jueves, 27 de agosto de 2009

Sufrir en silencio, nos vemos tan bien, nos sentimos tan mal

DSC01448A veces, a media mañana, empezamos a experimentar la pérdida de nuestras fuerzas, se nos hace difícil respirar y empezamos a transpirar profusamente. Para evitar que se nos catalogue como neuróticos o hipocondríacos, muchas veces guardamos silencio, no hablamos de nuestros síntomas y tratamos de cumplir con el trabajo y con nuestras vidas, haciendo lo necesario… diligencias, ayudando a otros (incluso escuchando sus quejas), atendiendo a nuestras familias y hasta asistiendo a fiestas y reuniones; todo esto nos impone un enorme esfuerzo físico, mental y emocionalmente. Pero lo hacemos.
Al no darle la adecuada importancia a nuestros síntomas, podemos empezar a desarrollar una fobia social, rechazando a las personas, las reuniones sociales y al grupo en general, lo que ocasiona un asilamiento que nos afecta negativamente, sobre todo a nivel emocional, ya que sentimos que el resto de la gente, nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo no nos perciben como personas enfermas porque nos vemos tan bien, que no parecemos enfermos, pero en realidad nos sentimos tan mal, que no podríamos terminar de explicarlo.
Pero no me malinterpreten, yo no quiero ni creo en la compasión. No me interesa que la gente me diga “pobrecita tu”. Eso no es lo que necesitamos. Lo que queremos es simple, solo que se nos reconozca como personas con una enfermedad física real, y no con una enfermedad mental o debilidad de carácter. Ya que seguimos siendo personas funcionales, inteligentes y con capacidad para ser productivos. Solo que nos cuesta mas trabajo que al resto de la gente.
Entonces, el punto focal de esta reflexión, es que hacer para continuar viviendo como el resto de los mortales? Siempre digo que cada persona es diferente, y pienso que la forma de manejar la fibromialgia es igualmente diferente para cada persona.
A mi me funciona muy bien no compartir mis sentimientos ni mis malestares con nadie que no lo comprenda; pero mas importante aún, en mi caso, es ignorar los malestares, sobre todo cuando estoy teniendo un día de dolor leve (2.5 en una escala de dolor de 1 a 5); en estos días aprovecho para hacer todo lo que me gusta y disfrutarlo enormemente; otra cosa que me ayuda es hacer ejercicio o algo de baile suave y definitivamente nunca dejar el antidepresivo, que me ayuda a mantener mi estado de ánimo alto, a pesar de todo. Pero cada uno debe encontrar aquello que le ayuda a sobrellevar la carga.
Obviamente, los días fibromiálgicos y super-fibromiálgicos no van a desaparecer, pero solo de nosotros depende como manejarlos, y que tanto vamos a permitirle que acabe con nuestras vidas. Nuestro estado de ánimo es fundamental para enfrentar la fibromialgia, así que tratemos de mantenernos lo mas positivos posible.
Siempre me reconforta pensar que el mañana será mejor.

miércoles, 26 de agosto de 2009

La enfermedad celíaca podría estar detrás de la aparición de la fibromialgia en algunos pacientes, según un estudio

Esta noticia que les adjunto, me la ha enviado Sonia Esqueta Chamorro, una hermana y compañera de armas, a la cual le agradezco mucho su interés por compartir esta información con otros pacientes de fibromialgia.  Se trata de una nueva línea de investigación que relaciona la fibromialgia con la enfermedad celiaca.  Ella ha estado tratándose con una dieta alimenticia que elimina primordialmente el trigo, y adicionalmente otros alimentos.

Si alguien tiene algún comentario sobre la relación entre la fibromialgia y la enfermedad celiaca o conoce algo mas del tema, les agradezco mucho que lo compartan con todos nosotros. ATT16079

Las primeras observaciones de esta investigación avalan la teoría

MADRID, 17 JULIO 2009 (EUROPA PRESS)

La enfermedad celíaca podría estar detrás de la aparición, en algunos individuos, del cuadro de síntomas propios de lo que conocemos hoy como fibromialgia, por lo que administrar a estos pacientes una dieta sin gluten podría mejorar su estado, librándoles de problemas como la fatiga crónica, las alteraciones del estado de ánimo, el dolor de cabeza o el intestino irritable, según el doctor Carlos Isasi, del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, autor de la investigación en curso que busca datos que avalen esta teoría.

Según explicó a Europa Press el experto, son "muy positivos" los primeros análisis realizados en el marco de esta investigación, que comenzó el pasado otoño y se desarrolla en base a una muestra de 150 pacientes con fibromialgia y espondiloartritis, en su mayoría madrileños. No obstante, los resultados preliminares no saldrán antes de fin de año y los definitivos se harán esperar más, para ver la respuesta del paciente a largo plazo.

"Diversos estudios han demostrado antes que existe una relación entre enfermedad celíaca y fibromialgia. En los primeros análisis de nuestra investigación, además de que hay pacientes fibromiálgicos que son celíacos, hemos visto que pacientes con fibromialgia han mejorado con dieta sin gluten, un tratamiento para celíacos", aseveró.

Ahora hay que averiguar si este tratamiento consigue avances en todos los pacientes fibromiálgicos con celiaquía o si por el contrario, se trata de un recursos que sólo da resultado en un determinado grupo de pacientes. "Si dar dieta sin gluten a los  celíacos con fibromialgia hace desaparecer síntomas como las alteraciones del ánimo o el cansancio, sería un gran avance", indicó.

Para el doctor Isasi, de confirmarse esta teoría, la clave de la relación entre ambos cuadros podría mostrar a la fibromialgia "no como una patología en si misma, como se considera hoy, sino como un cuadro de síntomas generados por la propia enfermedad celíaca", ya que "las manifestaciones clínicas de la celiaquía, sobre todo en adultos, son "la descripción del paciente con fibromialgia", que afecta a más del 2 por ciento de los españoles adultos, sobre todo a mujeres.

"Mi teoría es que la fibromialgia no es una enfermedad, como se acepta habitualmente, sino la descripción de unos síntomas que después, en las pruebas, no revelan nada y que puede estar producida por enfermedades no reconocidas. Yo pienso que es posible que la celiaquía simule lo que hoy en día conocemos como fibromialgia", aseveró el experto, que realiza este estudio en colaboración con la Asociación de Celíacos de Madrid (ACM).

lunes, 24 de agosto de 2009

Ay que dolor de espalda!

Aproximadamente dos tercios de la población adulta ha sufrido alguna vez de dolor de espalda, especialmente en la parte baja (lumbo-sacra). Es un dolor que inhabilita y que de hecho se considera la segunda causa de consulta al médico general. En el caso de los pacientes con fibromialgia, el dolor de espalda es parte de los síntomas, y rara vez no se encuentra presente.

A parte de tener la fibromialgia como base del dolor, pueden haber por lo menos unas 50 causas, desde malas posturas, lesiones de los ligamentos o músculos paravertebrales hasta degeneración de las vertebras articulares, herniación, compresión radicular y compresión de los recesos laterales. Es importante diagnosticar correcta y oportunamente la causa, a fin de recurrir a la técnica de rehabilitación adecuada y al medio indicado para aliviar el dolor.

Cuando hablamos de una hernia discal o discos intervertebrales abombados, el médico recomendará medicamentos especiales y un régimen de ejercicio especial, y en algunos casos puede ofrecer la posibilidad de realizar un bloqueo epidural; si el dolor persiste luego de ser tratado por estos medios, se podría llegar a pensar en cirugía.

En muchos casos de fibromialgia, el dolor puede disminuir o desaparecer, luego de una o dos semanas de descanso. Sin embargo, para manejar el dolor de espalda, ya sea pacientes con fibromialgia o no, se puede recurrir a terapias alternativas como, masajes, drenajes linfáticos, acupuntura, y en casos extremos manejo de la columna vertebral por tracción. Pero, realmente no siempre tenemos claro cuál sería el método más conveniente para cada persona, por lo que habría que probar por ensayo y error.

El dolor de espalda puede volverse crónico, y no deberse a radiculopatías (compresión de nervio) o anormalidades anatómicas, pero es importante aclarar las causas, ya que no podemos asumir que es otro síntomas mas del cuadro de fibromialgia, y simplemente hay que vivir con ello.

Definitivamente, la recomendación en cualquier caso es realizar ejercicio de manera constante y tener control y consciencia de nuestra postura. El ejercicio reduce el dolor y mejora el movimiento, pero debe mantenerse la constancia. El ortopeda le puede proporcionar un régimen de ejercicios destinados especialmente a fortalecer los músculos del área lumbo-sacra.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Fibromialgia y Alimentación

Hace 24 siglos, Hipócrates dijo ”Que tu alimento sea tu primer medicamento.” A lo largo del tiempo, esta ha sido demostrado ampliamente.

Cualquier persona que se preocupe por su salud debe cuidar lo que come. Muchas veces caemos en malos hábitos alimentarios que afectan negativamente cómo nos sentimos. Comer demasiado, hacerlo muy rápido, comer poco o comer alimentos inadecuados tiene mucha influencia en nuestro estado de salud.

Las personas enfermas de Fibromialgia pueden descuidar su alimentación. El tener que lidiar con el dolor todo el tiempo, el insomnio, el cansancio y la depresión, pueden producir tanto pérdida de apetito como lo contrario, haciendo difícil el cuidarse. Por eso, me gustaría recordar que es lo que se considera una alimentación adecuada.

Que debemos comer?

CEREALES Y LEGUMBRES: Arroz, maíz, pan, pastas alimenticias, etc. Son la fuente más importante de carbohidratos complejos (almidones), fibras y proteínas de origen vegetal; proporcionan energía fácilmente. Se recomiendan de 3 a 6 raciones por día.

Consejo: se debe preferir una ración mayor de papas, arroz o pastas en lugar de alimentos grasosos; procurando no freír ni untar con mantequilla o acompañar con salsas cremosas los alimentos de este grupo, ya que se añadiría una cantidad de grasas innecesarias.

legumbres

VERDURAS Y HORTALIZAS: Son fuente importante de vitaminas, sales minerales y fibras. Deberían tomarse entre 2 y 3 raciones al día.

Consejo: Siempre que se pueda, deben acompañar las carnes o pescados y no se deben freír en exceso, ya que absorben mucha grasa.

FRUTAS: Contienen gran cantidad de vitaminas, minerales, fibras y azúcares. Se recomiendan de 2 a 3 raciones diarias.

Consejo: Si comiéndolas como postre, producen molestias digestivas, entonces se pueden usar como primer plato o como snack entre comidas, evitando las que estén verdes y también las muy maduras.banana

LÁCTEOS: Leche, queso, yogures, etc. (no se incluyen la mantequilla y la nata). Son ricos en calcio, magnesio y proteínas de buena calidad. La dosis diaria ideal es de 2 raciones al día.

Consejo: si se tiene problemas para asimilar las grasas presentes en los productos lácteos “enteros”, se pueden usar los descremados, que tienen la misma cantidad de calcio.

image

CÁRNICOS: (carnes, huevos, pescado y aves). Contienen proteínas, grasas sobretodo saturadas (excepto el pescado) y minerales como el hierro y el yodo.

Consejo: se deben consumir con moderación carne magra, desechando su grasa; se recomienda el pescado por lo menos tres o cuatro veces a la semana y, que por lo menos, una porción sea de pescado azul como el salmón o la caballa; son preferibles asados o al vapor, no fritos.

carneGRASAS Y AZÚCARES: Aceite de oliva, de girasol, de maíz, frutos secos (avellanas, almendras, nueces, maní, etc.), margarina y mantequilla, nata, chocolate, galletas, pasteles, helados y azúcar. Los aceites aportan ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, y los frutos secos fibras y proteínas de origen vegetal. Lo ideal es tomar entre 2 y 3 raciones diarias (una cucharada sopera de aceite o un puñado de frutos secos).

Consejo: se deben tomar con moderación.

RECOMENDACIONES SOBRE LOS ALIMENTOS
  • Debemos tratar de utilizar alimentos frescos, siempre que se pueda. Evitar las comidas preparadas y los platos precocinados.
  • No consumir demasiados alimentos de origen animal, porque pudieran incrementar la posibilidad de manifestar una respuesta inflamatoria.
  • Comer las verduras cocidas o hervidas. Aunque crudas tienen mayor poder nutricional, son más difíciles de digerir.
  • Consumir más pescado que carne, especialmente el pescado azul aporta los ácidos esenciales Omega-3, sumamente necesarios para mantener un buen estado de salud. El arenque, el atún, el salmón, la trucha y la caballa son las variedades más ricas en estos ácidos.
  • Comer mas carnes blancas, que son más fáciles de digerir, y evita las muy correosas o con fibras duras.
  • A la hora de elegir alimentos, se debe optar mejor por aquellos que puedan cortarse sin cuchillo.
  • Los guisos deben ser simples. A la hora de elaborarlos no se deben usar demasiados productos ni condimentos, ni formas de preparación muy complejas.
  • Beber un litro y medio de líquidos cada día (o dos litros en épocas de calor), preferentemente agua. Es más recomendable hacerlo entre horas y beber poca cantidad durante las comidas. Aunque el agua no tiene calorías y por lo tanto no engorda, sí aumenta el volumen del estómago y puede provocar ciertas molestias. La medicación empleada para aliviar los síntomas de la Fibromialgia puede ocasionar que la boca esté reseca, por eso también es sumamente importante que cada diez o quince minutos se tomen pequeños sorbos de agua.
  • Evitar el alcohol. En todo caso, se puede tomar alguna pequeña cantidad de mosto en las comidas, que puede ayudar a incrementar el apetito.
  • Reducir el consumo de sal. En cantidades excesivas provoca edema e hinchazón, que se incluirían a las ya largas molestias típicas de la fibromialgia.
  • Limitar el consumo de comidas procesadas, ya que son muy ricas en sodio. Las carnes de lata, las sopas de sobre, los tomates y vegetales enlatados y las patatas chips, son otros ejemplos de productos con alto contenido en sodio.
LAS COMIDAS

Siguiendo la máxima “Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo”, se recomienda lo siguiente para las tres comidas principales:

DESAYUNO: Evitar los desayunos rápidos y muy frugales. La primeraimage comida del día debe contener entre el 20 y el 25% de las calorías totales diarias. Se puede comenzar con un vaso de zumo natural y una pequeña cantidad de cereales integrales, y continuar con un vaso de leche (con algo de café, té o cereales para disolver) acompañado de una tostada con aceite de oliva. Una ingesta que incluya los ingredientes básicos, asegurará poder hacer frente a las tareas físicas e intelectuales. Algunas personas aseguran sentir gran bienestar si desayunan varias de fruta fresca seguidas de un tazón de leche.

ALMUERZO: Una comida equilibrada debe contener platos nutritivos y bajos en grasa, pero debe incluir suficientes carbohidratos para obtener la energía necesaria (pan, pastas, arroz, legumbres, etc.). Un plato de pasta o de verduras, seguido de una pieza de carne magra, puede ser la opción. Es mejor preparar la comida en casa y evitar los platos precocinados.

CENA: Reservar las ensaladas (la lechuga ayuda a combatir el ensaladainsomnio) y el pescado para este momento del día. La cena debe ser comedida y no copiosa para asegurar el descanso nocturno. No se deben tomar alimentos grasos ni condimentados porque pueden provocar molestias en el estómago y impedir un sueño reparador.

RADICALES LIBRES Y ANTIOXIDANTES: CÓMO TE INFLUYEN

Las células de nuestro organismo están en una constante actividad en la que intervienen los llamados radicales libres y los antioxidantes. Mientras que los primeros provocan la oxidación, envejecimiento y destrucción temprana de los grupos celulares, los segundos pueden conseguir neutralizar ese nefasto efecto. Es necesario acordarse de estos últimos a la hora de escoger los alimentos que ingerimos para no provocar un mayor deterioro del estado físico.

RADICALES LIBRES

Nuestro propio cuerpo los fabrica y aunque en cantidades moderadas, tienen una función positiva en el organismo, su exceso puede acelerar la aparición de determinados cánceres o patologías.

Ese exceso viene originado, normalmente por contaminantes externos. La contaminación atmosférica, el humo del tabaco, los herbicidas, los pesticidas o ciertas grasas (como las frituras) o alimentos (como los productos ahumados y asados a la barbacoa) son algunos de esos agentes contaminadores que acaban incrementando el nivel de radicales libres de nuestro organismo.

ANTIOXIDANTES

La única manera de contrarrestar el exceso de radicales libres es recurriendo a ciertos nutrientes. Esos nutrientes, llamados antioxidantes, liberan electrones en nuestra sangre, que son captados por los radicales libres y a través de ciertas reacciones químicas, se convierten en moléculas estables. Cuanto más alto es el nivel de antioxidantes presentes en nuestro organismo, más tiempo estaremos protegidos del daño oxidativo. En personas con neuropatías (inflamación dolorosa, destrucción del nervio y de las terminaciones nerviosas) se han encontrado niveles disminuidos de antioxidantes.

Los antioxidantes que debemos ingerir son:

VITAMINA C. Está en la fruta fresca, especialmente en los cítricos, y sobre todo en las fresas, cerezas, ciruelas y zarzamoras. Los pimientos verdes, las verduras de hoja verde oscura y la col roja son también buenas fuentes de esta vitamina.

VITAMINA E. Se encuentra presente en las avellanas, las nueces, los gérmenes, las semillas y los aceites de pescado.

BETA-CAROTENO. Las zanahorias, las frutas cítricas y los vegetales de hoja verde oscura, son las principales fuentes de este importante antioxidante.

SELENIO. Si incluimos en nuestra dieta pescado, productos lácteos, frutos secos, cebolla, ajo, tomate o brócoli, tendremos el aporte necesario de este mineral. Su carencia provoca debilidad y aparentemente dolor muscular.

APORTE DE CALCIO Y MAGNESIO, BÁSICOS EN FIBROMIALGIA

Hay que intentar obtener el aporte necesario a través de los alimentos naturales, pero cuando no es posible, se recomienda la ingesta de suplementos.

CALCIO. Una baja concentración de calcio en la sangre produce espasmos musculares. La dosis diaria necesaria se garantiza tomando, como mínimo, ½ litro de leche o derivados de ésta (2 vasos de leche, dos o tres yogures o un trozo de queso y un yogur).

MAGNESIO. Ayuda a los impulsos nerviosos y es muy importante para la contracción muscular. Se ha comprobado que gran parte de las personas con Fibromialgia tienen una deficiencia de este mineral. También se sabe que su carencia produce apatía, debilidad, calambres y espasmos musculares e interrupción en el proceso de producción de energía del cuerpo. Hay que comer verduras de hoja verde, cacao, nueces, mariscos, cereales integrales, germen de trigo, legumbres o higos secos con frecuencia, para tener asegurada esa dosis.

miércoles, 12 de agosto de 2009

ORACION DE SANACION para la Fibromialgia

Mi oración por la curación.

Mi Padre en el cielo. Precioso Espíritu Santo en el interior, que a ti pertenece todo el honor y la gloria y la alabanza.

  • Yo santifico mi mente, alma y cuerpo. Mi espíritu ya te pertenece.
  • Aparto mi mente, alma y el cuerpo. Mi espíritu ya te pertenece.
  • Reservo para tu buen uso, mi mente, alma y cuerpo. Mi espíritu ya te pertenece.
  • Te confío mi mente, alma y cuerpo. Mi espíritu ya te pertenece.

Mi fe está en ti. Tu has demostrado ser fiel. Tu has sido misericordioso, amable, generoso, amoroso, cuidadoso, dedicado y un padre paciente para mí. Tu has sido mi proveedor y mi fuente. Has llenado mis necesidades. Tu, me conoces tan íntimamente como es posible, porque tu Espíritu está dentro de mí.

  • Si tuviera alguna limitación, tu lo sabrías.
  • Si tuviera alguna debilidad, tu lo sabrías.
  • Si yo fuera verdaderamente indigno, tu lo sabrías.
  • Si yo fuera imperfecto y no apto, tu lo sabrías.

Tu palabra me dice que soy precioso a tus ojos. Soy aceptado y querido. Mi espíritu está de acuerdo. Soy más que un conquistador a través de Cristo. Soy un rey y un sacerdote. Soy una criatura de Dios, heredero junto con Jesús.

Soy justo. En Cristo, el pecado ha concluido. Mis pecados ya no son un obstáculo para tu amor y aceptación en mí. Jesús hizo esto posible. Nada me puede separar de tu amor.

Como ciudadano de tu reino, no tengo nada que temer. En el reino de mi Padre, hay un solo poder, cualquier otro poder sólo existe en mi mente. Los demonios son impotentes contra mí. Puedo echar abajo y dejar de lado los llamados poderes y principados. Sólo tengo que someterme a Dios y resistir al diablo, ese ser llamado Satanás, Lucifer; la serpiente ha de huir, si yo me le resisto.

Si Dios está de mi lado, ¿qué pueden los hombres, ángeles, demonios, terroristas, mentirosos, chismosos, conspiradores, racistas, sexistas, o cualquier otra cosa hacerme a mí?

Voy a utilizar el arma espiritual con la que tu misericordiosamente me has bendecido, para derrotar cada argumento, imaginación o pensamiento que me diga que:

  • La Palabra de mi Padre no es cierta.
  • Que Él no ama a mí.
  • Que no soy su hijo.
  • Que la muerte de Jesús y su vida no fueron suficientes para sacarme del reino de la oscuridad.
  • Que Dios no oye mis oraciones.
  • Que incluso si Dios escucha mis oraciones, no me dará respuesta.
  • Que Dios no es mi alivio y consuelo.
  • Que Dios tiene cualquier cosa, menos pensamientos de paz hacia mí.
  • Que mi padre no puede y no suplirá todas mis necesidades de acuerdo a sus riquezas en la gloria.

Siempre que un pensamiento venga a mi mente de que no puedo absolutamente, positivamente, completamente, sin reservas contar contigo para todas mis necesidades, voy a descartar ese pensamiento, pisotearlo, cortarlo en pedazos, molerlo hasta el polvo, quemarlo y dispersar las cenizas a los vientos.

Sólo hay un Rey en el Reino de mi Padre. Y a él le pertenece la gloria y majestad, dominio y poder, ahora y siempre.

Amén.

lunes, 10 de agosto de 2009

Fibromialgia y Psicología


La Fibromialgia se caracteriza por un cuadro de dolor crónico musculoesquelético generalizado, benigno, de origen no articular y causa desconocida. La psicología en la fibromialgia trabaja las emociones, pensamientos, darse cuenta del propio cuerpo.

¿Qué es la Fibromialgia?

La FM (Fibromialgia) es una enfermedad de origen médicamente desconocido. Su nombre indica: fibro = fibra, mi = músculos y algia = dolor. Se considera crónica (con más de seis meses de duración). El dolor y el cansancio son los síntomas de Fibromialgia más destacados pero no los únicos. Alteraciones del sueño, colon irritable, pérdida de la memoria y de la concentración... son algunos de los más destacados.

Al no haber ningún indicador objetivo, analíticas, radiografías... de la enfermedad (parece que las investigaciones más recientes apuntan a un déficit de la hormona del crecimiento aunque es muy pronto para decir algo con seguridad) nos encontramos con la primera dificultad de diagnóstico, además de que los síntomas de la Fibromialgia pueden estar indicando la existencia de otra enfermedad, con lo cual crea incertidumbre, y esto ayuda a aumentar la angustia y la tensión en las personas con fibromialgia.

La prevalencia es del 90% de mujeres respecto a un 10% de hombres, en edades comprendidas mayoritariamente entre los 35- 65 años.

¿Qué ocurre con el dolor en la Fibromialgia?

La persona con fibromialgia tiene una forma de afrontar su cotidianeidad que contribuye a aumentar el dolor.

  • Son personas que "se sienten burros de carga" de sus hogares, de sus trabajos...
  • Son personas muy dadas a satisfacer las necesidades de los demás antes que las suyas propias, llegando al punto que ya no saben cuales son sus propias necesidades.
  • Se sienten incomprendidas, y se sienten heridas con las personas que las rodean.
  • Tienen un gran sentido del deber y eso las lleva a ser muy exigentes y a tener un gran sentimiento de culpabilidad.
  • Baja autoestima.
  • Les cuesta pedir.
  • Presentan mucha rigidez física -el cuerpo está muy tenso-, mental -tienden a dar muchas vueltas sobre lo mismo, y les cuesta tener en cuenta otros puntos de vista- y emocional -siempre que pueden evitan afrontar lo que sienten-.

Esta forma de relacionarse consigo mismas y con su entorno les reporta una gran pérdida de energía física, ya que esa tensión se va acumulando en su cuerpo.
El dolor provoca mucha agresividad y ansiedad por la sensación de impotencia, aunque con técnicas de relajación y respiración se ha demostrado que disminuye.

Normalmente las emociones como la rabia y la tristeza, al sentirse incomprendidas, impotentes, no ayudadas..., si no se elaboran son las que esencialmente ayudan a aumentar el dolor corporal, el insomnio, el estrés... y a la larga la pérdida de concentración y la memoria.

Se van acumulando temas pendientes en vez de resolverlos, y todo ello provoca sentimientos de culpabilidad e irritabilidad tanto hacia ellas mismas (debo hacer y no puedo) como hacia los otros (deben hacer y no hacen). Esta falta de comunicación sana y la dificultad de manejar las emociones acaba deteriorando a menudo las relaciones porque genera incomprensión y distanciamiento con los seres queridos.

¿Qué trabaja la Psicología en la Fibromialgia?

Trabajamos el darse cuenta del propio cuerpo, de las emociones, sentimientos, pensamientos y de las necesidades reales que tienen. Es decir, darse cuenta de cómo afrontan el día a día y como se siente. Las personas con fibromialgia, son las que a menudo sienten que las situaciones se repiten constantemente, y que los conflictos son siempre los mismos.

Darse cuenta que todo su empeño acostumbra a centrarse en luchar en contra de su propio cuerpo (que mi cuerpo dé lo que daba antes), y en contra de su entorno (que hagan lo que tienen que hacer, a caso no se dan cuenta) y eso les lleva a evitar encontrarse consigo mismos y mantener una batalla en la que el agresor y el agredido acaban siendo ellos mismos.

Las emociones y ciertos pensamientos generan tensión y con ello se mantiene y aumenta el dolor.

¿Qué hace la persona con fibromialgia con la ayuda de la Psicología?

Técnicas de relajación y de respiración. Para empezar a conectar con el cuerpo de una forma constructiva, concentrándose en lo que "Yo que tengo Fibromialgia me puedo dar", en vez de lo que "el cuerpo me debería dar a mi".

Psicoterapia. Para empezar a tener una relación sana con uno mismo.
Darse cuenta, del papel activo que tiene uno mismo en la construcción de su propia vida.
Si quieres que los otros cambien (actitud muy frecuente en la Fibromialgia) empieza a atreverte a mirar en ti misma y como funcionas, ya que acostumbras hacer contigo lo mismo que ves que los otros hacen contigo (no escucharte, no hacerte caso...).

  • Darse cuenta de que los cambios se tienen que hacer en primera persona.
  • Aprender a crear en vez de victimizar o acusar (las personas con fibromialgia se sienten constantemente atacados y ofendidos por los demás).
  • Darse cuenta de la importancia de aprender a cuidar de si mismas.
  • Darse cuenta de la importancia de manejar las emociones de una forma sana, para poder exteriorizarlas sin herir (expresar en vez de esperar que el otro se de cuenta...).
  • Darse cuenta de sus propias necesidades para poder expresarlas (decir no...).
  • Darse cuenta de que es lo que hacen para que las situaciones se repitan constantemente.
  • Darse cuenta de la importancia de aprender a valorar al otro y a uno mismo.

Frase para meditar

“Pon toda la energía en ti en vez de en los otros.”

__________________________________________

Fuente: En Buenas Manos, Autor: Anna Coderch, Psicóloga Gestáltica

lunes, 3 de agosto de 2009

BENEFICIOS DE LA TERAPIA ACUATICA

Existen numerosos estudios que demuestran consistentemente que los ejercicios en agua tibia pueden ayudar a los pacientes con fibromialgia, que de hecho los toleran mucho mejor que cualquier otra clase de ejercicios. La terapia acuática no es lo mismo que la relajante experiencia de sumergirse en una tina o baño caliente. Estos ejercicios pueden ser extenuantes; mientras mas trabaje sus músculos en el agua (hasta un punto razonable), mejor se sentirá luego.

Si su doctor o fisioterapeuta le recomiendan terapia acuática para los síntomas de la fibromialgia, inténtelo. Ejercitarse en agua tibia de dos a cuatro veces por semana le puede ser de mucha ayuda, logrando entre algunos de los beneficios:

  • Mejorar el umbral del dolor
  • Reducir la cantidad de puntos gatillos
  • Reducir el dolor
  • Impulsar las funciones cognitivas
  • Disminuir la ansiedad y depresión
  • Percibir su condición de manera menos severa

No está claro porqué el ejercicio en agua tibia ayuda a reducir los síntomas de la fibromialgia, pero se sabe que el agua fría puede tensar los músculos, y muchas personas con FM no toleran el frío. La temperatura ideal para la terapia acuática es de 89.6°F o 32°C.

Sin embargo, los ejercicios en agua son mas fáciles de realizar, mas beneficios y mas suaves para su cuerpo:

  • Son de bajo impacto, así que no lastiman los músculos y articulaciones.
  • La flotabilidad reduce los efectos de la gravedad, por lo que moverse requiere menos esfuerzo.
  • El agua proporciona resistencia, lo que le ayuda a fortalecerse y desarrollar mejor balance.
  • La inmersión en el agua le ayuda a relajarse y disminuye la percepción del dolor.

Los ejercicios en agua son fáciles de aprender y usted puede ir haciendo nuevos ejercicios poco a poco. En lugar de numerosos y difíciles pasos por cada procedimiento, simplemente se empuja agua en varias direcciones. Nuestros brazos y piernas son una maravilla de la funcionalidad, pivoteando y flexionando hombros, codos, muñecas, cadera, rodillas y tobillos. Se le ocurrirán muchas formas de hacer trabajar a sus músculos.

El beneficio terapéutico de los ejercicios en agua se incrementa al usar pesos en las muñecas y los tobillos durante los ejercicios. Mientras mas resistencia encuentren los brazos y piernas al moverse en el agua (razonablemente por supuesto), mayor será la disminución del dolor eventualmente. Sea paciente cuando inicie la terapia acuática, ya que pueden pasar varias semanas antes de que empiece a notar alguna diferencia.

Antes de empezar

  • Valide con su médico antes de iniciar la terapia acuática o cualquier programa de ejercicios.
  • Consiga un terapeuta o instructor calificado.
  • Empiece despacio, con sesiones cortas y de baja intensidad y vaya incrementando gradualmente.
  • Comience con 2 sesiones por semana, con varios días de por medio, para evaluar como reacciona su cuerpo al ejercicio.
  • Tenga claras sus limitaciones, y no sienta que debe completar toda la clase.
  • No trate de extralimitarse mas allá del dolor, porque se sentirá peor después.
  • Hable con el doctor sobre los horarios y medicamentos que está tomando. Si los toma antes de ejercitarse, puede pasar por alto las señales que su cuerpo le mande para hacerle saber que está trabajando demasiado fuerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...