedo decir que este mes de abril ha sido maravilloso a pesar de mi malestar.

La atención que requiere de mi parte, este pequeño ser, me ha resultado un esfuerzo manejable y agradable al mismo tiempo, permitiéndome dar el apoyo necesario, aunque algunas veces termine el día muerta de cansancio; pero la sensación que siente una abuela al tener ese rollito de amor entre los brazos, debe producir tal cantidad de serotonina en el cerebro, que disminuye la intensidad del dolor, y te permite funcionar de una manera casi normal.

Generalmente utilizamos la frase "hacer de tripas corazón" para hacer referencia a un esfuerzo por disimular el miedo, el cansancio o la tristeza y actuar con valentía, a pesar de la vulnerabilidad, y así es como estaba dispuesta a funcionar... haciendo de tripas corazón a pesar de mi condición; sin embargo, viéndolo en retrospectiva, la única forma como puedo aplicar esta frase es porque todas las tripas que me dolían se me llenaron de un amor tan sublime e inocente, que a pesar de mi dolor y mi malestar, he podido disfrutar de la tierna mirada, la cálida sonrisa, el maravilloso olorcito de bebé y el dulce calor de mi pequeño nietecito.

No digo que estoy maravillosamente bien y sin nada de dolor, pero cuando estoy con él, es como si el malestar general se pusiera en estado de espera (aunque por supuesto, lo siento mas tarde y a veces hasta mas doloroso), pero los momentos que disfruto con él son extraordinarios y no me los perdería por nada del mundo.

Ciertamente, el amor es uno de los mas poderosos analgésicos que existe, y ojalá todos los que sufren de dolor crónico pudieran experimentar algo similar con frecuencia, ya que te ayuda a seguir adelante y a mantenerte en pie contra viento y marea.

Ofrezco mis disculpas por la tardanza en publicar en el blog, pero fue casi como si me hubiese tenido que tomar unas vacaciones obligatorias (¡¡aunque maravillosas!!) pero ya estoy de vuelta y seguiremos en contacto.

Un gran abrazo y Mil Bendiciones para tod@s ♥♥♥


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...