viernes, 27 de julio de 2012

Meditación para dormir

No se con cuanta frecuencia les ocurre a ustedes, pero a mi, por lo menos en los últimos 20 años siempre me ha sucedido, que cuando me acuesto a dormir, parece que mi cerebro no quisiera detenerse, permanece ocupado y lleno de toda clase de pensamientos, que fluyen a una velocidad vertiginosa y de manera constante.  A veces me maravillo de como esta pieza de ingeniería biológica permite que procesemos tanta información, mientras que otras veces, pienso que nuestro cerebro realmente necesita descansar y que nos toca a nosotros mismos, encontrar la forma mas eficaz de lograrlo.

Hace muchos años, yo solía dormirme de la forma que considero normal, es decir, se apaga la luz y la televisión, uno se acuesta en la cama, cierra los ojos y se duerme.  Pero desde que me casé (hace ya muchas lunas), mi esposo me acostumbró a dormirme con el televisor encendido, programándole un temporizador para que se apagara solo, y esta desastrosa costumbre nunca mas la he podido eliminar de mi vida.  Las veces que me ha tocado dormir en algún otro lugar (que no sea mi propia cama), me cuesta muchísimo quedarme dormida e incluso, cuando trato de hacerlo en mi propia cama, con el televisor apagado, también me cuesta trabajo.

Yo medito y he leído libros de meditación y relajación, y alguna vez debo haber leído en alguna parte algo que me ayudó a desarrollar una técnica de relajación que me funciona, y dicho sea de paso, hasta le he enseñado hasta a mis hijos.

A continuación, la describo paso a paso:
  • Acostada en la cama, imagina una gran bola o un círculo de brillante luz blanca, girando en la parte de abajo de tu cuerpo, frente a tus pies; que sea lo suficientemente grande como para desplazarse alrededor de tu cuerpo. 
  • Imagina que de esta luz blanca se desprende una energía positiva llena de paz, armonía y tranquilidad. 
  • Primero, la bola empieza a desplazarte hacia ti y tus pies se introducen en ella, con en una piscina de luz blanca.  Puedes sentir su calidez en tus pies y tobillos. 
  • Lentamente, mueves la bola a través de tus piernas, hacia arriba, muy despacio, siempre percibiendo como brilla y la calidez que emana, y puedes sentir como se relajan los músculos de tus pantorrillas y muslos. 
  • Deja que la bola siga subiendo por tus piernas hasta llegar a tus caderas, muy despacio, visualizando su brillo y como te envuelve. 
  • Recuerda respirar suavemente; respiraciones largas y profundas.
  • Mantén la concentración para seguir percibiendo las vibraciones positivas que giran alrededor de tus caderas.
  • Observa como esta gran bola de luz blanca se desplaza por tu abdomen y luego tu tronco, brindándote relajación y tranquilidad, y puedes sentirte como si estuvieras flotando en agua.
  • De repente, se desprenden dos círculos pequeños que viajan desde tus hombros, por tus brazos hasta las puntas de tus dedos y regresan lentamente de vuelta, para reunirse con gran círculo alrededor de tu cuerpo.
  • Ahora, la bola brillante se encuentra ubicada en tu cuello y puedes sentir su calidez concentrada en tu nuca, y como los músculos alrededor de tu cuello se van relajando.  Si quieres puedes dejar la bola en este punto, un rato mas para conseguir mas relajación en esta área.
  • Finalmente, la bola luz envuelve tu cara y cabeza, que puedes sentir mas ligera y despejada (siempre recordando la respiración), hasta que sale por la parte de arriba de tu cabeza, llevándose la pesadez, preocupación, hiperactividad del momento, y dejando solo paz, tranquilidad y relajación.
  • Es importante, mantener constante el ritmo de la respiración, largo, suave y profundo.
  • Donde sientas que necesitas mayor relajación, puedes dejar que la bola de luz blanca gire alrededor de este lugar por un poco mas de tiempo, hasta que puedas sentir los músculos realmente relajados.

Me gustaría compartirles que desde hace algunos años que uso esta técnica en las noches, buscando la forma de quedarme dormida, muchas veces, ni siquiera paso de los muslos; generalmente, me quedo dormida, como máximo, en las caderas o el abdomen. 

Pueden practicarla a cualquier hora del día, cuando sientan que necesitan relajarse, no necesariamente solo para dormir.  Y mientras mas la practican, mas fácil se hace utilizarla de noche para quedarnos dormidos. 

Espero que esta técnica le pueda servir de ayuda a algunos, y si logran utilizarla, por favor, coméntennos como les ha funcionado.

martes, 24 de julio de 2012

Mi poética relación con el dolor

Oh, dolor ... dolor!
Amargo compañero!
Que con tus garras te aferras a mi sin piedad.
Hemos estado juntos tanto tiempo,
que ya nos conocemos demasiado bien,
casi como marido y mujer...

Pero nuestra sociedad es una relación dolorosa e imperativa,
porque aunque tu me escogiste a mi... yo no te escogí a ti.
Dame espacio, dame tiempo, dame un respiro!


Necesito una tregua de nuestra relación.  
Necesito tiempo lejos de ti para recordar como era yo.
Necesito espacio a solas para recordar como se sentía mi cuerpo antes de conocerte.
Necesito poder contemplarte desde lejos, aunque solo sea por algunos momentos, 

para poder seguir consciente de que la vida es bella y maravillosa.

Quisiera salirme de mi cuerpo y dejártelo solo para ti,
pero tenemos que compartirlo y no hay mas nada que decir.
Aunque unos días son malos y otros son mejores,
y a veces logramos ignorarnos el uno al otro,
la mayor parte del tiempo nos hacemos mutua compañía.

Nuestra alianza ha sido sellada con tinta de sangre,
definitivamente somos como marido y mujer,
y estaremos juntos hasta que la muerte nos separe.



Por ©Mylene Wolf Fibromialgico.blogspot.com

miércoles, 18 de julio de 2012

Fibromialgia y Mariguana: realmente funciona?

cannabisEn la búsqueda frenética por encontrar alivio, muchas veces recurrimos a remedios “naturales” en forma de hierbas, suplementos alimenticios o pócimas especiales.

Uno de los remedios que ha cobrado cierta popularidad últimamente, es la mariguana medicinal.  La hierba de cannabis ha sido utilizada durante siglos como un analgésico, pero hoy en día se utiliza principalmente fuera de la medicina convencional. Sin embargo, un reciente estudio canadiense ha revelado que una de cada ocho personas con fibromialgia, se auto-medican con marihuana y otros productos de cannabis, debido a que no existen tratamientos eficaces para tratarla.

Es lógico, cuando se siente dolor crónico, que se busquen tratamientos alternativos en otros tipos de remedios.  Pero, ¿la mariguana es realmente eficaz para tratar la fibromialgia? ¿Se obtienen los resultados esperados como recobrar la capacidad para trabajar o realizar las tareas diarias?

Aunque la marihuana ha demostrado que puede aliviar ciertos tipos de dolor en pacientes con VIH, cáncer y otras condiciones, los estudios médicos de los cannabinoides en el manejo de enfermedades, incluyendo la fibromialgia, son limitados.  Como la marihuana (la forma más común de cannabinoides), es una sustancia ilegal en la mayoría de los países, se hace difícil investigar, sin enfrentar un posible juicio por posesión de una sustancia ilícita.

Peter Ste-Marie, un investigador de dolor, y la Dra. Mary-Ann Fitzcharles, reumatóloga, ambos del Centro Médico de la Universidad McGill en Montreal, trabajaron en un nuevo estudio realizado por esta universidad, y cuyos hallazgos fueron publicados en la revista Arthritis Care & Research.

Con el fin de recolectar información sobre cómo muchas personas recurren a la marihuana como remedio para el dolor, el equipo de investigadores evaluaron los registros médicos de 457 pacientes que acudieron a la Unidad del Dolor del Centro Médico de la Universidad McGill.

Los niveles de dolor de los participantes fueron evaluados utilizando la escala analógica visual (VAS), mientras que su capacidad funcional se examinó mediante el Cuestionario de Impacto de Fibromialgia (FIQ). Además, una psicóloga evaluó a todos los participantes en términos de condiciones psiquiátricas previas o vigentes de acuerdo a los diagnósticos del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).

De los 457 pacientes que habían sido remitidos a la clínica por síntomas de fibromialgia, se confirmó que sólo 302 padecían fibromialgia primaria, mientras que 155 tuvieron otro diagnóstico primario.

Alrededor del 10% dijo que fumaba marihuana por razones médicas y otro 3% tenía una receta para una alguna forma sintética de la sustancia química activa en la planta de cannabis (como nabilona y dronabinol).  "El conocimiento popular de que la marihuana esté disponible para el alivio del dolor tiende a demostrar por qué el 10% de los pacientes quiere darle una oportunidad", dijo Ste-Marie.  Los que fumaban marihuana reportaron un consumo diario de hasta 6 gramos, y los resultados establecieron que un tercio de varones participantes utilizan los cannabinoides.

Aunque los investigadores de este estudio no pudieron determinar cuales pacientes habían comenzado a fumar marihuana antes de desarrollar fibromialgia, se llegó a las siguientes conclusiones importantes:

  • El uso de mariguana demostró una disminución en el dolor, pero no necesariamente una mejora en la discapacidad del paciente, y es preferible aclarar primero los potenciales problemas de salud y/o efectos psicosociales que pueda producir su consumo.
  • Tanto los fumadores de marihuana como los que no usaban ningún producto de cannabis, tenían el mismo grado de discapacidad y las mismas tasas de desempleo. Es decir, que la mariguana no está ayudando a que regresen a un patrón de vida regular.
  • También se observó que el 77% de los consumidores de cannabis estaban desempleados o recibiendo pagos por incapacidad, lo que concluye que la mariguana no produce un control eficaz del dolor como para mejorar la funcionalidad o discapacidades funcionales más graves.
  • Aquellos pacientes con enfermedad mental inestable o que habían tenido un uso preocupante de analgésicos opiáceos eran más propensos a consumir cannabis (lo que preocupó a los investigadores).

"Antes de decir la hierba de cannabis tiene un futuro en la fibromialgia, hay varias cosas que necesitan ser evaluadas", dijo Ste-Marie.

Las personas con fibromialgia suelen experimentar de forma crónica dolor en articulaciones y músculos, insomnio, dolor generalizado, dolores de cabeza frecuentes y fatiga, entre otros síntomas. Pero muchos de estos síntomas se pueden tratar con analgésicos, fisioterapia, antidepresivos, relajantes musculares y otros enfoques tradicionales y alternativos; pero en ningún caso constituyen una cura. 

Sin embargo, debido a que los fármacos para la fibromialgia proporcionan efectos modestos, moderados o en ciertos casos, ningún efecto, algunos pacientes deciden auto-medicarse con terapias no tradicionales, como la marihuana, lo cual es comprensible.  Pero el hecho es que no aún no tenemos claro el alcance fisiológico del consumo de cannabis a largo plazo, y ciertamente no es una cura milagrosa para la fibromialgia… al menos no en este momento.

Si has tenido la oportunidad de utilizar algún producto de cannabis para tratar tu fibromialgia, por favor compártenos tu experiencia.

jueves, 12 de julio de 2012

La FDA concede aprobación a tres empresas para comercializar pregabalina genérica

PregabalinaLa fibromialgia es una condición común que afecta sobre todo a mujeres en edades comprendidas entre 20 a 50 años. Los principales síntomas son dolor generalizado de larga duración, sensibilidad a la palpación, dolor en las articulaciones, músculos y otros tejidos blandos.

La pregabalina fue aprobada por la FDA para el tratamiento de adultos con dolor neuropático, convulsiones parciales iniciales, neuralgia post-herpética y fibromialgia. Aunque su estructura es similar a la gabapentina (que también se utiliza para tratar condiciones médicas similares), la pregabalina fue el primer fármaco aprobado  formalmente para el tratamiento de la fibromialgia, hasta junio de 2008, cuando la FDA aprobó la duloxetina, también para tratar  la fibromialgia.

Actualmente la pregabalina se comercializa bajo el nombre comercial de Lyrica por los laboratorios Pfizer. Pero ahora, Lupin Ltd, Pharms Teva y Watson Labs Inc. también podrán comercializar la pregabalina en EE.UU.

Actualmente, los medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento de la fibromialgia son Cymbalta (duloxetina), Lyrica (pregabalina) y Savella (milnacipran). Si bien, estos son los únicos medicamentos aprobados oficialmente para tratar la fibromialgia, existen muchos otros medicamentos que ayudan a los pacientes con fibromialgia a reducir o manejar los síntomas y malestares. Los médicos suelen prescribir medicamentos anticonvulsivos (gabapentina), analgésicos (Tylenol, Tramadol), antidepresivos (fluoxetina, sertralina, duloxetina), pastillas para dormir y relajantes musculares (ciclobenzaprina), entre otros, para el tratamiento de la fibromialgia.

Los laboratorios que fabrican medicamentos genéricos siempre hacen hincapié sobre la seguridad de los mismos, diciendo que son idénticos a los medicamentos de marca en cuanto a los ingredientes, formulación, concentración, dosis y eficacia, pero obviamente a menor precio. 

Sin embargo, aunque no todos tenemos la posibilidad de comprar un medicamento de marca original, y con frecuencia recurrimos a los genéricos (en su mayoría con buenos resultados), siempre hay que tener cuidado con los genéricos, porque algunos tienen precios tan bajos, que nos hace preguntarnos si realmente pueden funcionar con eficacia.

Cuando compramos medicamentos de marcas genéricas, es recomendable que al menos sean fabricados por laboratorios o empresas farmacéuticas conocidas y cuyo precio se encuentre en un rango medio, porque a mi juicio y con bastante frecuencia, “lo barato sale caro”.

Y para quienes compren medicamentos genéricos por internet, es importante que dichos laboratorios o empresas farmacéuticas cuenten con una validación de PharmacyChecker.com, una organización que verifica las credenciales y actividades de las farmacias internacionales en línea, para el beneficio de los compradores en línea de medicamentos.

lunes, 9 de julio de 2012

Como solventar los inconveniente

Por ©Mylene Wolf | Fibromialgico.blogspot.com

manos hinchadasVivir con dolor crónico es una experiencia terrible, sobre todo porque no es visible,  lo que lo hace imperceptible, y aunque nos veamos jóvenes y fuertes, la realidad es otra. Con frecuencia leo testimonios de mujeres jóvenes que dicen sentirse como de 80 ó 90 años, debido a las cosas que ya no pueden hacer o a aquellas que decidieron dejar de hacer… y pienso en lo que yo he perdido…

Cuando nos duelen las manos y apenas podemos usarlas, o nos duele la espalda y nos cuesta mucho movernos, o nos duelen los talones, que prácticamente nos impiden caminar, decimos “no puedo”, no porque en realidad no podamos hacerlo, sino porque es tan doloroso, que evitamos hacerlo.  Como seres humanos estamos programados para evitar aquello que nos causa dolor, es una respuesta perfectamente normal que forma parte de nuestro proceso evolutivo. 

Pero cuando me duelen los brazos y las manos, y bañarme, vestirme o lavarme los dientes, se vuelve una experiencia atrozmente dolorosa, no tengo mas remedio que aceptar mi sufrimiento, porque hay cosas que definitivamente no podemos dejar de hacer.  Quizás tuve que dejar de tocar guitarra, abrir frascos o levantar cosas con algo de peso, debido al dolor, pero hay otras cosas que no podemos dejar de hacer; algunas, porque son imprescindibles para la vida, y otras, porque simplemente no aceptamos la idea de tener que renunciar a ellas. 

He aprendido y me he acostumbrado a realizar ciertas tareas de maneras que me resulten menos dolorosas, pero estas maneras no siempre resultan muy estéticas a los ojos de los demás, por lo que a veces nos tachan de ridículos o exagerados. 

Para muchas otras tareas, necesito ayuda y lamentablemente tengo que pedirla constantemente, lo que tampoco es agradable o aceptable para los demás (a menos que fueras una enfermera pagada para atender un paciente).  El lógico estar llenos de amargura y deprimidos todo el tiempo; sentirse impotente no es fácil para nadie (sobre todo si solías ser una persona fuerte e independiente). Pero debemos tratar bien a quienes nos rodean, porque son ellos los que nos darán la mano cuando la necesitemos.

Debo decir, que hay cosas a las cuales nunca renunciaré, como por ejemplo, escribir para mis blogs; porque aunque a veces me duele escribir en la computadora, ciertamente es una de las cosas que me entretiene.  Uno puede encontrar los mecanismos necesarios para solventar los inconvenientes. Por ejemplo, en mi caso, con tanto dolor en las manos y los dedos, pensé “si tan solo pudiera dictar los artículos…”, y entonces se me ocurrió habilitar la capacidad de mi computadora para tomar dictado mediante el reconocimiento de voz, de tal forma que tuviese que teclear lo menos posible; y aunque no ha sido nada fácil y es un proceso que requiere aprendizaje y práctica, en cierta medida me ayudó a evitar que se incrementará el dolor en mis dedos.

Lo que quiero decir con esto es que habrá cosas que ya no podamos hacer, pero también siempre habrá formas de que podamos seguir haciendo lo que nos gusta; se trata de encontrar los mecanismos adecuados y no darnos por vencidos.

Este artículo que comencé escribiendo a mano en más del 50 por ciento, prácticamente lo terminé a través del dictado de voz.  Aunque fue un proceso lento, pude culminarlo de esta forma y me hizo sentir que de ahora en adelante podré dictar más artículos aunque esté atravesando crisis de dolor.  Es un asunto muy interesante y en realidad me gusta porque muchas veces tengo estas ideas en mi cabeza y las repaso en mi mente de la misma forma como cuando hablamos, es decir que no me viene nada mal dictar los artículos, porque es como si estuviera conversando con otra persona, y de esta forma las ideas fluyen con mayor facilidad. Y en lugar de maltratar mis manos, ahora tengo la posibilidad de cuidarlas.

A veces tenemos las herramientas a nuestra disposición pero no estamos al tanto de ello. Analiza cuáles son las cosas que te gusta hacer y si tienes problemas para realizarlas, se creativo y busca formas para llevar a cabo tus sueños, inventa métodos, investiga qué recursos hay disponibles para utilizar, pero no te des por vencido. Siempre hay maneras.

¿Hay algo que te gustara mucho hacer y hayas tenido que renunciar a ello? ¿O encontraste alguna forma para poder seguir realizándolo? Compártenos tu experiencia.

Por ©Mylene Wolf | Fibromialgico.blogspot.com

sábado, 7 de julio de 2012

Consultas médicas en la Internet

La fibromialgia se ha convertido en un fenómeno muy complejo en este siglo XXI. Es un tema controversial tanto para médicos como para pacientes. Tenemos todos los extremos del problema: pacientes con acceso a mucha información. falta de formación médica apropiada o escepticismo por parte de algunos profesionales de la salud.

Aunque en los últimos años se ha incrementado la atención de reumatólogos en casos de fibromialgia (no porque hayan mas casos que antes, sino porque la conciencia sobre esta enfermedad es cada vez mayor), y el conocimiento de los médicos ha mejorado al punto de estar capacitados para diagnosticarla, no hay que perder de vista que todavía en muchos países latinoamericanos, la formación del médico general o de atención primaria no es totalmente oportuna en cuanto al tema de la fibromialgia, y siguen habiendo grandes inconvenientes para aceptarla, diagnosticarla y tratarla eficientemente, así como para derivar al paciente a reumatología.

Qué clase de médicos atienden nuestra fibromialgia?
  • Por un lado están los médicos que lejos de conocer los síntomas correctamente, se niegan a considerar la fibromialgia como un posible diagnóstico y toman la decisión de tratar el malestar del paciente como si tuviera un problema sicológico: depresión, hipocondría o simples deseos de llamar la atención.
  • Por otro lado están los médicos que al tener pacientes quejándose de dolor continúo, automáticamente los diagnostican con fibromialgia, sin tomar los recaudos necesarios para descartar otras posibles enfermedades con síntomas similares.
  • Y por otro lado (¡Gracias a Dios!) están los médicos que aún se interesan por el paciente, y que realizan todos los análisis pertinentes hasta obtener un diagnóstico coherente o derivan al paciente a un especialista (en el caso de la fibromialgia, preferiblemente un reumatólogo) que tenga la capacidad de realizar un diagnóstico acertado.  Lamentablemente, de estos quedan ya muy pocos.


Esta variedad alarmante de médicos ha ocasionado que la internet se convierta en una cuarta clase de médico, a quien se acude en busca respuestas, similitudes, historias clínicas parecidas y hasta remedios recomendados. Todas las anteriores, en muchos casos podrían ser peligrosas, porque no nos consta la veracidad de todas las publicaciones.

Qué buscan los pacientes cuando recurren al internet?

Los pacientes que no encuentran respuestas a través de la tradicional consulta médica, empiezan a buscarlas en línea hasta encontrar algún grupo de síntomas similares a los que están experimentando, y esto puede ser contraproducente, porque existe un sinnúmero de enfermedades con síntomas muy parecidos, y que por regla general, ni siquiera guardan relación.  Sin embargo, el paciente en su búsqueda de soluciones, se identifica con trastornos que no necesariamente son los suyos.  Cuando acuden al médico, llevando una compilación de datos obtenidos de la internet (o en ocasiones llevan hasta el diagnóstico mismo), pueden ocurrir dos cosas:
  • Que el médico (un tanto ofendido) desestime las observaciones del paciente, y hasta llegue a determinar una causa sicológica.  Esta situación podría dificultar aún mas la posibilidad de conseguir un diagnóstico adecuado prontamente.
  • O que el médico concuerde con el paciente (aunque es muy poco frecuente) y acepte el diagnóstico que parece ser el correcto según la “internet” y los “síntomas del paciente”, y empiece un curso de tratamiento para una enfermedad que no es la fuente primaria de sus síntomas. 


Por ejemplo, una persona podría llegar a la consulta médica y decirle al doctor, de acuerdo a mis síntomas, creo que tengo fibromialgia”, y el médico podría concordar y prescribirle un tratamiento para la fibromialgia.  Sin embargo, este paciente podría tener no tener fibromialgia o tener una fibromialgia secundaria, y su trastorno primario podría ser alguna enfermedad autoinmune, como artritis o lupus, que requiere un tratamiento especializado que va mas allá de lo recomendado para la fibromialgia.

De igual forma, están los pacientes que si cuentan con un diagnóstico pero empiezan a buscar mayor información acerca de su enfermedad, muchas veces con el propósito de mantenerse claramente informado y actualizado con el tema, pero otras veces con el resultado de llegar a confundirse aún mas.  O lo que es peor aún, pudieran haber otras consecuencias, como:
  • Seguir recomendaciones de personas o sitios inescrupulosos que solo desean hacer dinero vendiendo curas milagrosas.
  • O incluso, si este no fuera el caso, aceptar testimonios “bien intencionados” que abundan en internet los cuales recomiendan terapias, medicamentos, remedios herbales o suplementos naturales, que pudieron ayudar a tal o cual persona en un momento determinado. 


Pero todos los organismos no son iguales, y lo que le hace bien a una persona, podría ser fatal para otra, considerando las condiciones de salud particulares de cada paciente, como otros problemas de salud pre-existentes, presión alta, alergias, sistema inmunológico deprimido, etc.

Cómo saber si el médico ha agotado todos los recursos para llegar a un diagnóstico?

Diagnosticar no siempre es una ciencia exacta.  Hay muchas enfermedades, como la fibromialgia (y algunas otras), que no cuentan con pruebas de valor cuantitativo para obtener un diagnóstico.  Es decir, que no existe un test de laboratorio o radiografía que permita diagnosticar fibromialgia.  En la mayoría de los casos, los estudios que se realizan son para descartar otras posibles enfermedades.  El diagnóstico se realiza de forma clínica, cuando el médico evalúa todos los parámetros, incluyendo la historia médica, el cuadro clínico (que tiempo tiene de tener los síntomas, la intensidad, detonantes, etc.), el examen físico del paciente y los puntos gatillo.

Debemos tener presente que para realizar el diagnóstico de cualquier enfermedad existe una serie de parámetros a tener en cuenta, como son:
  • Pruebas de laboratorio (para determinar o descartar)
  • Exámenes radiológicos (para determinar o descartar)
  • Estudios especiales (para determinar o descartar)
  • Evaluación de la historia médica del paciente
  • Examen físico en el consultorio del médico
  • Análisis del cuadro clínico actual (intensidad, antigüedad, etc.)
  • Examen clínico realizado por el especialista idóneo


Luego de que se cumplan con todos estos parámetros, el diagnóstico obtenido puede ser considerado el adecuado.

Entonces, cuáles son las conclusiones de este análisis?
  • Informarse está bien.   Pero no todo lo que aparece en la internet es 100% cierto, seguro y recomendable.  La información obtenida por este medio debe ser un punto de referencia, y no la verdad absoluta. 
  • Siempre debemos consultar nuestros síntomas con el profesional médico, ya que éste es quien cuenta con los conocimientos y la experiencia para juzgar los síntomas referidos por el paciente y ponerlos en contexto dentro de su historia médica.
  • Antes de probar cualquier recomendación obtenida en internet, aunque provenga de personas que las hayan utilizado con éxito, hay que conversarlo primero con nuestro médico de cabecera y obtener su opinión, bendición o rechazo al respecto, porque es él quien está mas familiarizado con nuestra condición de salud.
  • Si tu médico decide tratar tu problema como algo sicológico, no te quedes con él, cámbialo y busca otro médico que sea mas dedicado y tenga empatía hacia tu problema de salud.
  • Los médicos son seres humanos. Siempre habrá buenos, malos, mediocres y excelentes.  Pero sin duda alguna, ellos saben mas que nosotros.  Tratemos de encontrar al médico que realmente pueda ayudarnos, que sea accesible y con el que podamos sentirnos totalmente cómodos.


Y tú, ¿ya lo encontraste? ¿Cómo te va con tu médico? ¿Has logrado encontrar uno que se preocupe y sea accesible? Déjanos tus comentarios.


Por ©Mylene Wolf Fibromialgico.blogspot.com

martes, 3 de julio de 2012

El dolor crónico y el dolor emocional van de la mano

Cuando se siente dolor crónico y se tiene una extrema fatiga durante mucho tiempo, empezamos a sentir desesperación, una profunda tristeza y experimentamos pensamientos negativos.  Se te borra la sonrisa del rostro, las ideas vienen en cámara lenta y sentimos deseos de llorar o lloramos con mucha facilidad, nos llenamos de apatía y muchas veces ni siquiera deseamos hablar.  En estos momentos tan oscuros podemos llegar a pensar que este suplicio nunca tendrá fin y lo único que deseamos es que todo termine pronto.

Todas las personas que padecen de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple, artritis y otras condiciones que involucran dolor constante por períodos prolongados y que por diferentes razones pueden ser imposibles de evitar, hemos tenido este tipo de experiencia emocional negativa en algún momento.

Estas reacciones emocionales son absolutamente lógicas, y convierten cualquier circunstancia de dolor crónico en un círculo vicioso del cual podría ser muy difícil salir, ya que mientras peor es el dolor físico, mas afectados nos vemos emocionalmente.  Y mientras mas estrés y dolor emocional experimentamos, mas difícil es superar o manejar el dolor físico.

Hay muchos recursos de los cuales podemos hacer uso, lo importante es aceptar que necesitamos soporte emocional y buscar siempre algo que nos ayude.  Vale la pena considerar la terapia conductual cognitiva, los antidepresivos, la meditación, mecanismos de relajamiento y la música.

Para cuando me ha tocado pasar por esta experiencia tenebrosa, me he creado una especie de mantra que comparto con ustedes…
No puedo dejarme vencer, por mas negro que me parezca el panorama; no debo perderme en las tinieblas del dolor.  Debo recordar que la luz siempre se encuentra en alguna parte del túnel, a pesar de a veces me cueste trabajo poder verla.  Aunque se siente como un hueco en el pecho, porque la tristeza duele mucho, yo puedo hacer que mi mente y mi cuerpo sean uno de manera positiva; y no dejar que mi mente empeore lo que siente mi cuerpo.  Se que mi alma se encuentra llena del valor y la fortaleza necesarias para avanzar a través de la oscuridad, sin estancarme en la desesperanza, superando mis propios pensamientos. 

Estoy consciente de que es muy difícil luchar, pero todos podemos hacerlo.  Busca ayuda, no dejes que las emociones oscuras dominen tu vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...