miércoles, 28 de septiembre de 2011

Aclarando algunos conceptos sobre fibromialgia

image Con frecuencia leo en los comentarios de los artículos, que algunas personas no tienen tal o cual síntoma.  Es importante que quienes sufren de fibromialgia, o quienes han sido diagnosticados recientemente, tengan claros algunos conceptos que son básicos al momento de recibir un diagnóstico de fibromialgia.

Primero que todo, los criterios necesarios para considerar la fibromialgia como posible diagnóstico, son:

  • Descartar por medio de pruebas de laboratorio, que el paciente no tenga alguna otra enfermedad con síntomas similares, como lupus, esclerosis múltiple, problemas de la tiroide, etc.
  • Tener síntomas de dolor generalizado y/o focalizado y fatiga durante mas de tres meses.
  • Durante el examen clínico en el consultorio del reumatólogo, se debe experimentar respuesta dolorosa al presionar por lo menos 11 de los 18 puntos gatillos, que se encuentran en diferentes partes del cuerpo.

Por otro lado, la fibromialgia puede ser primaria o secundaria.  Esto significa que cuando es secundaria, está supeditada a alguna otra condición de salud que sufra la persona, como artritis, lupus, etc., es decir que la fibromialgia se considera como un síntoma de la otra enfermedad o es causada por la otra enfermedad. Pero sigue siendo fibromialgia y el malestar se siente igual que si fuera primaria, en donde el diagnóstico corresponde solamente a fibromialgia, sin tener ningún otro problema de salud.

Muchas veces la gente me comenta que no se siente tan mal como otros reportan sentirse.  Esto puede dar pie a que se piense que no se trate de fibromialgia o que las otras personas estén exagerando sus síntomas.  Es importante saber que la fibromialgia puede tener varios grados de severidad: leve, moderada y severa. Obviamente la escala de dolor y malestar, el número de síntomas, y la frecuencia de las crisis no van a ser iguales en los tres grados de severidad.

Para extendernos un poco en el tema de los síntomas, más allá del dolor musculo-esquelético y la extrema fatiga, la fibromialgia puede involucrar mas de 70 síntomas reconocidos, y aunque todos ellos pueden afectar tu vida, también pueden ayudar a clarificar el diagnóstico y determinar el grado de severidad, y por tanto el curso de acción para el tratamiento.

Muchos de estos síntomas también puede ser causados por otras enfermedades, por lo que la lista que adjunto a continuación no debe ser considerada como una herramienta de diagnóstico.  Sin embargo, conocer los posibles síntomas involucrados con la fibromialgia, puede ayudarte a realizar el seguimiento, ya sea para ayudar al médico a llegar a un diagnóstico o para ayudarte a identificar los factores desencadenantes de las crisis.

Algunos de los siguientes síntomas se observan como condiciones superpuestas, lo que significa que ocurren comúnmente cuando se tiene fibromialgia, pero en realidad son condiciones que deben ser diagnosticadas y tratadas por separado.  Las personas con fibromialgia pueden tener cualquier combinación de los siguientes síntomas, y en diversos grados de severidad, pero no es necesario que los tengan todos para tener un diagnóstico de fibromialgia.

  1. Dolores de cabeza y migrañas
  2. Cambios en la visión, incluyendo visión que empeora rápidamente
  3. Dificultad para manejar de noche
  4. Dolor que varía de leve a severo, y puede moverse por todo el cuerpo
  5. Rigidez matinal
  6. Agotamiento y sueño
  7. Espasmos musculares
  8. Calambres
  9. Inflamación difusa
  10. Dificultad para respirar
  11. Mareos
  12. Dolor de oídos o picazón en las orejas
  13. Zumbido en los oídos (tinitis)
  14. Secreciones espesas
  15. Insomnio
  16. Patrón de sueño ligero con sueño no reparador
  17. Dificultad para mantenerse dormido (sueño interrumpido)
  18. Sensación de caer cuando comienza el sueño
  19. Músculos nerviosos por la noche
  20. Síndrome de piernas inquietas (como condición superpuesta)
  21. Falta de equilibrio y coordinación
  22. Desorientación direccional
  23. Sensación de confusión
  24. Dificultad para encontrar palabras conocidas y otras alteraciones del lenguaje (disfasia)
  25. Deterioro de la memoria de corto plazo
  26. Dificultad para concentrarse
  27. Aletargamiento
  28. Mirar al vacío antes hasta que el cerebro "se active"
  29. Incapacidad para reconocer entornos familiares
  30. Sudoración excesiva
  31. Reacciones tardías al esfuerzo físico (dolor muscular muchas horas después)
  32. Reacciones ante acontecimientos estresantes
  33. Aumento o pérdida de peso inexplicable
  34. Antojos de carbohidratos y chocolate
  35. Senos fibroquísticos, con bultos o sensibilidad (como condición superpuesta)
  36. Alergias
  37. Goteo nasal recurrente luego de episodios de alergia o resfriados
  38. Sensibilidad al moho y la levadura
  39. Rechinar de dientes (bruxismo)
  40. Síndrome de ATM (Articulación temporomandibular)
  41. Problemas menstruales
  42. Menstruaciones muy dolorosas
  43. Síndrome Pre-menstrual (como condición superpuesta)
  44. Pérdida de la libido
  45. Impotencia
  46. Dolor pélvico
  47. Distensión abdominal y náuseas
  48. Calambres abdominales
  49. Síndrome del intestino irritable (como condición superpuesta)
  50. Hemorroides
  51. Frecuencia urinaria
  52. Parestesias en las extremidades con sensación de hormigueo o quemazón
  53. Pérdida de la capacidad de distinguir algunos matices de los colores
  54. Sensibilidad a los olores
  55. Sensibilidad a la luz
  56. Sensibilidad al ruido
  57. Sensibilidad a cambios de temperatura, presión y humedad
  58. Sobrecarga sensorial
  59. Ataques de pánico
  60. Depresión (como condición superpuesta)
  61. Tendencia a llorar fácilmente
  62. Cambios de humor
  63. Irritabilidad inexplicable
  64. Ansiedad flotante (no asociada con una situación u objeto específico)
  65. Palpitaciones o ritmo cardíaco irregular y rápido
  66. Dolor en el pecho que parece un ataque al corazón, con frecuencia se trata de costocondritis (como condición superpuesta)
  67. Crestas de las uñas pronunciadas
  68. Uñas que se curvan por debajo
  69. Piel manchada
  70. Moretones o rayones con facilidad
  71. Hemorragias nasales
  72. Pérdida del cabello (temporal)
  73. Otros miembros de la familia con la fibromialgia (predisposición genética)
  74. Crecimiento excesivo de tejido (tumores no cancerosos llamados lipomas, pelos encarnados, cutículas gruesas y que se separan con facilidad, adherencias)

Como ven, existe una amplia gama de síntomas, algunos de los cuales son pasajeros o esporádicos, y otros permanentes; algunos suelen suceder con mayor frecuencia que otros.  Lo importante es estar anuentes y evaluar que situaciones nos pueden estar desencadenando cada síntoma. 

En los próximos artículos estaremos profundizando en los grados de severidad y síntomas de la fibromialgia.

martes, 20 de septiembre de 2011

La fibromialgia no se considera una enfermedad grave ni incapacitante

mv4o Vivir con fibromialgia no es nada fácil.  Te despiertas sin ánimo la mayor parte de los días, experimentas estrés y depresión, aunque a veces ni te das cuenta, el cansancio y la fatiga pueden llegar a ser sobrecogedoras y por muy bien que trates de sobrellevar el dolor, siempre habrán días en que afecte tu vida y tus relaciones con los demás.  Aunque los reumatólogos consideran la fibromialgia como una patología con buen pronóstico en general, y están anuentes de que hay casos de fibromialgia en que el dolor se hace incontrolable, aún así estiman que mas del 90% tiene buena evolución.  Pero, por lo que he podido observar, la realidad puede ser muy diferente.

Cuando alguien me preguntaba “¿Cómo estás?”, yo solía contestar “Bien, gracias y tu?”, casi de forma automática, sin pensar mucho en como me sentía realmente.  Un día empecé a pensar, que aunque no me gustaba ser quejumbrosa y estar publicitando mis malestares a los cuatro vientos, era justo que mi respuesta fuera un poco mas sincera y cercana a la realidad, sin sonar muy dramática, por supuesto.  Creo que esto es importante cuando tratamos con gente que en realidad se preocupa por nosotros, porque en cuanto al resto de las personas que te preguntan “Cómo estás?”, obviamente se trata de un mero formalismo, parte de la interacción social diaria, como decir “Buenos Días” o “Gracias”. Entonces, decidí que dependiendo de la clase de día que estaba teniendo, podía contestar con honestidad “No me siento muy bien hoy” o “Ahí, mas o menos” o “Mejor que ayer”, siempre dando las “Gracias” a quien pregunta, por preocuparse genuinamente por mi, y de esta forma, mis amigos y mi familia, a quienes realmente les puede interesar mi respuesta, sabrían como me estoy sintiendo realmente.

Las personas con fibromialgia caemos en una espiral descendente que va aumentando progresivamente, a menos que uno encuentre mecanismos para sobrellevar la enfermedad.  Se pueden tener periodos de crisis ocasionales, como se puede tener dolor generalizado en todo el cuerpo, que puede llegar a durar meses y algunas veces, años; además, el cansancio y la fatiga mas los problemas para conciliar el sueño, hacen que quienes estamos enfermos de fibromialgia, amanezcamos siempre muy cansados y cada vez mas adoloridos.  La vida actual es tan compleja y exige tanto de todos nosotros, que al experimentar dolor constante, tener altos niveles de estrés y falta de apropiado descanso, pronto empezamos a experimentar otros síntomas, como problemas cognitivos, depresión y ansiedad, que convierten nuestros días en un constante desafío, por lo que se hace necesario buscar ayuda en diferentes lugares.

He escuchado a muchas personas con fibromialgia decir… “yo no tengo porqué visitar a un siquiatra” o “yo no pretendo tomar antidepresivos” o “no quiero ser esclavo de los medicamentos”… en fin, un sinnúmero de objeciones hacia este tipo de ayuda.

A mi juicio, una de las primeras actitudes que debemos tener ante esta devastadora enfermedad, es aceptar que la tenemos  y que debemos hacer uso de todos los recursos que tengamos a la mano.  Paciera que para algunas personas, ir al siquiatra o tomar antidepresivos fuera un tabú, pero realmente no es así.  Si lo pensamos con detenimiento, la fibromialgia involucra una deficiencia de serotonina en el cerebro, al igual que la depresión.  Entonces, ¿por qué no tomar antidepresivos, si nos pueden hacer bien?  Y el médico que puede comprender nuestros sentimientos en relación o a causa de la fibromialgia y prescribirnos los antidepresivos mas recomendables en nuestro caso particular, es el siquiatra.  La razón para ir al siquiatra no es porque nuestra condición sea sicosomática, ni porque todo el asunto esté en nuestra mente; sino porque al ser un síndrome de sensibilidad central y afectar al sistema nervioso, también se afecta el cerebro y tenemos que aceptar que necesitamos ayuda para mitigar los síntomas emocionales que provoca la fibromialgia.  Entonces, no entiendo porque algunas personas se niegan, como si fuera algo bochornoso.  Como yo lo veo, es una arma más para batallar contra la fibromialgia; entonces usémosla. 

Lo mas desconcertante es que a pesar de que quienes la sufrimos podemos atestiguar como se disminuye nuestra calidad de vida, la fibromialgia no se considera una enfermedad “grave ni incapacitante” como sucede con otras dolencias de carácter reumático o dolor crónico, que pueden producir limitaciones e incluso, invalidez, disminuyendo claramente las expectativas de vida de la persona. 

Pues la verdad es que la fibromialgia SI altera la calidad de vida y las expectativas de la persona enferma, pero como suele suceder que los que estamos enfermos de fibromialgia seguimos haciendo todo que tenemos que hacer de igual forma que si no estuviésemos enfermos, es decir, a pesar del dolor y de los malestares (que resultan invisibles ante los ojos de los demás), el círculo de personas que nos rodea, con frecuencia no entiende la situación por la que estamos pasando, y entonces les parece que no estamos tan enfermos como alegamos.  La vida se hace muy difícil para nosotros.  No nos vemos enfermos, ya que no hay nada físico que lo demuestre, procuramos o tratamos de continuar con nuestras vidas con normalidad, y cuando tenemos el descaro de quejarnos, nadie cree que es gran cosa.  Esta es la verdadera gran tragedia de quienes padecemos de fibromialgia.

Así que, no nos queda mas remedio que ser guerreros y mantenernos de pie en la pelea, y esto implica buscar todos métodos posibles y disponibles para sobrellevar la condición, ya sean medicamentos como analgésicos o relajantes musculares, agentes farmacológicos especiales para la fibromialgia, antidepresivos, complejos vitamínicos o minerales, terapia sicológica o de grupo, cambios en los hábitos alimenticios o nutricionales, hidroterapia o fisioterapia o masajes, medicina alternativa como yoga o tai chi, mecanismos de relajamiento como meditación o respiración, etc. 

En fin, debido a que todos experimentamos la fibromialgia de forma distinta, no existe una sola solución y lo que le funciona a algunos enfermos, no necesariamente le funciona a otros.  Lo que si es cierto, es que depende de nosotros buscar y probar hasta encontrar la fórmula de factores combinados que nos ayuden particularmente en nuestro caso.  No es una tarea simple y prácticamente podríamos decir que no acaba, pero vale la pena, si queremos encontrar la forma para sentirnos mejor, y ayudar a mejorar nuestra calidad de vida.

Coméntanos cual es la fórmula que a ti funciona  ¿Que has cambiado en tu vida para contrarrestar los efectos de la fibromialgia que te haya funcionado? Déjanos saber.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Fumar está vinculado con el dolor crónico

Mi vida sin tiSegún un nuevo estudio publicado en el Journal of Pain, por la American Pain Society, los fumadores tienen mayores probabilidades de presentar problemas de dolor musculo-esquelético persistente que los no fumadores.

Investigadores de Salud Pública de la Universidad de Kentucky encuestaron a más de 6,000 mujeres que participaron en el Registro de Salud de la Mujer de Kentucky, que regularmente hace encuestas a las mujeres sobre temas relacionados con la salud para entender mejor la carga de enfermedad para el estado. El objetivo del estudio era evaluar la relación del hábito de fumar con la presencia de diferentes tipos de dolor crónico musculo-esquelético. Sólo dos estados en Estado Unidos tienen una prevalencia de tabaquismo superior a Kentucky, el cual se estima en un 25%. Este estado también ocupa el primer lugar en el número de muertes de mujeres per cápita relacionadas con el tabaquismo.

Varios estudios anteriores han relacionado el tabaquismo y el dolor crónico, especialmente la lumbalgia. El consenso de las investigaciones realizadas es que los fumadores de ambos sexos son más propensos que los no fumadores a reportar síndromes de dolor.

Los investigadores de Kentucky clasificaron las encuestadas según la edad y el hábito de fumar, clasificándolos por la cantidad de cigarrillos consumidos por día. También se les preguntó a los encuestados sobre sus síntomas de dolor y si habían sido diagnosticadas con algún desorden de dolor musculo-esquelético, como fibromialgia o lumbalgia. Las variables de dolor seleccionadas fueron la presencia o ausencia de lumbalgia, dolor de cuello, ciática, neuralgias, fibromialgia, dolor en las articulaciones y dolor en todo el cuerpo.

El estudio demostró que los fumadores son significativamente más propensos a reportar dolor crónico que los no fumadores. Las personas que fuman a diario fueron dos veces más propensas a reportar dolor que los no fumadores. Aquellos que fuman un paquete o más al día fueron más propensos a reportar una alta carga de dolor crónico.

Los autores del estudio señalaron que la tos inducida por el tabaco aumenta la presión abdominal y el dolor de espalda, y la nicotina puede disminuir el umbral del dolor debido a que sensibilizan los receptores del dolor. El estudio también demostró una relación dosis-dependiente entre la frecuencia en que se fuma y el hecho de tener algún síndrome de dolor crónico. Esto puede indicar que los tratamientos para dejar de fumar podrían resultar útiles para las terapias de manejo del dolor crónico.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Comprendiendo la Fibromialgia

tumblr_lpzsua8sSE1qzede9 La fibromialgia (FM) es un trastorno de dolor crónico generalizado, fatiga y otros síntomas.  Es una condición compleja difícil de entender, especialmente si no se tiene un título médico. Debido a que afecta al cerebro y al sistema nervioso, puede tener un impacto en casi todas las partes del cuerpo.

Si estás tratando de entender esta condición en alguien que conoces o has sido diagnosticado recientemente, podría ser increíblemente confuso. Cuando la gente observa una extraña colección de síntomas fluctuantes que no aparecen en ninguna de las pruebas médicas, deciden que la fibromialgia debe ser un problema psicológico. Sin embargo, una gran cantidad de evidencia científica demuestra que se trata de una condición física muy real.  Rebuscar a través de la investigación científica no ayuda a la mayoría de nosotros, ya que términos tales como la desregulación de neurotransmisores, los nociceptores, las enzimas celulares y las vías de opiáceos no son precisamente fáciles de entender.

El objetivo de este artículo es ayudarte a entender y relacionarte con lo que pasan en el cuerpo de una persona con FM, en términos claros y sin jerga médica. Ya sea que una persona cerca de ti tenga FM o que te la hayan diagnosticado recientemente y aún te estés familiarizando con la condición.

El dolor de la fibromialgia
Imagínate que estás planeando una fiesta y esperas unos 20 invitados. Tres o cuatro amigos te dicen que llegarán mas temprano para ayudarte. Sin embargo, no aparecieron, y en lugar de 20 personas, llegaron 100 invitados. Te sentirías abrumado.

Bien, eso es lo que pasa con las señales de dolor en una persona que tiene FM. Las células envían demasiados mensajes de dolor (invitados), hasta cinco veces más que en una persona sana, que podrían convertir una presión suave o incluso una picazón, en dolor.  Cuando las señales de dolor llegan al cerebro, son procesadas por algo llamado serotonina. Las personas con FM, sin embargo, no tienen suficiente serotonina (los amigos que no se presentaron para ayudar), dejando el cerebro abrumado.  Es por esto que las personas con FM tienen dolores en los tejidos que no muestran signos de daño. No se trata de dolor imaginario, es una sensación mal interpretada que el cerebro convierte en dolor real.  Otras sustancias en el cerebro del paciente amplifican una serie de señales - en esencia, "suben el volumen" de todo.  Estas señales pueden incluir la luz, el ruido y el olor, a parte del dolor, y pueden sobrecargar aún mas al cerebro. Esto puede conducir a ataques de confusión, miedo, ansiedad y pánico.

Los altibajos de la fibromialgia
La mayoría de las personas con una enfermedad crónica siempre están enfermas. Los efectos del cáncer, un virus o una enfermedad degenerativa sobre el cuerpo son constantes y progresivos; sin embargo, es bastante confuso ver a alguien con FM ser incapaz de hacer algo el lunes, pero por el contrario, ser perfectamente capaz de hacerlo el miércoles.

Míralo de esta manera: las hormonas de cada persona varían, e incluso cosas como el peso y la presión arterial puede aumentar o disminuir en el transcurso de un día, una semana o un mes. Todos los sistemas y las sustancias en el cuerpo trabajan de esa misma forma, subiendo y bajando en respuesta a diferentes situaciones.  La investigación demuestra de manera concluyente que la FM consiste en niveles anormales de hormonas y otras sustancias varias. Debido a la variación, a veces una o más sustancias se encuentran en la zona normal y otras veces, no. Mientras más de esto esté fuera de la zona normal, peor nos sentiremos.

El estrés y la Fibromialgia
Algunas personas piensan que los pacientes con FM son emocionalmente incapaces de lidiar con el estrés, debido a que las situaciones estresantes en general, empeoran los síntomas.  Lo importante es entender que respondemos al estrés tanto emocional como físicamente. Una respuesta física, en todas las personas, incluye un torrente de adrenalina y otras hormonas que ayudan a poner al cuerpo a toda máquina para que pueda hacer frente a lo que está pasando.  Las personas con FM no tienen suficiente cantidad de estas hormonas, lo que hace que el estrés cause estragos en el cuerpos y puede desencadenar los síntomas o empeorarlos.  Además, cuando se habla de "estrés" por lo general se refiere al del tipo emocional, que puede venir de su trabajo, una apretada agenda, o un conflicto personal. Un montón de cosas causan estrés físico, como una enfermedad, la falta de sueño, las deficiencias nutricionales y las lesiones. El estrés físico puede tener el mismo efecto que el estrés emocional en las personas con fibromialgia.

La fatiga de la fibromialgia
Piensa en un momento en el que no sólo estabas cansado​​, sino verdaderamente agotado. Quizás estuviste despierta toda la noche estudiando para un examen. Tal vez te levantaste varias veces para alimentar a un bebé o cuidar de un niño enfermo. Tal vez tenías gripe o faringitis.  Imagina lo que es sentirse agotado así todo el día mientras estás tratando de trabajar, cuidar a los niños, limpiar la casa, cocinar la cena, etc.  La mayoría de la gente solo tendrían que dormir una o dos buenas noches de sueño, para que se le quite esa sensación de desazón.  Pero con la FM vienen trastornos del sueño que hacen que una buena noche de sueño se convierta en una rareza.

Una persona con FM pueden tener uno o todos los trastornos del sueño siguientes:

  • Insomnio (dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido)
  • Incapacidad de alcanzar o permanecer en un sueño profundo
  • Apnea del sueño (perturbaciones de la respiración que pueden despertar a la persona varias veces)
  • Síndrome de piernas inquietas (espasmos, sacudidas de las extremidades que hacen que sea difícil conciliar el sueño)
  • Trastorno de movimiento periódico de las extremidades (contracciones rítmicas e involuntarias de los músculos que impiden el sueño profundo)

La fibromialgia en resumen
Una gran cantidad de enfermedades involucran una parte del cuerpo, o un sistema. La FM, sin embargo, implica todo el cuerpo. Por muy extraños y confusos que los variados síntomas pueden ser, están vinculados a causas físicas muy reales.

La FM puede afectar a una persona que es educada, ambiciosa, trabajadora e incansable, y les roba su capacidad para trabajar, limpiar la casa, hacer ejercicio, pensar con claridad y sentirse despierto o saludable.

    • NO es depresión psicológica.
    • NO es pereza.
    • NO es lloriqueo o simulación.
    • Es el resultado de una disfunción generalizada en el cuerpo y el cerebro que es difícil de entender, difícil de tratar, y, hasta ahora, imposible de curar.

Lo más difícil para los pacientes, sin embargo, es tener que vivir con ello.

Contar con el apoyo y la comprensión de la gente que hay en tu vida puede hacer que sea mucho más fácil.

viernes, 9 de septiembre de 2011

El sueño no restaurador en pacientes con fibromialgia y los efectos de los relajantes musculares

insomnia-eye Entre los síntomas de la fibromialgia, se encuentra el insomnio y/o la capacidad para conciliar un sueño restaurador.  Y la fatiga y el estado de ánimo guarda relación con lo anterior.  Si no se tiene una buena noche de sueño, es lógico para cualquier persona, sentirse cansado y de mal humor; pero en el caso de quienes tenemos fibromialgia, la falta de sueño restaurador, empeora la fatiga y ocasiona o incrementa los síntomas de ansiedad y depresión.

Yo, en lo personal, no apoyo la idea de tomar medicamentos para dormir todo el tiempo; pero reconozco que cuando se necesitan ocasionalmente, hay que hacerlo.  Entre los medicamentos que prescriben para la fibromialgia, se encuentran los relajantes musculares, de los cuales hay un sinnúmero en el mercado. En mi caso, desde hace algún tiempo, yo tomo un relajante muscular llamado Tonalgen, que son comprimidos de ciclobenzaprina de 10mg (algunas personas toman Dorixina Relax, que tiene 5mg de ciclobenzaprina y adicionalmente tiene un analgésico).  Esto me lo recetó el reumatólogo para los dolores musculares de la fibromialgia, y lo tomo principalmente cuando tengo crisis.  Pero puedo decir que he observado que cuando lo tomo de noche, logro conseguir un sueño profundo y restaurador; aunque me levanto con mucha pesadez y dificultad al día siguiente.  Como los problemas para dormir y descansar son frecuentes cuando se tiene fibromialgia, cuando llevo varios días sin dormir, recurro a un Tonalgen en la noche para regularizar mi ciclo de sueño, aunque al día siguiente me cueste muchísimo pararme.

Pues bien, un reciente estudio realizado por la Clínica de trastornos del Sueño del Centro de Sueño y Cronobiología de la Universidad de Toronto, en Ontario, Canadá, ha explorado los efectos de la administración de dosis bajas de ciclobenzaprina antes de acostarse, en los síntomas y la fisiología del sueño en pacientes con fibromialgia, evaluando la calidad del sueño a través de electroencefalogramas para medir las ondas alfa.

Para este estudio, participaron 36 pacientes con FM, que fueron tratados aleatoriamente durante 8 semanas, con placebo (18 pacientes) y dosis crecientes de ciclobenzaprina de 1 a 4 mg al acostarse (18 pacientes). Se evaluaron cambios en los síntomas subjetivos como el dolor, la sensibilidad, la fatiga y el estado de ánimo, y la fisiología del sueño a través de electroencefalogramas objetivos, que midieron línea base y selección en las semanas 2, 4, y 8.

Entre los resultados obtenidos, se detectó que luego de las 8 semanas, los pacientes tratados con dosis bajas de ciclobenzaprina presentaron mejoras en el dolor músculo-esquelético y menos sensibilidad.  Igualmente hubo una disminución en los síntomas de ansiedad y depresión, y los pacientes reportaron mejoras en la fatiga.  En el grupo de pacientes tratados con placebo, no hubo ninguna mejora significativa. Aunque algunos pacientes de placebo reportaron tener algunas noches de sueño restaurador, fueron muchos mas los casos detectados a través de electroencefalogramas, entre los pacientes tratados con dosis bajas de ciclobenzaprina, manteniendo una correlación constante entre el sueño restaurador y la mejora en los niveles de fatiga, ansiedad y depresión.

El estudio concluye que la administración de dosis bajas de ciclobenzaprina al momento de acostarse, mejora en conjunto los síntomas de la fibromialgia, tanto el sueño restaurador, como el dolor, y la fatiga y el estado de ánimo asociado.  Aunque este estudio es bastante pequeño, vale la pena continuar con la exploración de esta alternativa de tratamiento.

Como nota adicional, me gustaría mencionar que la ciclobenzaprina es un relajante muscular, estructuralmente muy parecido a la amitriptilina (un antidepresivo tricíclico que también prescriben para FM).  Aunque la ciclobenzaprina se utiliza clínicamente sólo como relajante muscular, de hecho tiene algunas de las propiedades farmacológicas de los antidepresivos tricíclicos.

Creo que mi experiencia con la ciclobenzaprina confirma que la misma si mejora la calidad del sueño, pero como yo he tomado una tableta de 10mg, me produce esa sensación de pesadez a la mañana siguiente.  Quizás deba hacer la prueba tomando una cuarta parte de la tableta antes de dormir por algunas semanas.  No estoy recomendando que hagan lo mismo, pero siempre vale la pena explorar todas las alternativas disponibles, conversandolo previamente con tu médico.

Como siempre digo, es recomendable que tu médico de cabecera (ojalá fuera reumatólogo, que comprende mejor el uso de este tipo de medicamentos) sea quien decida cual relajante muscular debes probar.  Aunque está en inglés, de todas formas para referencia aquí dejo el link directo a la publicación del estudio, en caso de que quieras comentárselo a tu médico: Effects of Bedtime Very Low Dose Cyclobenzaprine on Symptoms and Sleep Physiology in Patients with Fibromyalgia Syndrome: A Double-blind Randomized Placebo-controlled Study. 

Y tu has tenido alguna experiencia con relajantes musculares y la calidad de sueño? Déjanos tus comentarios.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Los consejos no solicitados que a veces recibimos

6a00d8341c64b653ef012876207b00970c-320wi Quienes tenemos fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y otras condiciones de dolor crónico, incluyendo artropatías, muchas veces hemos recibido consejos sobre nuestra enfermedad de personas que usualmente tienen buenas intenciones pero que no tienen ni idea de lo qué están hablando.

La verdad, es muy gracioso que tantas personas sin formación médica y sin conocimiento profundo de estas enfermedades, piensen que pueden "entenderlas" mejor que nosotros, nuestros médicos, y un montón de investigadores que han estado trabajando en todo tipo de estudios relacionados con ellas durante décadas.

Algunos de los comentarios mas usuales que he recibido, y otros, mas bien inauditos, son:

  • “No será que tienes mucha humedad o moho en tu casa?”
  • “Lo que necesitas es hacerte una limpieza para depurar todas esas toxinas que tienes en el organismo.”
  • “Si salieras más o trataras de pasar un buen rato, te sentirías mejor.”
  • “A lo mejor lo que te hace falta es hacer más ejercicio.”
  • “Quizás debas tomar un poco de sol.”
  • “Seguro todas esas pastillas que tomas son la que te hacen sentir tan mal.”
  • “Debes bajar de peso, eso te ayudaría a sentirte mejor”
  • “Claro, con todo lo que lees y escribes sobre problemas de salud, por supuesto, que debes pensar que estás enferma.”
  • “Si movieras mas las piernas durante el día, no tendrías síndrome de piernas inquietas.”
  • “Mi quiropráctico o mi naturópata o mi nutricionista … dice que puede curarte.”
  • “Debes dejar de beber soda.”
  • “Esto te ha pasado por calentar cosas en el microondas en embases de plástico.”
  • “Lo que necesitas es relajarte, por qué no te das unos masajes?”
  • “Comes menos carbohidratos y mas proteínas.”
  • “Trata de comer menos carne.”
  • “La leche te puede estar haciendo daño. No será que tienes intolerancia a la lactosa?

Y, por supuesto, el consejo de moda siempre es recomendar “cualquier suplemento haya sido noticia recientemente ya que cura todos tus males, y yo lo probé y me siento de maravilla”.  Pero hay que tener cuidado con los suplementos ya que pueden interactuar de forma negativa con algunos medicamentos, y en lugar de ayudarnos, podrían resultar perjudiciales.  Recuerda que no todos somos iguales, ni experimentamos los mismos síntomas, y aunque un suplemento pudiera ayudarnos efectivamente, también podría exacerbar otro síntoma de la fibromialgia, como el intestino irritable, por ejemplo.

A veces también podemos recibir consejos de personas que están enfermas con otras condiciones diferentes a las nuestras pero que involucran dolor, y sienten que sus recomendaciones podrían servirnos.  Igual pasa con quienes si tienen lo mismo que nosotros, y han probado algo que les hace sentir mejor, y por supuesto quieren compartir su experiencia y gritarla a los cuatro vientos.  Estos consejos, todos bien intencionados, a veces pueden ser inocuos, pero a veces, mas bien pueden ser nocivos, y hay que tener mucho cuidado con lo que tomamos en consideración, y si decidimos aplicarlo en nuestro caso, debemos ser muy cautelosos. 

He escuchado y recibido comentarios, hasta de profesionales de la salud, incluyendo fisioterapeutas, que piensan que a lo mejor el médico ha exagerado su diagnóstico, y que lo que yo tengo es otra cosa, o que la fibromialgia no es algo tan grave después de todo.  Incluso hay quienes afirman haber tratado a personas con FM y haberlas curado.  Por si acaso esta gente no lo sabe, la fibromialgia no se cura.

Yo también soy muy dada a dar consejos, sin que me los hayan pedido, pero trato de ser discreta y siempre digo “esto me ha funcionado a mi, pero no todos somos iguales”, porque mi intención es compartir mi experiencia y no imponerle a los demás lo que deben hacer o hacerle sentir como si no supieran lo que tienen que hacer; nadie conoce su cuerpo mejor que uno mismo.  En una ocasión, una fisioterapeuta me recomendó masajes de Drenaje Linfático, 2 o 3 veces por semana; cuando lo consulté con mi reumatólogo, me dijo que sí podrían ayudarme, pero que lo hiciera solamente una vez a la semana, porque mas de uno podría resultar irritante y exacerbar los síntomas.  La verdad es que el médico tenía razón y con solo una vez por semana, me funcionaron muy bien; pero si le hubiera caso a la fisioterapeuta, probablemente mi experiencia no hubiera sido tan buena, y no lo habría recomendado jamás a otra persona.

La cuestión es que no podemos evitar que la gente quiera darnos consejos no solicitados, pero si podemos ser inteligentes acerca de lo que hacemos con esos consejos. Algunos de ellos no valen nada y hay que hacer como dice el dicho “A palabras necias, oídos sordos”; pero de vez en cuando hay alguno que vale la pena considerar y probar. La clave está en hacer tu propia investigación, tus propias pruebas y tomar tus propias decisiones.

Mantente firme y no dejes que otras personas ejerzan influencia sobre ti, nadie conoce mejor tu enfermedad y tu cuerpo, que tu mismo, y por lo tanto nadie puede saber a ciencia cierta que es lo mejor y mas apropiado para ti.  Pero sobre todo, siempre debes consultar con tu reumatólogo, si piensas considerar algún consejo recibido. 

¿Cuál ha sido el consejo mas loco que has recibido tú? ¿Cómo lo has manejado? ¿Cuál es el mejor consejo que te haya funcionado? Déjanos tus comentarios abajo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...